Pe­que­ños ca­mi­nan­tes.

Unos co­mien­zan a dar sus pri­me­ros pa­sos con ape­nas un año y otros no se suel­tan has­ta los 18 me­ses. To­do de­pen­de de la ma­du­rez del ni­ño, pe­ro exis­ten «ju­gue­tes» que les ayu­dan a es­ti­mu­lar su mar­cha.

Ser Padres - - SUMARIO -

Dar los pri­me­ros pa­sos es to­da una proeza pa­ra los be­bés Una vez que lo lo­gran, desa­rro­llar y afian­zar esa fa­cul­tad se­rá so­lo cues­tión de tiem­po y prác­ti­ca. En las tien­das hay mu­chos ju­gue­tes idea­dos pa­ra fa­ci­li­tar el apren­di­za­je: correpasillos, an­da­do­res, vehícu­los pa­ra im­pul­sar­se con los pies... ¿Cuál es me­jor? An­tes de de­can­tar­se por al­guno, con­vie­ne es­tu­diar sus ca­rac­te­rís­ti­cas, su uti­li­dad a la ho­ra de es­ti­mu­lar la mar­cha, así co­mo las po­si­bi­li­da­des de jue­go que ofre­ce.

Re­qui­si­tos bá­si­cos

Pa­ra ga­ran­ti­zar la se­gu­ri­dad de nues­tro hi­jo, es im­por­tan­te com­pro­bar que el ju­gue­te en cues­tión se adap­ta a su edad y su ta­ma­ño, que es ro­bus­to, es­ta­ble y re­sis­ten­te a los im­pac­tos, y que cum­ple las nor­mas de se­gu­ri­dad (apa­re­ce en la eti­que­ta). Asi­mis­mo, con­vie­ne ob­ser­var si se pue­de ple­gar o es des­mon­ta­ble. En el ca­so de que sea he­re­da­do, hay que ase­gu­rar­se de su es­ta­do; si no nos con­ven­ce, se­rá me­jor desechar­lo. Y no ol­vi­de­mos que, por muy se­gu­ro que nos pa­rez­can es­tos ar­ti­lu­gios, el ni­ño de­be usar­los siem­pre ba­jo la su­per­vi­sión de un adul­to.

CORREPASILLOS

Lle­va rue­das y una ba­ran­di­lla tra­se­ra pa­ra que el ni­ño se aga­rre y ca­mi­ne apo­ya­do en ella. Pue­de te­ner dis­tin­tas for­mas e in­cor­po­rar al­gún jue­go (blo­ques de cons­truc­ción, por ejem­plo). Los mo­de­los que lle­van asien­to se pue­den usar tam­bién co­mo vehícu­los.

Edad. Des­de el mo­men­to en que el pe­que­ño pue­de man­te­ner­se de pie so­lo y da sus pri­me­ros pa­sos (en­tre los 10 y los 16 me­ses). An­tes pue­de ser pe­li­gro­so por el ries­go de caí­das.

Pa­ra qué sir­ve. No es pa­ra apren­der a an­dar, sino pa­ra en­sa­yar lo apren­di­do, es de­cir, pa­ra que el ni­ño ejer­ci­te la mar­cha una vez que ha­ya da­do sus pri­me­ros pa­sos. An­tes de­be sa­ber guar­dar el equi­li­bro y ha­ber tra­ba­ja­do la mar­cha la­te­ral, es de­cir, avan­zar de la­do aga­rrán­do­se a un mue­ble. Be­ne­fi­cios. El ni­ño apo­ya com­ple­ta­men­te la plan­ta de los pies y apren­de a dis­tri­buir el pe­so de su cuer­po de una pier­na a otra mien­tras ca­mi­na. De es­ta for­ma afian­za su sen­ti­do del equi­li­brio, a la vez que va for­ta­le­cien­do los múscu­los de bra­zos y pier­nas.

