¡Pe­ro qué len­to es!

To­da­vía es de­ma­sia­do pron­to pa­ra exi­gir­le que re­co­ja sus ju­gue­tes en un pis pas o pa­ra pe­dir­le que ca­mi­ne más de­pri­si­ta. A es­ta edad, he­mos de ajus­tar­nos a su rit­mo, y no al re­vés.

Ser Padres - - SUMARIO - POR: Die­go Mo­li­na

En cin­co mi­nu­tos hay que sa­lir de ca­sa y la pe­que­ña Ana si­gue obs­ti­na­da en po­ner­se so­la la chaqueta: «Yo so­li­ta, ma­mi». Una man­ga en­tra a la pri­me­ra, pe­ro la otra se le re­sis­te has­ta tres ve­ces. Los bo­to­nes, pa­re­ce que se hu­bie­ran pues­to de acuer­do, tam­bién re­mo­lo­nean. Menos mal que ma­má les da un em­pu­jon­ci­to. Tiem­po to­tal de la ope­ra­ción: diez mi­nu­ti­tos «de na­da». Ya lle­van cin­co de re­tra­so y to­da­vía le to­ca el turno al chu­bas­que­ro. Ahí es cuan­do su ma­dre se plan­ta: «Yo te lo pon­go, ca­ri­ño, que va­mos a lle­gar tar­de». Co­ge el pa­ra­guas, por si aca­so, y sa­len las dos a to­da pas­ti­lla, ca­mino de la guar­de­ría. Pe­ro aquí no aca­ba la co­sa, por­que, efec­ti­va­men­te, es­tá llo­vien­do y po­cas co­sas ha­cen tan­ta ilu­sión a un ni­ño co­mo lle­var el pa­ra­guas y pi­sar to­dos los char­cos que en­cuen­tran por el ca­mino, si le de­jan.

¿Es que no pue­des ir más de­pri­sa?

Ana se em­pe­ña en con­tro­lar el ar­ti­lu­gio. Cuan­ta más pri­sa le me­te su ma­dre, más pen­dien­te va ella del pa­ra­guas. En­ci­ma se mue­ve a pa­so de la tor­tu­ga, co­mo si fue­ran de pa­seo. «¿No pue­des ir más rá­pi­do?», in­cre­pa su ma­má (a pun­to de per­der los ner­vios) y aña­de al ins­tan­te (los pier­de, es evi­den­te): «¡Da­me aho­ra mis­mo ese pa­ra­guas!».

Se­gu­ro que sin el apre­mio de la ho­ra de sa­li­da –la ni­ña a la es­cue­la in­fan­til; ma­má al tra­ba­jo–, Ana hu­bie­ra ga­na­do unos mi­nu­tos al po­ner­se la chaqueta y ha­cer el re­co­rri­do ma­ña­ne­ro. ¿Cuán­tos? Bien po­cos, ape­nas na­da. A es­ta edad no es que los ni­ños sean unos len­tos, es que, sen­ci­lla­men­te, su rit­mo es­tá muy le­jos de ser el de un adul­to. Da igual que va­ya­mos con pri­sa o sin ella, llue­va o ha­ga sol, no se les pue­de pe­dir más.

A es­ta edad no es que los ni­ños sean unos len­tos, es que, sen­ci­lla­men­te, su rit­mo es­tá muy le­jos de ser el de un adul­to

Se­ría in­jus­to no re­co­no­cer que a ve­ces los con­flic­tos los ge­ne­ra la ma­la pla­ni­fi­ca­ción de los adul­tos

Es cier­to que en­tre los dos y tres años ga­nan una au­to­no­mía in­creí­ble: to­man el desa­yuno so­los, se ex­pre­san bien y has­ta se po­nen so­los al­gu­na pren­da. Si les com­pa­ra­mos con un be­bé, es evi­den­te que han cre­ci­do a pa­so de gi­gan­te. Sin em­bar­go, aún son pe­que­ños pa­ra mu­chas co­sas.

A los dos años, pre­ci­sa­men­te, se mues­tran muy ego­cén­tri­cos y son in­ca­pa­ces de po­ner­se en el lu­gar del otro. Aun­que la ma­dre de Ana le hu­bie­ra ex­pli­ca­do a su hi­ja su ne­ce­si­dad de lle­gar pun­tual al tra­ba­jo, ella no ha­bría en­ten­di­do sus mo­ti­vos. Y aun­que los hu­bie­se cap­ta­do al vue­lo, tam­po­co eso la ha­bría ca­pa­ci­ta­do, de re­pen­te, pa­ra me­ter más ve­lo­ci­dad a sus pies.

