La lac­tan­cia pro­lon­ga­da es bue­na pa­ra el co­ra­zón

Ser Padres - - Actualidad -

Un am­plio es­tu­dio rea­li­za­do en Chi­na en­tre 290.000 mu­je­res re­ve­ló que las ma­dres que ali­men­tan a sus hi­jos con le­che ma­ter­na tie­nen me­nos pro­ba­bi­li­da­des de su­frir hi­per­ten­sión, dia­be­tes e in­clu­so un in­far­to en años ve­ni­de­ros, que las que op­tan por el bi­be­rón. Un 97 por cien­to de las ma­dres ha­bían ama­man­ta­do a ca­da hi­jo una me­dia de 12 me­ses y te­nían 51 años de edad en el mo­men­to del es­tu­dio. Ade­más, tam­bién se ha pro­ba­do que cuan­to más se alar­ga la lac­tan­cia más se re­du­ce el ries­go de su­frir pro­ble­mas car­dio­vas­cu­la­res.

Lo que no tie­nen cla­ro los in­ves­ti­ga­do­res que par­ti­ci­pa­ron, son las ra­zo­nes por las que la lac­tan­cia pro­te­ge a la ma­dre. Expertos del co­ra­zón ha­blan de que sim­ple­men­te es por­que las mu­je­res que dan el pe­cho tie­nen unos há­bi­tos más sa­lu­da­bles. Sin em­bar­go, San­ne Pe­ters, di­rec­to­ra del es­tu­dio e in­ves­ti­ga­do­ra en la Uni­ver­si­dad de Ox­ford en In­gla­te­rra, apun­ta a las vir­tu­des de la oxi­to­ci­na (hor­mo­na que in­ter­vie­ne en la lac­tan­cia) y que pro­vo­ca que los va­sos san­guí­neos se re­la­jen, y plan­tea la idea de que ama­man­tar ayu­da a re­ini­ciar el me­ta­bo­lis­mo de la mu­jer. Se pu­bli­có en Jour­nal of the Ame­ri­can Heart As­so­cia­tion.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.