BA­LAN­CÍN

Hoy día po­de­mos en­con­trar des­de el tra­di­cio­nal ca­ba­lli­to de ma­de­ra has­ta di­se­ños más so­fis­ti­ca­dos, con for­mas, ma­te­ria­les y ac­ce­so­rios va­ria­dos. Es fun­da­men­tal que ten­ga asas pa­ra aga­rrar­se, una ba­se de ba­lan­ceo an­ti­vuel­co y un apo­yo pa­ra los pies. Al­gu­nos mo­de­los lle­van un ar­co de se­gu­ri­dad al­re­de­dor del asien­to, que im­pi­de que el pe­que­ño pue­da caer­se.

Edad: Cuan­do ya se man­tie­ne sen­ta­do (a par­tir de los 8 o 9 me­ses), si el mo­de­lo dis­po­ne de un asien­to ce­rra­do. Si el asien­to no tie­ne pro­tec­ción, a par­tir de los 18 me­ses, y siem­pre con un adul­to pre­sen­te. Pa­ra qué sir­ve. Es, so­bre to­do, un ju­gue­te que pro­por­cio­na di­ver­sión: el ba­lan­ceo en­tu­sias­ma a los ni­ños y les per­mi­te dis­fru­tar del mo­vi­mien­to sin ne­ce­si­dad de des­pla­zar­se. Be­ne­fi­cios. Ejer­ci­ta el sen­ti­do del equi­li­brio, ya que con el ba­lan­ceo el ni­ño va ajus­tan­do im­per­cep­ti­ble­men­te su cuer­po a los mo­vi­mien­tos que ha­ce, y ese apren­di­za­je le se­rá de gran uti­li­dad pa­ra cuan­do co­mien­ce a ca­mi­nar.

EM­PU­JE Y ARRAS­TRE

Tie­nen rue­das y los hay de mu­chas for­mas, aun­que pre­do­mi­nan los ani­ma­les. Unos lle­van una cuer­da en la par­te fron­tal pa­ra ti­rar de ella; otros tie­nen un pa­lo pa­ra em­pu­jar por de­trás. En al­gu­nos, el mu­ñe­co se mue­ve, ha­ce rui­dos o emi­te lu­ces mien­tras el ni­ño lo arras­tra.

Edad. A par­tir de los 18 me­ses, cuan­do el ni­ño ya an­da con sol­tu­ra. Pa­ra qué sir­ve. Aun­que su fun­ción prin­ci­pal no es otra que el jue­go, es­tos ar­ti­lu­gios in­vi­tan al ni­ño a prac­ti­car la mar­cha y pue­den ser un buen re­cur­so cuan­do no quie­re an­dar y pide ir en la si­lli­ta o en bra­zos. Los que tie­nen for­ma de ani­mal, y más aún si son de tac­to sua­ve, se pue­den usar tam­bién co­mo ob­je­tos de com­pa­ñía y con­sue­lo.

Be­ne­fi­cios. Es­tos ju­gue­tes es­ti­mu­lan la mar­cha y la orien­ta­ción es­pa­cial. Los de em­pu­je ayu­dan al des­pla­za­mien­to y a prac­ti­car el equi­li­brio. Am­bas mo­da­li­da­des, pe­ro so­bre to­do los de cuer­da, obli­gan al ni­ño a coor­di­nar va­rias ac­cio­nes al mis­mo tiem­po: ca­mi­nar, ti­rar o em­pu­jar, y mi­rar al ju­gue­te. La ven­ta­ja es que el crío pue­de ir adap­tán­do­se a su pro­pio rit­mo: al prin­ci­pio, cuan­do ti­ra del ju­gue­te, tie­ne que pa­rar­se y vol­ver la ca­be­za pa­ra com­pro­bar si es­te si­gue allí. A me­di­da que ga­na des­tre­za, po­drá mi­rar ha­cia atrás sin ne­ce­si­dad de pa­rar­se.

