Dis­fra­ces.

De va­que­ro, pa­ya­so, prin­ce­sa, su­per­hé­roe... Ser un de­ter­mi­na­do per­so­na­je por un día es una de las co­sas que más les di­vier­ten.

Ser Padres - - SUMARIO - POR: Pau­la Gu­tié­rrez

Un dis­fraz es un ju­gue­te con las ili­mi­ta­das po­si­bi­li­da­des que ofre­ce la ima­gi­na­ción. Otro de sus atrac­ti­vos es la can­ti­dad de op­cio­nes que hay pa­ra ele­gir. Cam­biar de iden­ti­dad go­za de más ven­ta­jas: el in­creí­ble Hulk tie­ne una fuer­za so­bre­hu­ma­na, a un cor­sa­rio se le per­mi­ten ma­las ma­ne­ras y trans­for­mar­se en pa­pá o ma­má otor­ga un atrac­ti­vo cam­bio de po­de­res. Y es­tos son so­lo tres ejem­plos de las múl­ti­ples po­si­bi­li­da­des de ex­pre­sar emo­cio­nes que fa­ci­li­tan los dis­fra­ces. Sa­car a la luz la for­ma en que el pe­que­ño ve el mun­do y dis­tan­ciar­se de sí mis­mo son ejer­ci­cios im­por­tan­tes en la ma­du­ra­ción de los ni­ños que es­te jue­go fo­men­ta.

Las ven­ta­jas de ju­gar a dis­fra­zar­se co­mien­zan a dis­fru­tar­se cuan­do el desa­rro­llo del pen­sa­mien­to sim­bó­li­co, que da sus pri­me­ros pa­sos a par­tir de los dos años, lo per­mi­te. Es­to ocu­rre en el mo­men­to en que el pe­que­ño em­pie­za a dis­fru­tar «vi­vien­do» al per­so­na­je, com­por­tán­do­se co­mo él y re­crean­do si­tua­cio­nes que le ha vis­to pro­ta­go­ni­zar, por ejem­plo, en los di­bu­jos ani­ma­dos.

Ha­cia los tres o cua­tro años, las es­ce­nas que el ni­ño mon­ta en torno a su per­so­na­je fa­vo­ri­to son más com­ple­jas y sue­len re­fle­jar las im­pre­sio­nes que cap­ta del mun­do que le ro­dea, nor­mas que apren­de en la fa­mi­lia, la for­ma de re­la­cio­nar­se con los com­pa­ñe­ros en el co­le­gio, con los ami­gos, et­cé­te­ra. Al es­ce­ni­fi­car­las, el ni­ño las asi­mi­la, mien­tras li­be­ra las ten­sio­nes que le pue­dan cau­sar. Por eso no hay que ex­tra­ñar­se al ver­los ha­blar so­los o con su ami­go ima­gi­na­rio. De he­cho, les en­can­tan los jue­gos de re­pre­sen­ta­ción que les sir­ven pa­ra imi­tar es­ce­nas co­ti­dia­nas –ju­gar a ser­vir el té, a los ten­de­ros, a los ca­cha­rri­tos...–.

Con to­do ello, fo­men­tar el jue­go sim­bó­li­co se con­si­de­ra fun­da­men­tal; no so­lo ayu­da a ma­du­rar (psí­qui­ca y cog­ni­ti­va­men­te) de for­ma sana, sino que fa­vo­re­ce el desa­rro­llo del pen­sa­mien­to sim­bó­li­co, la ima­gi­na­ción y la crea­ti­vi­dad. Tam­bién ac­ti­va la aten­ción – pa­ra po­der imi­tar a un per­so­na­je ha­ce fal­ta ha­ber­se fi­ja­do en él an­tes muy bien– y, des­de el pun­to de vis­ta emo­cio­nal, ayu­da a ex­pre­sar las an­sie­da­des. Ade­más, es muy di­ver­ti­do por lo que, sin du­da, con­vie­ne fo­men­tar­lo mu­cho y cuan­to an­tes.

Así mues­tra su vi­sión del mun­do

No hay me­jor for­ma de co­no­cer el mun­do in­terno de un ni­ño que ob­ser­var de­te­ni­da­men­te có­mo jue­ga. De he­cho, és­te es uno de los prin­ci­pa­les mé­to­dos que uti­li­zan los psi­có­lo­gos pa­ra ave­ri­guar có­mo cap­ta la reali­dad y los po­si­bles pro­ble­mas.

