Adiós al pa­ñal sin dra­mas.

A juz­gar por la can­ti­dad de ar­tícu­los y tu­to­ria­les que hay en in­ter­net, el asun­to re­quie­re un al­to gra­do de es­pe­cia­li­za­ción. Ha­ce unos años no era así: yo a los míos de­jé de po­nér­se­lo y pun­to.

Ser Padres - - SUMARIO - Res­pon­de Dr. Je­sús Mar­tí­nez, pe­dia­tra Au­tor de El mé­di­co de mi hi­jo ( ed. Te­mas de Hoy) y del blog el­me­di­co­de­mihi­jo.com.

La

re­ti­ra­da del pa­ñal se ha con­ver­ti­do en un au­tén­ti­co dra­ma, en un epi­so­dio de la vi­da fa­mi­liar que cau­sa ten­sión –te­mi­do y trá­gi­co a ve­ces– y re­quie­re un al­to gra­do de es­pe­cia­li­za­ción. No hay más que ver, en una bús­que­da en Google, los mi­les de ar­tícu­los, vi­deos, char­las y conferencias que hay al res­pec­to. Es­te no va a ser uno más.

No ha­ce ca­ca

Los pe­dia­tras lo ve­mos con fre­cuen­cia co­mo una con­sul­ta de­ri­va­da. Me ex­pli­co: los pa­dres no ve­nís a mi con­sul­ta a pre­gun­tar có­mo se qui­ta el pa­ñal (no sé, yo a los míos de­jé de po­nér­se­lo y pun­to. No hu­bo nin­gún pro­ble­ma, pe­ro yo ya soy ma­yor y an­tes es­to no pa­sa­ba), lo que me con­sul­táis es por qué el ni­ño de dos años o dos y me­dio, de re­pen­te, se ha vuel­to es­tre­ñi­do.

¿Qué tie­ne que ver una co­sa con la otra?, di­réis. Ve­réis, los be­bés no sien­ten el cu­lo, es co­mo si no lo tu­vie­ran. Ha­cen ca­ca o pis cuan­do se han lle­na­do. A ve­ces ha­cen va­rias ca­cas al día, a ve­ces una a la se­ma­na, y am­bas si­tua­cio­nes pue­den ser nor­ma­les. Lle­ga­dos los 15 o 18 me­ses, las ni­ñas an­tes que los ni­ños –no por­que sean más lis­tas, co­mo di­cen las abue­las, sino por­que tie­nen un pe­ri­né más po­ten­te y sen­ci­llo–, em­pie­zan a tener sen­sa­cio­nes ahí aba­jo, se to­can, se dan cuen­ta de que al­go se les es­ca­pa de vez en cuan­do y no es ra­ro que, cuan­do ha­yan he­cho ca­ca, se en­cuen­tren mo­les­tos y al­gu­nos avis­pa­dos in­clu­so avi­sen: «Ma­má, ca­ca».

El ni­ño con­tro­la­rá es­fín­te­res cuan­do pue­da, no cuan­do de­ci­dáis vo­so­tros. Sen­tad­le en el ori­nal al pri­mer in­di­cio y cread una rutina

Po­co a po­co, la sen­sa­ción se va ha­cien­do más in­ten­sa. Van no­tan­do que al­go quie­re sa­lir y avi­san («Ma­má, ca­ca»), pe­ro no les da tiem­po a lle­gar al ori­nal. To­da­vía no son ca­pa­ces de con­tro­lar el es­fín­ter y la pre­mu­ra no les per­mi­te lo­grar el éxi­to desea­do. Ese con­trol lle­ga­rá muy pron­to y el ni­ño ha­rá uso de él. Sen­ti­rá ga­nas y se­rá ca­paz de aguan­tar­las y, co­mo bien sa­béis por ex­pe­rien­cia, si nos da el achu­chón en el tra­ba­jo y no se reúnen las con­di­cio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra ir al ba­ño, los adul­tos so­mos ca­pa­ces de es­pe­rar a un mo­men­to me­jor, o a otro, o a otro, y así has­ta que pi­lla­mos un atas­co o un es­tre­ñi­mien­to per­ti­naz, co­mo sue­le ocu­rrir en los via­jes.