VEHÍCU­LO

El ni­ño se mon­ta en­ci­ma y avan­za em­pu­ján­do­se con los pies. Pue­de ser un co­che, aun­que tam­bién pue­de te­ner for­ma de mo­to, de ani­mal... Al­gu­nos lle­van un so­por­te tra­se­ro pa­ra que el ni­ño ca­mi­ne em­pu­ján­do­lo y lo use co­mo un correpasillos.

Edad. A par­tir de los 12 me­ses. Pa­ra qué sir­ve. Pa­ra dis­fru­tar des­pla­zán­do­se por la ca­sa o al ai­re li­bre. Tam­bién, pa­ra emu­lar a los ma­yo­res con­du­cien­do (los pri­me­ros jue­gos sim­bó­li­cos apa­re­cen al fi­nal de es­te año).

Be­ne­fi­cios. El ni­ño des­cu­bre que, usan­do las pier­nas y los pies ade­cua­da­men­te, pue­de mo­ver el vehícu­lo y ad­qui­rir ve­lo­ci­dad. Con ello ga­na au­to­no­mía y con­fian­za en sí mis­mo. Ade­más, el ejer­ci­cio for­ta­le­ce sus múscu­los.

TRICICLO CON BA­RRA

Se ha pues­to de mo­da en los úl­ti­mos años. Es una ver­sión del triciclo de to­da la vi­da di­se­ña­da es­pe­cial­men­te pa­ra los más pe­que­ños. In­cor­po­ra una ba­rra tra­se­ra con asa pa­ra po­der ser con­du­ci­do y em­pu­ja­do por un adul­to. De­be lle­var co­rreas de su­je­ción y fre­nos. Pue­den te­ner di­fe­ren­tes ac­ce­so­rios: re­tro­vi­so­res, ca­po­ta, ces­ta pa­ra los ju­gue­tes del ni­ño, etc.

Edad. Los hay cre­ce­de­ros, vá­li­dos a par­tir de los 6-10 me­ses. s. Otros es­tán acon­se­ja­dos a par­tir de los 15 me­ses. Si se pre­ten- nde que el ni­ño pe­da­lee, hay que es­pe­rar a que cum­pla 2 años. s.

Pa­ra qué sir­ve. Pa­ra des­pla­zar­se pe­da­lean­do, una vez que el pe­que­ño ya es­tá ca­pa­ci­ta­do, nor­mal­men­te a par­tir de los dos os años. An­tes de esa edad, es más un vehícu­lo de pa­seo: el ni­ño­ño se sien­ta, apo­ya los pies en los pe­da­les o en el re­po­sa­piés y lo­sos pa­dres lo em­pu­jan. Be­ne­fi­cios. Ma­ne­jar un triciclo re­quie­re des­tre­za, coor­di­na- na­ción, fuer­za y sen­ti­do de la orien­ta­ción es­pa­cial. Es­to se lo­gra­gra par­tir de los dos años. An­tes de esa edad, los be­ne­fi­cios pa­raa­ra el desa­rro­llo psi­co­mo­tor son ca­si nu­los. Pese a ello, tie­ne ven- en­ta­jas: al ni­ño le en­can­ta usar un triciclo co­mo el de los ma­yo­res ores y a los pa­dres les pue­de re­sul­tar có­mo­do usar­lo co­mo al­ter­na­ti­va a la si­lla de pa­seo.

Tie­ne rue­das blan­das y ba­rra re­gu­la­bles, se­gún la es­ta­bi­li­dad del ni­ño. Po­drá lle­nar el an­da­dor de ju­gue­tes y lle­vár­se­lo por la ca­sa. An­da­dor Mula, de Ikea (24,99 €).

An­da­dor 4 en 1: pri­me­ros pa­sos, en­ca­ja­bles, cen­tro de ac­ti­vi­da­des bi­lin­güe y ca­rri­to de la com­pra. Happy Shop­ping, de Chic­co, en El Cor­te In­glés (45 €).

