Tran­qui­la, pa­sa­rá pron­to.

Tras los cam­bios del em­ba­ra­zo y el es­fuer­zo del par­to, el or­ga­nis­mo ne­ce­si­ta tiem­po pa­ra re­cu­pe­rar­se. Eso se tra­du­ce en mo­les­tias pa­sa­je­ras. ¿Cuá­les son? ¿Có­mo se ali­vian?

Ser Padres - - SUMARIO - Por: Jua­na Martínez. Ase­so­ra: Mar­ta Se­vi­llano, ma­tro­na Hos­pi­tal Ma­terno In­fan­til 12 de Oc­tu­bre de Ma­drid

Na­die po­ne en du­da que el tra­ba­jo del par­to es du­ro, pe­ro sa­ber qué te es­pe­ra ayu­da a afron­tar­lo con más tran­qui­li­dad. Sin em­bar­go, el puer­pe­rio es aún un des­co­no­ci­do con el que de­be con­vi­vir la ma­dre cuan­do más can­sa­da se en­cuen­tra y más vi­ta­li­dad ne­ce­si­ta pa­ra cui­dar a su hi­jo. Conocer de an­te­mano esas mo­les­tias que pue­den apa­re­cer (no siem­pre) y có­mo su­pe­rar­las, te ser­vi­rán pa­ra dis­fru­tar más de los pri­me­ros días con tu re­cién na­ci­do.

Es­tás tris­te y no sa­bes por qué

La ma­ter­nity blues o tris­te­za puer­pe­ral se de­be so­bre to­do a que des­cien­de la pro­duc­ción de hor­mo­nas por la des­apa­ri­ción de la pla­cen­ta. Si a eso se aña­de el can­san­cio y la trans­for­ma­ción del víncu­lo con el be­bé es nor­mal que la ma­dre es­té aba­ti­da. Esa tris­te­za sue­le re­mi­tir es­pon­tá­nea­men­te si se cuen­ta con una red de apo­yo: la pa­re­ja, la ma­dre, la her­ma­na, al­gu­na ami­ga… Si tie­nes quién te ayu­de con la co­mi­da, las ta­reas de ca­sa y la in­ten­den­cia pa­ra que pue­das des­can­sar y cen­trar­te en el be­bé, la re­mon­ta­da, en lo fí­si­co y en lo psi­co­ló­gi­co, sue­le ser mu­cho más sen­ci­lla.

Su­das mu­cho

En las dos pri­me­ras se­ma­nas tras el par­to, so­bre to­do las pri­me­ras no­ches, es nor­mal su­dar mu­cho, ya que los lí­qui­dos que se re­tie­nen al fi­nal del em­ba­ra­zo se eli­mi­nan a tra­vés del su­dor y la mic­ción.

Con­vie­ne au­men­tar la hi­dra­ta­ción pa­ra re­gu­lar la pér­di­da de lí­qui­dos du­ran­te ese pro­ce­so y tam­bién, por­que no, pa­ra de pa­so evi­tar el es­tre­ñi­mien­to.

Apa­re­ce el es­tre­ñi­mien­to

Es muy co­mún en el puer­pe­rio y pue­de re­sul­tar in­clu­so do­lo­ro­so. Pa­ra evi­tar­lo, en la me­di­da de lo po­si­ble, es fun­da­men­tal be­ber mu­chos lí­qui­dos, se­guir una die­ta ri­ca en fi­bra, con mu­cha fru­ta y ver­du­ras, y mo­ver­se, pa­sear. Es­tar tum­ba­da to­do el día no fa­vo­re­ce el mo­vi­mien­to in­tes­ti­nal.

Pro­ble­mas con la lac­tan­cia

Cuan­do un be­bé na­ce, si la adap­ta­ción a la vi­da ex­tra­ute­ri­na es co­rrec­ta, el be­bé per­ma­ne­ce piel con piel con su ma­dre y co­mien­za a ma­mar. Eso ha­ce que la le­che suba an­tes y fa­vo­re­ce la re­cu­pe­ra­ción de la mu­jer. Si se pro­du­ce la subida de la le­che al ter­cer o cuar­to día, cuan­do ma­dre e hi­jo ya tie­nen el al­ta, y se pro­du­ce una in­gur­gi­ta­ción ma­ma­ria que no se tra­ta, la lac­tan­cia pue­de fracasar: si el pe­cho no se va­cía lo su­fi­cien­te ter­mi­na por no pro­du­cir le­che. Lo me­jor que po­de­mos ha­cer pa­ra que eso no su­ce­da es po­ner al be­bé a ma­mar, ya que la lac­tan­cia es una cues­tión de ofer­ta y de­man­da. Cuan­to más to­ma el re­cién na­ci­do, más le­che pro­du­ce su ma­dre.

