Res­pon­de el Dr. Gon­za­lo Pin: Có­mo re­du­cir las to­mas noc­tur­nas.

Ser Padres - - SUMARIO - Est­her P. (co­rreo elec­tró­ni­co)

Mi be­bé de 18 me­ses se si­gue des­per­tan­do mu­cho por la no­che y siem­pre me pide pe­cho. Creo que es más un mal há­bi­to que una ne­ce­si­dad, y me gus­ta­ría co­rre­gir­lo pa­ra con­ti­nuar con la lac­tan­cia. ¿Al­gún con­se­jo?

To­dos los ni­ños tie­nen va­rios des­per­ta­res noc­tur­nos. Y em­plean pa­ra vol­ver a dor­mir­se el mis­mo in­duc­tor del sue­ño que han uti­li­za­do al prin­ci­pio de la no­che. Co­mo tu hi­jo se duer­me al pe­cho, cuan­do se des­pier­ta es el pe­cho lo que re­cla­ma pa­ra vol­ver a con­ci­liar el sue­ño.

Y es que, des­de que na­ció, tu hi­jo ha apren­di­do que hay dos ele­men­tos que le ayu­dan a dor­mir: ma­má y el pe­cho. Si quie­res cam­biar las di­ná­mi­cas es ne­ce­sa­rio se­pa­rar el há­bi­to de co­mer del de dor­mir.

In­tro­du­cir es­tos cam­bios por la no­che re­sul­ta más du­ro, tan­to pa­ra la ma­dre co­mo pa­ra el be­bé. Lo me­jor es em­pe­zar a rea­li­zar­los du­ran­te el día. En pri­mer lu­gar, no de­bes per­mi­tir que se que­de dor­mi­do al pe­cho. Si se duer­me ma­man­do, es­pa­bí­la­le y pá­sa­le a su cu­na pa­ra que allí, des­pier­to, con­ci­lie el sue­ño sin el pe­cho. Tran­qui­lí­za­le si es ne­ce­sa­rio, pe­ro no de­jes que se duer­ma suc­cio­nan­do. Es­to su­pon­drá que pro­tes­te, que es­té irri­ta­ble por fal­ta de sue­ño y que ten­ga más ra­bie­tas. No de­ses­pe­res: apren­de­rá.

Ten­drás que ha­cer lo mis­mo por la no­che. Con­vie­ne que es­tés pre­pa­ra­da pa­ra no an­gus­tiar­te ni dar mar­cha atrás, por­que va a pro­tes­tar y es po­si­ble que la si­tua­ción te pro­duz­ca in­se­gu­ri­dad. Pien­sa que a su edad pue­de es­tar to­da la no­che sin co­mer y que ca­da vez que le po­nes al pe­cho pa­ra que se duer­ma agra­vas el pro­ble­ma.

Ade­más, ten­drás que ir re­du­cien­do po­co a po­co el tiem­po que pa­sa en­gan­cha­do al pe­cho y bus­car un ele­men­to tran­qui­li­za­dor (un mu­ñe­co, un tra­pi­to...) que pue­da es­tar con él to­da la no­che y que le dé se­gu­ri­dad cuan­do se des­pier­te, por­que va a se­guir des­per­tán­do­se.

Si no quie­res que se duer­ma al pe­cho y se lo trans­mi­tes con se­gu­ri­dad, tran­qui­li­dad y ca­ri­ño, se acos­tum­bra­rá. Eso sí, no es­pe­res re­sul­ta­dos in­me­dia­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.