«Por más que lo in­ten­ta, no hay ma­ne­ra»

Al ni­ño le pa­sa lo mis­mo, apren­de a aguan­tar­se. Le gus­ta tener el con­trol, y al fi­nal se es­tri­ñe. Las he­ces for­man una pe­lo­ta du­ra que le pro­du­ce do­lor o in­clu­so san­gra­do por el ara­ña­zo que es­ta ha­ce al ro­zar la fi­na pa­red del ano. Es­ta es pri­me­ra cau­sa de con­sul­ta al pe­dia­tra: el ne­ne ha­ce ca­cas con san­gre. Sien­te que ha­cer ca­ca es do­lo­ro­so y lo evi­ta a to­da cos­ta. Aguan­ta las ga­nas jun­tan­do las nal­gas, bai­lan­do, dan­do bo­tes o co­rrien­do de un la­do pa­ra otro co­mo po­se­so. Los pa­dres de hoy in­ter­pre­tan que es­tá in­ten­tan­do ha­cer ca­ca y no pue­de, y es jus­to lo con­tra­rio.

Otro mo­ti­vo ha­bi­tual de con­sul­ta es: «Por más que lo in­ten­ta, no hay ma­ne­ra». Los pa­dres le es­ti­mu­lan el ano, le dan ma­sa­jes en la tri­pa, nos po­ne­mos to­dos ner­vio­sos y em­peo­ra­mos el cua­dro has­ta crear un ver­da­de­ro pro­ble­ma que ne­ce­si­ta­rá de me­di­ca­ción la­xan­te pa­ra po­der des­atran­car a la cria­tu­ra an­tes de lla­mar al fon­ta­ne­ro.

Si es­táis a tiem­po, sed na­tu­ra­les y fir­mes pe­ro res­pe­tuo­sos con su rit­mo. Con­tro­la­rá es­fín­te­res cuan­do pue­da, no cuan­do lo que­ráis vo­so­tros o lo de­ci­dan en la es­cue­la. Sen­tad­le en el ori­nal al pri­mer in­di­cio y cread una rutina des­pués de la ce­na o de otra co­mi­da, que es cuan­do es­tá más re­cep­ti­vo.

Si ya es­tá es­tre­ñi­do, ten­dréis que cui­dar mu­cho la ali­men­ta­ción, dán­do­le al­go más de lí­qui­dos en for­ma de so­pas y zu­mos y ofre­cién­do­le fi­bra a tra­vés de fru­tas la­xan­tes, co­mo kiwi, ci­rue­la o na­ran­ja en­te­ra (evi­tad los zu­mos in­dus­tria­les, que tie­nen mu­chí­si­mo azú­car), de ce­rea­les in­te­gra­les y de ver­du­ras ver­des en­te­ras (no en pu­ré, que a su edad de­be­ría ser la ex­cep­ción). El pe­dia­tra os re­co­men­da­rá dar­le tam­bién al­gún re­gu­la­dor, no la­xan­te, que se to­ma a dia­rio y que ayu­da a que las he­ces sean más blan­das y pue­dan sa­lir sin es­fuer­zo. Así se cu­ra­rá la he­ri­da que le ha pro­vo­ca­do la bo­la du­ra. Pa­ra una emer­gen­cia pun­tual el mé­di­co pue­de re­co­men­dar el clá­si­co su­po­si­to­rio de gli­ce­ri­na o el enema pe­diá­tri­co.

In­sis­to: una vez que el ni­ño pue­da con­tro­lar es­fín­te­res, lo me­jor es qui­tar­le el pa­ñal du­ran­te el día cuan­to an­tes. Es­tad aten­tos a los sig­nos que in­di­can que ya es­tá pre­pa­ra­do. Si por co­mo­di­dad, no sea que nos prin­gue la al­fom­bra o la ro­pi­ta de mar­ca, no sa­tis­fa­ce­mos sus ne­ce­si­da­des, se crea­rá una si­tua­ción com­pli­ca­da, lo mis­mo que ocu­rre en otros hi­tos de su vi­da que no hay que re­tra­sar, co­mo la in­tro­duc­ción de la ali­men­ta­ción com­ple­men­ta­ria en tro­zos; la re­ti­ra­da del chu­pe­te y el bi­be­rón; los pri­me­ros pa­sos; el ini­cio de la es­cue­la; su pri­mer mó­vil; y so­bre to­do cuan­do ya es ma­yor, el día de vo­lar de ca­sa, que lue­go se apa­lan­ca y no hay ma­ne­ra que de­je el ni­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.