Un in­sis­ten­te do­lor de ca­be­za

Si no hay pa­to­lo­gía de ba­se, la cau­sa de la ce­fa­lea sue­le ser el can­san­cio. En ca­so de que te due­la la ca­be­za, co­mén­ta­lo du­ran­te tu in­gre­so hos­pi­ta­la­rio. Te da­rán el anal­gé­si­co com­pa­ti­ble con la lac­tan­cia ma­ter­na que me­jor se ajus­te a tus ne­ce­si­da­des.

Es­ca­pes de ori­na

Cuan­do la mus­cu­la­tu­ra pél­vi­ca que­da muy dis­ten­di­da, la ma­dre re­cien­te pue­de su­frir pér­di­das de ori­na con la tos, la ri­sa o al ha­cer un es­fuer­zo du­ran­te al­gún tiem­po. Ha­bi­tual­men­te, es­ta in­con­ti­nen­cia uri­na­ria se so­lu­cio­na prac­ti­can­do ejer­ci­cios es­pe­cí­fi­cos pa­ra for­ta­le­cer el pe­ri­né, co­mo los ejer­ci­cios de Ke­gel, a par­tir de los 15 o 20 días del par­to. Si se co­mien­za a prac­ti­car a dia­rio du­ran­te el em­ba­ra­zo, es po­si­ble que se mi­ni­mi­ce el pro­ble­ma.

Ci­ca­tri­ces abul­ta­das

Es ha­bi­tual que la zo­na de la in­ci­sión de la ce­sá­rea se no­te acor­cha­da, ti­ran­te y en­gro­sa­da du­ran­te un mes, has­ta que ci­ca­tri­ce. Esa sen­sa­ción de in­fla­ma­ción y piel ti­ran­te tam­bién pue­de apa­re­cer en la zo­na de la epi­sio­to­mía o des­ga­rro (si hay). Per­sis­te unos 15 días, du­ran­te los que hay que man­te­ner la zo­na lim­pia y se­ca pa­ra evi­tar que ma­ce­re. Se con­si­gue con una du­cha dia­ria y usan­do com­pre­sas to­co­ló­gi­cas.

Las he­mo­rroi­des em­peo­ran

Es cier­to, el es­fuer­zo del par­to pue­de agu­di­zar el do­lor de las he­mo­rroi­des, que se agra­va ade­más con los pro­ble­mas de es­tre­ñi­mien­to. Se ali­via apli­can­do agua ti­bia en la zo­na, con po­ma­das es­pe­cí­fi­cas y pro­cu­ran­do pa­sar po­co tiem­po sen­ta­da.

La tri­pa con­ti­núa hin­cha­da

El cuer­po no vol­ve­rá a ser el que era an­tes del em­ba­ra­zo –tó­rax, cin­tu­ra, ab­do­men…– has­ta que no ha­yan trans­cu­rri­do en­tre 6 y 12 me­ses. Al prin­ci­pio, el ab­do­men per­ma­ne­ce dis­ten­di­do, por la la­xi­tud de la mus­cu­la­tu­ra. De he­cho, los pri­me­ros días pa­re­ce­rá que aún si­gues em­ba­ra­za­da.

Si­guen las con­trac­cio­nes

El úte­ro tie­ne que vol­ver a su ta­ma­ño ha­bi­tual y lo ha­ce con los en­tuer­tos, que du­ran en­tre 48 y 72 ho­ras. Son con­trac­cio­nes nor­ma­les, aun­que pue­den re­sul­tar un po­co do­lo­ro­sas, en es­pe­cial a par­tir del se­gun­do hi­jo. Se no­tan más al dar el pe­cho por­que el be­bé, con la suc­ción, es­ti­mu­la la pro­duc­ción de oxi­to­ci­na en la ma­dre, que po­ten­cia las con­trac­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.