Na­cho, ves­ti­do de Spi­der­man, es el que de­mues­tra ma­yo­res do­tes de man­do en el gru­po con el que jue­ga. Sin du­da, es el di­rec­tor de es­ce­na: «Es­tá­ba­mos en lo al­to de un edi­fi­cio. Tú eras po­li­cía y yo te ata­ba con mi te­la y tú te caías y...». Lo que es­tá cla­ro es que Na­cho tie­ne que do­mi­nar la si­tua­ción. Es­tá acos­tum­bra­do a ser el cen­tro de aten­ción en ca­sa y quie­re seguir sién­do­lo en la ca­lle. Uno de sus ami­gos, ves­ti­do de pirata, em­pie­za a en­fa­dar­se cuan­do Spi­der­man le acosa, so­bre to­do cuan­do le qui­ta la es­pa­da. En­ton­ces es­ca­pa bus­can­do a su pa­pá. No sa­ca­re­mos con­clu­sio­nes pre­ci­pi­ta­das, pe­ro con­vie­ne ob­ser­var si un ex­ce­so de pro­tec­ción le pue­de es­tar im­pi­dien­do apren­der a so­lu­cio­nar los con­flic­tos por sí so­lo.

Per­mí­te­le ele­gir

La ma­yo­ría de los ni­ños dis­fru­tan cuan­do se dis­fra­zan por el me­ro he­cho de ver­se con otro as­pec­to. Mu­chas ve­ces ele­gi­rán el dis­fraz sin mo­ti­va­cio­nes in­ter­nas, qui­zá in­flui­dos por la úl­ti­ma pe­lí­cu­la que han vis­to, por al­gún com­pa­ñe­ro de cla­se o por­que es lo que han en­con­tra­do sus ma­dres en ca­sa pa­ra ves­tir­les. En cual­quier ca­so, lo

más be­ne­fi­cio­so es que eli­jan el tra­je, sin im­po­si­cio­nes. Aun­que no­so­tros po­de­mos dar­les ideas, tie­nen que de­ci­dir ellos. Y no hay que asom­brar­se an­te las pe­ti­cio­nes más es­tram­bó­ti­cas o di­fí­ci­les de lle­var a ca­bo. Con ima­gi­na­ción to­do se pue­de re­pre­sen­tar. Lo im­por­tan­te es que se sien­tan a gus­to.

¡Que va­ya có­mo­do!

Un as­pec­to que con­vie­ne cui­dar es la co­mo­di­dad del dis­fraz. A es­tas eda­des, los pe­que­ños ne­ce­si­tan co­rrer, ha­cer pi­rue­tas y mo­ver­se con to­tal li­ber­tad. Pa­ra que dis­fru­ten sin cor­ta­pi­sas, el dis­fraz ha de ser prác­ti­co. Tam­bién hay que cui­dar que no sea muy de­li­ca­do –los ador­nos ti­po alas, glo­bos... pue­den aca­bar muy mal– y que no se pro­duz­can dra­mas si se man­chan – que se van a man­char, se­gu­ro– o se rom­pen un po­co.

Si no quie­re, no le obli­gues

Aun­que a la ma­yo­ría les fas­ci­na eso de me­ter­se en la piel de otros, tam­bién es­tán los que no quie­ren o no les mo­ti­va de for­ma especial. Las cau­sas pue­den ser va­ria­das. Pa­ra em­pe­zar, tal vez se tra­te de un signo de ti­mi­dez –no se sien­te có­mo­do ves­ti­do así an­te los de­más o no sa­be có­mo com­por­tar­se–. Hay que di­fe­ren­ciar el he­cho de que no sea su jue­go pre­di­lec­to o que se nie­gue a ha­cer­lo. En es­te úl­ti­mo ca­so con­vie­ne ave­ri­guar qué as­pec­tos son los que le mo­les­tan y ayu­dar­le a su­pe­rar­los me­dian­te la mo­ti­va­ción y el jue­go, nun­ca por la fuer­za. Ba­jo nin­gún con­cep­to he­mos de obli­gar a un ni­ño a ir dis­fra­za­do si no lo desea.

La so­lu­ción pue­de es­tar en ir con el pe­que­ño a la fies­ta y lle­var al­gún com­ple­men­to guar­da­do (som­bre­ro, an­ti­faz, ga­fas, et­cé­te­ra). Si le de­ja­mos a su ai­re, lo más pro­ba­ble es que se in­te­gre en el gru­po, que em­pie­ce a ju­gar y le ape­tez­ca imi­tar a sus ami­gos. En­ton­ces es el mo­men­to de sa­car el com­ple­men­to que lle­vá­ba­mos y ofre­cér­se­lo pa­ra que no se sien­ta di­fe­ren­te a los de­más.

Te­nien­do en cuen­ta es­tos sen­ci­llos con­se­jos, se­gu­ro que bas­ta una mí­ni­ma in­si­nua­ción por nues­tra par­te pa­ra en­con­trar­nos con una en­tu­sias­ta res­pues­ta por la su­ya. Y no ha­ce fal­ta que sean car­na­va­les, los ni­ños no en­tien­den de li­mi­ta­cio­nes tem­po­ra­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.