Es­tas se­ña­les in­di­can que nues­tro hi­jo ha al­can­za­do la ma­du­ra­ción neu­ro­ló­gi­ca y fí­si­ca pa­ra em­pe­zar a ol­vi­dar­se del pa­ñal. Por su­pues­to, no tie­nen que dar­se to­das.

Ser Padres - - 2 años -

Aguan­ta tres o cua­tro ho­ras sin ha­cer pi­pí, in­clu­so a ve­ces le qui­ta­mos el pa­ñal se­co. Es una se­ñal de que los múscu­los de su ve­ji­ga se es­tán for­ta­le­cien­do. Le lla­ma la aten­ción ver­nos ir al ba­ño y nos imi­ta. Cuan­do va a ha­cer pi­pí o ca­ca ha­ce ges­tos, se aga­cha, da mues­tras de que sa­be lo que es­tá a pun­to de ocu­rrir (aun­que ten­ga pues­to el pa­ñal).

Di­ce a me­nu­do pa­la­bras co­mo «pi­pí» o «ca­ca» pa­ra nom­brar sus ex­cre­men­tos.

Em­pie­za a pe­dir ir al ba­ño, o da se­ña­les de que quie­re qui­tar­se el pa­ñal cuan­do es­tá mo­ja­do. El con­trol de es­fín­te­res, por otro la­do, sue­le co­men­zar tras un «sal­to» fí­si­co y emo­cio­nal del ni­ño. Sue­le te­ner ya bas­tan­te equi­li­brio e in­clu­so es ca­paz de co­rrer, en­tien­de las ór­de­nes sen­ci­llas y su vocabulario se ha am­plia­do. No es un día, sino una eta­pa. Y cuan­do lle­ga, no­so­tros po­ne­mos en mar­cha la otra par­te: el apren­di­za­je. La pa­cien­cia y el hu­mor por nues­tra par­te son fun­da­men­ta­les pa­ra ayu­dar al ni­ño a re­co­rrer ese ca­mino.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.