3-4 años

¿Qué se di­ce? Sus pri­me­ros bue­nos mo­da­les.

Ser Padres - - Sumario -

Con­vi­vir en so­cie­dad

Gra­cias, per­dón y por fa­vor son fór­mu­las con­ven­cio­na­les (y su­per­fi­cia­les) que re­fle­jan al­go que es im­por­tan­te y pro­fun­do: va­lo­res que nos per­mi­ten con­vi­vir fe­li­ces en gru­po, co­mo la to­le­ran­cia o la so­li­da­ri­dad que el ni­ño es­tá in­terio­ri­zan­do en es­ta eta­pa.

La em­pa­tía, li­te­ral­men­te «sen­tir con el otro», es­tá en el fon­do de nues­tra con­duc­ta éti­ca y mo­ral. Es vi­tal pa­ra vi­vir en so­cie­dad, y na­ce­mos con ella. Si no se ejercita, se pier­de o se di­lu­ye. Cuan­do com­par­ti­mos nues­tros sen­ti­mien­tos con los ni­ños y cuan­do ver­ba­li­za­mos los su­yos, les ayu­da­mos a se­guir desa­rro­llan­do es­ta ca­pa­ci­dad. A los tres o cua­tro años es cuan­do los ni­ños em­pie­zan a ser ca­pa­ces de «po­ner­se en el lugar del otro». «Por fa­vor, sién­te­se aquí», le de­ci­mos a un an­ciano en el au­to­bús. ¿Qué es lo que nos im­pul­sa a ce­der­le el si­tio? ¿Es una cos­tum­bre o es que po­de­mos sen­tir su fra­gi­li­dad, su di­fi­cul­tad pa­ra man­te­ner­se en equi­li­brio? La au­tén­ti­ca con­vi­ven­cia no es cues­tión de for­mas sino de fon­do: de em­pa­tía, res­pe­to, so­li­da­ri­dad. Si te­ne­mos in­terio­ri­za­da esa co­ne­xión con los de­más, la cor­te­sía se ad­quie­re fá­cil­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.