En­tre no­so­tras Se­pa­rar­se del be­bé.

Aun­que una par­te de ti es­tá desean­do re­to­mar las re­la­cio­nes so­cia­les a so­las, tu co­ra­zón se re­sis­te a se­pa­rar­se del be­bé.

Ser Padres - - SUMARIO - Por: Mar­ti­na Rao

La reali­dad se im­po­ne. Des­pués de las 16 se­ma­nas de ba­ja ma­ter­nal, o an­tes, mu­chas ma­dres de­jan a sus be­bés en ca­sa, al cui­da­do de otras per­so­nas, y sa­len so­las. ¡SO­LAS! Lo que has­ta ha­ce po­co era lo más nor­mal del mun­do, aho­ra re­sul­ta ex­tra­ño y do­lo­ro­so. So­bre to­do por­que las ma­más ten­de­mos a pen­sar co­sas co­mo: «Es tan pe­que­ño y de­pen­de tan­to de mí...». «Soy una egoís­ta». «Nadie le aten­de­rá co­mo yo...».

Ade­más, nues­tro cuer­po se sien­te ex­tra­ño en lo que an­tes nos pa­re­cía ha­bi­tual: la vo­rá­gi­ne dia­ria del tra­ba­jo, de las com­pras... Pe­ro la vi­da si­gue y no­so­tras con ella. Por eso hay que ha­cer un pe­que­ño es­fuer­zo y sa­lir de ca­sa sin sen­ti­mien­tos de cul­pa­bi­li­dad, com­ple­ta­men­te se­gu­ras de que el pe­que­ño es­ta­rá bien cui­da­do y com­ple­ta­men­te fe­liz. Es­tos son al­gu­nos tru­cos.

No so­lo te pa­sa a ti

Sí, a la ma­yo­ría de las ma­dres les cuesta de­jar a sus hi­jos en ca­sa con el pa­dre, con una can­gu­ro, con los abue­los o en la guar­de­ría. Pe­ro es­to es al­go muy ha­bi­tual, mi­les y mi­les de ma­más lo ha­cen y no sig­ni­fi­ca que sean ma­las ma­dres. Tu hi­jo no va a ol­vi­dar­se de ti por­que va­yas a tra­ba­jar, sal­gas a dar un pa­seo o in­clu­so te ale­jes de él unos días.

Con­fian­za en quien le cui­da

Pa­ra po­der con­cen­trar­te en al­go que no sea el ni­ño, tie­nes que es­tar se­gu­ra de que es­tá per­fec­ta­men­te cui­da­do y fe­liz. Por eso, pa­ra nues­tra tran­qui­li­dad, lo me­jor es que du­ran­te los pri­me­ros días de separación el be­bé se que­de con el pa­dre o con un fa­mi­liar, un ami­go cer­cano o una can­gu­ro que te dé mu­cha, mu­cha con­fian­za.

Po­co a po­co

Hay que com­pro­bar que el pe­que­ño es­tá bien sin ma­má y que se acos­tum­bra a otros bra­zos. Una bue­na idea es pla­near las sa­li­das de ma­ne­ra gra­dual; es de­cir, el pri­mer día pue­des se­pa­rar­te de él me­dia ho­ra, al día si­guien­te una ho­ra... Al prin­ci­pio con­vie­ne sa­lir jus­to cuan­do el be­bé ha­ya terminado una to­ma o va­ya a dor­mir. De es­ta for­ma, es­ta­rá sa­tis­fe­cho y no te echa­rá tan­to de menos.

To­do bien or­ga­ni­za­do

Los pa­ña­les, los bi­be­ro­nes, el chu­pe­te, ro­pa de cam­bio su­fi­cien­te, los te­lé­fo­nos de ur­gen­cia... An­tes de sa­lir de ca­sa, es útil ha­cer una lis­ta de las co­sas que pue­den ne­ce­si­tar tu hi­jo o su cui­da­dor en tu au­sen­cia y re­pa­sar­la unas cuan­tas ve­ces pa­ra no ol­vi­dar nin­gún de­ta­lle. Tam­bién ayu­da con­fec­cio­nar otra lis­ta pa­ra el cui­da­dor (con to­das las re­co­men­da­cio­nes) y re­pa­sar con él to­dos los pun­tos.

Si tu in­ten­ción es que si­ga to­man­do le­che ma­ter­na, lo ideal es que em­pie­ces a sa­car­te le­che unas se­ma­nas an­tes de se­pa­rar­te de él, en lu­gar de de­jar es­te im­por­tan­te de­ta­lle pa­ra el úl­ti­mo mo­men­to. No siem­pre es fá­cil (los pri­me­ros días no sue­le sa­lir mu­cha le­che). Por eso se re­co­mien­da em­pe­zar a prac­ti­car la ex­trac­ción con tiem­po. La le­che ma­ter­na se pue­de con­ser­var dos o tres días en el fri­go­rí­fi­co y si la con­ge­las, pue­de du­rar lo mis­mo que la car­ne.

¿Pér­di­das de le­che?

Cuan­do se de­ja de dar el pe­cho re­gu­lar­men­te, du­ran­te las pri­me­ras se­ma­nas es nor­mal que el pe­cho go­tee. Pa­ra evi­tar que es­te de­ta­lle en­tor­pez­ca la sa­li­da (o la reunión de tra­ba­jo), pue­des po­ner­te un dis­co ab­sor­ben­te den­tro del su­je­ta­dor (ape­nas se no­ta). Hay que cam­biar­lo bas­tan­te a me­nu­do por­que el pe­zón no de­be man­te­ner­se hú­me­do de­ma­sia­do tiem­po. Si no­tas el cos­qui­lleo que avi­sa de que va a sa­lir le­che en un mo­men­to inopor­tuno, un buen tru­co es apre­tar los pe­zo­nes cru­zan­do los bra­zos di­si­mu­la­da­men­te.

¿De via­je?

Si te au­sen­tas du­ran­te va­rios días, con­vie­ne que lle­ves un sa­ca­le­ches pa­ra evi­tar que se te hin­chen los pe­chos y po­der man­te­ner la pro­duc­ción a la vuel­ta. Es po­si­ble que ten­gas que sa­car­te le­che va­rias ve­ces al día y ti­rar­la (por­que de via­je re­sul­ta di­fí­cil guar­dar­la en bue­nas con­di­cio­nes pa­ra po­der dár­se­la lue­go al be­bé).

Siem­pre co­nec­ta­da

La tec­no­lo­gía es­tá de par­te de las ma­dres del si­glo XXI. Se­gu­ro que te pre­gun­tas có­mo po­dían sa­lir nues­tras ma­dres de ca­sa y pa­sar ho­ras sin sa­ber na­da de sus be­bés.

Hay muy po­cas si­tua­cio­nes en las que no po­de­mos tener el mó­vil co­nec­ta­do pa­ra res­pon­der a cual­quier ur­gen­cia. In­clu­so en el ci­ne pue­des man­te­ner el te­lé­fono en­cen­di­do en si­len­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.