Tie­ne di­ver­ti­das fra­ses, mú­si­ca y can­cio­nes, una asa fá­cil de aga­rrar y ba­se ro­bus­ta con 4 rue­das pa­ra es­ta­bi­li­zar sus pa­sos. ¡Y mu­chas ac­ti­vi­da­des! Ce­bra par­lan­chi­na pri­me­ros pa­sos, de Fis­her Pri­ce (47 €).

An­da­dor de ma­de­ra y cen­tro de ac­ti­vi­da­des, con rue­das si­len­cio­sas y an­ti­des­li­zan­tes, có­mo­da ba­rra de em­pu­je y ces­ta con red pa­ra lle­var ju­gue­tes. Na­tu­ral Pa­si­tos, de Ima­gi­na­rium (69,95 €).

Arras­tre de ma­de­ra con ro­di­llo de bo­li­tas que gi­ran con el mo­vi­mien­to y ani­man al be­bé a se­guir ca­mi­nan­do. Na­tu­ral Roll-bo­la, de Ima­gi­na­rium (19,95 €).

Me­ce­do­ra ba­lan­cín de ma­de­ra, de 1 a 3 años. Edu­land, en El Cor­te In­glés (39,95 €).

Ba­lan­cín, correpasillos y cen­tro de ac­ti­vi­da­des elec­tró­ni­co. Con sen­sor de mo­vi­mien­to. Baby Ro­deo, de Chic­co (69,99 €).

Al des­pla­zar el ju­gue­te con el cor­dón de arras­tre, la pe­que­ña ma­ri­qui­ta gi­ra sin pa­rar mien­tras sue­na la mú­si­ca y bri­llan las lu­ces. Pe­que­pa­ti­tas, de Vtech, (28 €).

El dial gi­ra­to­rio y los ojos se mue­ven cuan­do el ni­ño lo arras­tra. Le en­se­ña los nú­me­ros y ayu­da a desa­rro­llar la mo­dri­ci­dad fi­na. Te­lé­fono ca­ri­ta di­ver­ti­da, de Fis­her Pri­ce (13 €).

Co­che sin pe­da­les, con asien­to an­cho y có­mo­do, rue­das es­ta­bles, ejes me­tá­li­cos y vo­lan­te con bo­ci­na gran­de. De 1 a 4 años. Ri­de on bó­li­do, de Ima­gi­na­rium (59,95 €).

Tie­ne ba­te­ría y ba­rra de em­pu­je que con­tro­la la di­rec­ción de la rue­da de­lan­te­ra, vo­lan­te con so­ni­do y ca­po­ta a prue­ba de agua y ra­yos an­ti-UV. Au­di, de Avi­go, en Toys ‘R’ Us (125 €).

Mien­tras co­rre con su mo­to, re­ci­be pre­mios en for­ma de fra­ses y so­ni­dos. In­clu­ye lla­ve de arran­que y 3 bo­to­nes pa­ra apren­der los nú­me­ros, las for­mas, los con­tra­rios... Mi pri­me­ra mo­to, de Fis­her Pri­ce, en Toys ‘R’ Us (49,99 €).

In­clu­ye un co­che elec­tró­ni­co que ac­ti­va fra­ses y so­ni­dos al pa­sar por dos sen­so­res. El asien­to se levanta pa­ra trans­for­mar el vehícu­lo en una pis­ta ele­va­da. Su­per bó­li­do, de Vtech (52,99 €).

De 6 me­ses a 5 años, con asien­to re­cli­na­ble que se gi­ra, rue­da gi­ra­to­ria 360º y pack mu­si­cal. Baby Tri­ke Easy Evo­lu­tion de Fe­ber, en Toys ‘R’ Us (145 €).

De me­tal, con cin­tu­rón de se­gu­ri­dad y blo­queo de rue­das, pe­da­les y di­rec­ción. U-Go, de Chic­co (42,99 €).

Un 5 en 1, útil des­de los 10 me­ses y que cre­ce con el ni­ño. Asien­to acol­cha­do, bol­sos mul­ti­usos. Smar­tri­ke, en El Cor­te In­glés (159 €).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.