Ina­ca­ba­do y per­fec­to Di­se­ña­do pa­ra ser ama­do

Pa­re­ce tan frá­gil y des­va­li­do... ¡Si ni si­quie­ra pue­de su­je­tar la ca­be­ci­ta! Y esas ma­nos di­mi­nu­tas que se aga­rran a nues­tro de­do, y esa for­ma de llo­rar que te par­te el co­ra­zón...

Ser Padres - - Bienvenido -

To­do en un re­cién na­ci­do nos pi­de que le cui­de­mos, que le que­ra­mos, que le ali­men­te­mos. Sus de­bi­li­da­des son su ga­ran­tía de su­per­vi­ven­cia, una po­de­ro­sa ba­se so­bre la que em­pe­za­mos a cons­truir un víncu­lo que du­ra­rá to­da la vi­da.

Cuan­to más in­de­pen­dien­tes son los ani­ma­les al na­cer, me­nos du­ra­de­ras son las re­la­cio­nes en­tre pa­dres e hi­jos. Y al con­tra­rio. Lo di­jo el psi­có­lo­go in­glés John Bowlby, el pa­dre de la teo­ría del ape­go. Qui­zá por eso los hu­ma­nos so­mos los úni­cos que es­ta­ble­ce­mos víncu­los pa­ra to­da la vi­da, des­de el na­ci­mien­to has­ta la ve­jez. Si no, ¿qué sen­ti­do tie­ne, des­de el pun­to de vis­ta evo­lu­ti­vo, que la es­pe­cie su­pues­ta­men­te más avan­za­da sea al na­cer la más in­ma­du­ra de to­do el pla­ne­ta?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.