Sin exi­gir­le más de lo que pue­de dar

A ve­ces los adul­tos so­mos de­ma­sia­do exi­gen­tes con los ni­ños y pre­ten­de­mos en­se­ñar­les re­glas que ni si­quie­ra pue­den com­pren­der. Aun­que ya son ca­pa­ces de asu­mir cier­tos com­por­ta­mien­tos bá­si­cos (an­tes de la ce­na se re­co­gen los ju­gue­tes, tras el cuen­to de bue­nas no­ches lle­ga la ho­ra de dor­mir, etc.), otros – co­mo ca­mi­nar de­pri­si­ta o aca­bar rá­pi­do una ta­rea– aún les vie­nen gran­des. Ca­da nue­vo apren­di­za­je de­be es­tar acor­de con su ni­vel de desa­rro­llo y hay que in­tro­du­cir­lo co­mo par­te de la rutina fa­mi­liar. Los mo­men­tos de ur­gen­cia –la con­sul­ta del pe­dia­tra, la lle­ga­da de una vi­si­ta, la co­la de un su­per­mer­ca­do, etc.– no son pre­ci­sa­men­te los más ade­cua­dos pa­ra in­ten­tar ra­zo­nar con nues­tro hi­jo.

Cla­ro que a ve­ces no hay más re­me­dio que con­ju­gar el rit­mo del ni­ño con la ne­ce­si­dad de lle­gar con él a un si­tio con­cre­to y a una ho­ra de­ter­mi­na­da. ¿Qué se pue­de ha­cer en es­tas si­tua­cio­nes?

■ La pri­me­ra me­di­da es huir de la im­pro­vi­sa­ción. En su com­pa­ñía cual­quier ges­tión pue­de lle­var­nos el do­ble de tiem­po. Hay que pla­ni­fi­car­se.

■ No for­mu­le­mos al ni­ño pre­gun­tas que pue­da re­sol­ver con un «no». Blan­ca se nie­ga a pei­nar­se. Su ma­dre ob­via su opo­si­ción y le pre­gun­ta qué co­le­te­ro pre­fie­re: «¿Quie­res el de Fro­zen o el de

Pep­pa Pig?». «¡El de Pep­pa Pig!», res­pon­de Blan­ca en­tu­sias­ma­da, y se ol­vi­da de su negativa an­te­rior.

■ Con dos al­ter­na­ti­vas, co­mo mu­cho tres, es su­fi­cien­te («¿Quie­res que­so o yo­gur?», «¿Te po­nes las bo­tas o las de­por­ti­vas?»). Más op­cio­nes po­drían ago­biar­le. Re­cor­de­mos que ele­gir re­sul­ta al crío muy gra­ti­fi­can­te y le apor­ta se­gu­ri­dad y con­fian­za en sí mis­mo, siem­pre que se res­pe­te su elec­ción.

■ Es bueno dar­le tiem­po pa­ra que se ha­ga a la idea de que tie­ne que cam­biar de ac­ti­vi­dad: «Cuan­do aca­bes de ha­cer la gran­ja, nos pon­dre­mos el abri­go pa­ra ir al pe­dia­tra».

■ Ex­cep­cio­nal­men­te, pue­de re­sul­tar efi­caz el sis­te­ma de pun­tos. «Si an­tes de que la agu­ja lar­ga lle­gue a es­ta po­si­ción te has terminado la le­che, te pre­mia­ré con una ca­ri­ta son­rien­te que ano­ta­re­mos en es­ta libreta».

La me­jor es­tra­te­gia, res­pe­tar sus ho­ra­rios

Se­ría in­jus­to no re­co­no­cer que a ve­ces los con­flic­tos los ge­ne­ra la ma­la pla­ni­fi­ca­ción de los adul­tos o su pre­ten­sión de que los críos se adap­ten a su rit­mo y no al re­vés. Pre­ten­der que un ni­ño de dos años per­ma­nez­ca sen­ta­do y en si­len­cio en una reunión, que ali­ge­re la mar­cha o re­co­ja sus cons­truc­cio­nes a la pri­me­ra, es mu­cho pe­dir. A pe­sar de sus pro­gre­sos, sus mo­vi­mien­tos aún son len­tos y po­co pre­ci­sos. To­da­vía le que­da mu­cho por apren­der y prac­ti­car. La me­jor es­tra­te­gia es el res­pe­to de sus ho­ra­rios y de su rit­mo. Su vi­da ha de es­tar bien or­ga­ni­za­da, por­que es­to le pro­por­cio­na la se­gu­ri­dad que ne­ce­si­ta. Cuan­do ha­ya que mo­di­fi­car una agen­da, es me­jor que sea la nues­tra.

No tie­ne no­ción del tiem­po

Ni si­quie­ra es ca­paz de en­ten­der que exis­te un an­tes y un des­pués, ¿por qué dis­cu­tir en­ton­ces so­bre las ho­ras que vue­lan? La in­fan­cia tie­ne su pro­pio re­loj in­terno que ma­du­ra con los años. Has­ta unos me­ses des­pués de na­cer, el ni­ño no ad­quie­re el rit­mo de sue­ño y de vi­gi­lia. Al­re­de­dor de los sie­te años com­pren­de có­mo mar­cha un re­loj y hay que es­pe­rar has­ta diez años pa­ra que el ser hu­mano se acom­pa­se to­tal­men­te al en­torno. Por tan­to, a los dos años la no­ción del tiem­po es nu­la. Su vi­da trans­cu­rre en ra­ti­tos. El úni­co mo­do de ayu­dar­le a con­fec­cio­nar su ho­ra­rio es re­pi­tien­do los há­bi­tos y ru­ti­nas dia­rios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.