Du­das so­bre el mé­to­do

Ser Padres - - 2 años - Por: De­si­reé Co­ro­na­do Ase­so­ra: Cris­ti­na Fer­nán­dez Martín, psi­có­lo­ga.

¿Po­co a po­co o de gol­pe?

Re­gi­na re­ti­ra­ba el pa­ñal a su hi­jo un ra­to, des­de que lo re­co­gía de la es­cue­la in­fan­til has­ta des­pués del ba­ño, y el fin de se­ma­na por las tar­des. Montse, en cam­bio, una vez le qui­tó el pa­ñal a Cla­ra du­ran­te el día no vol­vió a po­nér­se­lo. Los dos sis­te­mas fun­cio­nan, de­pen­de del ni­ño y de los pa­dres.

Si­gue sin con­tro­lar. ¿In­sis­ti­mos?

A ve­ces nos ob­se­sio­na­mos con que las co­sas sean de una ma­ne­ra con­cre­ta, y en el ca­so de los ni­ños te­ne­mos fa­ci­li­dad pa­ra caer en las com­pa­ra­cio­nes. Y son dos ac­ti­tu­des con las que es fá­cil fracasar. Si al ca­bo de va­rios días nos da­mos cuen­ta de que he­mos ele­gi­do un mal mo­men­to y nues­tro hi­jo aún no es­tá pre­pa­ra­do, es me­jor vol­ver al pa­ñal.

¿Cuán­do em­pe­za­mos con la no­che?

Re­ti­rar el pa­ñal noc­turno sue­le lle­var más tiem­po: la ma­yo­ría de los ni­ños pue­den pres­cin­dir de él cuan­do ya con­tro­lan el pis du­ran­te el día a la per­fec­ción. La se­ñal más cla­ra es que lle­ve va­rios días des­per­tán­do­se con el pa­ñal se­co. Mu­chos ni­ños pi­den dor­mir sin pa­ñal: se sien­ten tan ma­yo­res con su lo­gro diurno que no quie­ren ni oír ha­blar de po­ner­se el pa­ñal de no­che. Si lo mo­ja po­co o se levanta con el pa­ñal se­co de la sies­ta, tam­bién po­de­mos in­ten­tar­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.