Sa­lud

Mi hi­jo tie­ne aler­gia a ali­men­tos.

Ser Padres - - Sumario -

En­tre el na­ci­mien­to y los dos o tres años de vi­da, los ali­men­tos que cau­san más aler­gias son la le­che adap­ta­da y el hue­vo, aun­que tam­bién pue­den pro­vo­car reac­cio­nes alér­gi­cas otros ali­men­tos. Los ni­ños más pro­pen­sos a pa­de­cer aler­gia son los que tie­nen an­te­ce­den­tes fa­mi­lia­res (el pa­dre, la ma­dre, los abue­los o va­rios miem­bros de la fa­mi­lia son alér­gi­cos a al­gún in­ha­lan­te o ali­men­to) y los pe­que­ños que su­fren der­ma­ti­tis ató­pi­ca.

La aler­gia a los ali­men­tos pue­de pro­vo­car dis­tin­tos ti­pos de sín­to­mas. Di­ges­ti­vos: vó­mi­tos, dia­rrea o do­lor de tri­pa con re­tor­ti­jo­nes; cu­tá­neos: ron­chas en la piel, pi­cor o en­ro­je­ci­mien­to y, si el ni­ño tie­ne der­ma­ti­tis ató­pi­ca, exa­cer­ba­ción de los ec­ce­mas; res­pi­ra­to­rios: mo­cos, es­tor­nu­dos o di­fi­cul­ta­des pa­ra res­pi­rar.

«Con­tac­to ce­ro» con el ali­men­to sos­pe­cho­so

Siem­pre que des­pués de to­mar un ali­men­to el peque­ño tie­ne al­gún sín­to­ma sos­pe­cho­so en las dos o cua­tro pri­me­ras ho­ras (en mu­chos ni­ños apa­re­cen en la pri­me­ra me­dia ho­ra), hay que im­pe­dir que vuel­va a te­ner con­tac­to con ese ali­men­to. Por su­pues­to, no de­be vol­ver a to­mar­lo, no de­be to­car­lo y tam­po­co de­be­mos co­ci­nar­lo (pa­ra que no pue­da in­ha­lar los va­po­res de la coc­ción) por­que nun­ca se sa- be si pue­de te­ner una reacción gra­ve, co­mo le ocu­rrió a Al­ba. «Nues­tra hija to­ma­ba el pe­cho, pe­ro nos re­co­men­da­ron dar­le ayu­da de bi­be­rón. Cuan­do le ofre­ci­mos el se­gun­do bi­be, en po­cos se­gun­dos se le irri­tó la bo­ca y se lle­nó de gra­nos por to­do el cuer­po y des­pués em­pe­zó a res­pi­rar con di­fi­cul­tad», ex­pli­ca Ma­nuel. Los pa­dres la lle­va­ron rá­pi­da­men­te a Ur­gen­cias. «En el hos­pi­tal le pu­sie­ron una in­yec­ción de adre­na­li­na y se re­cu­pe­ró», aña­de el pa­dre.

No era la pri­me­ra vez que Al­ba iba a ur­gen­cias, con so­lo dos me­ses ha­bía es­ta­do in­gre­sa­da dos días por una bron­quio­li­tis. «Si el ni­ño pa­de­ce bron­quio­li­tis o in­fec­cio­nes res­pi­ra­to­rias recurrentes, pue­de te­ner reac­cio­nes gra­ves con los ali­men­tos», ad­vier­te la doc­to­ra Sil­via Sán­chez Gar­cía, mé­di­ca ad­jun­ta del Hos­pi­tal In­fan­til Uni­ver­si­ta­rio Ni­ño Je­sús de Ma­drid.

Tras el pri­mer epi­so­dio, en el hos­pi­tal, o el pe­dia­tra si el ni­ño no ne­ce­si­tó aten­ción ur­gen­te, re­co­men­da­rán con­sul­tar con el aler­gó­lo­go, quien ha­rá el diag­nós­ti­co e in­di­ca­rá qué cui­da­dos se de­ben te­ner. Si el be­bé no to­ma el pe­cho y tie­ne aler­gia a la le­che adap­ta­da, el mé­di­co re­ce­ta­rá una le­che hi­dro­li­za­da, en la que se han frac­cio­na­do las pro­teí­nas, que le pro­por­cio­na­rá to­dos los nu­trien­tes que ne­ce­si­ta

pa­ra desa­rro­llar­se. Des­pués del pri­mer año, cuan­do su ali­men­ta­ción es más va­ria­da, el es­pe­cia­lis­ta in­di­ca­rá a los pa­dres que si lo desean, pue­den dar­le una le­che ve­ge­tal.

¡Ojo al cam­bio de las re­co­men­da­cio­nes!

En la ac­tua­li­dad no se re­co­mien­da re­tra­sar la in­tro­duc­ción de los ali­men­tos más aler­gé­ni­cos (pes­ca­do y cier­tas fru­tas, en­tre otros). Al con­tra­rio: la úl­ti­ma ten­den­cia acon­se­ja ade­lan­tar­la. «En ni­ños con pre­dis­po­si­ción a pa­de­cer aler­gia, la in­tro­duc­ción pre­coz del ali­men­to pue­de pre­ve­nir que la desa­rro­llen, es­to Los pa­dres de ni­ños afec­ta­dos pue­den po­ner­se en con­tac­to con la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Pa­dres y Ni­ños con Aler­gia a Ali­men­tos y Lá­tex (aep­naa.org) pa­ra con­se­guir in­for­ma­ción so­bre aler­gia, expertos, sugerencias de die­tas y apo­yo psi­co­ló­gi­co y pa­ra re­la­cio­nar­se con otros pa­dres que es­tán en la mis­ma si­tua­ción. Es­ta aso­cia­ción tam­bién im­par­te cur­sos so­bre aler­gia pa­ra do­cen­tes de cen­tros es­co­la­res.

Atien­de en el te­lé­fono 91 560 94 96 y el co­rreo elec­tró­ni­co aep­naa@te­le­li­ne.es

se ha com­pro­ba­do con bue­nos re­sul­ta­dos con el ca­cahue­te y el hue­vo», ase­gu­ra Sil­via Sán­chez Gar­cía.

Eso sí, a la ho­ra de ofre­cer al be­bé nue­vos ali­men­tos, los mé­di­cos ha­cen dos re­co­men­da­cio­nes. La pri­me­ra, ofre­cér­se­los de uno en uno. De ese modo, si el ni­ño tie­ne una reacción, se de­tec­ta en­se­gui­da cuál la ha pro­du­ci­do. Y se­gun­da, en ni­ños alér­gi­cos a las pro­teí­nas de la le­che, con­sul­tar con el aler­gó­lo­go an­tes de dar­le hue­vo por pri­me­ra vez.

Hay que te­ner es­pe­cial cui­da­do con to­dos los pla­tos y los pro­duc­tos que se ven­den en­va­sa­dos, por­que la in­dus­tria ali­men­ta­ria in­clu­ye a me­nu­do pro­teí­nas lác­teas (ca­seí­na, se­roal­bú­mi­na, etc) y pro­teí­nas del hue­vo (ovoal­bú­mi­na, li­so­zi­ma, en­tre otras).

Leer cui­da­do­sa­men­te las eti­que­tas de los ali­men­tos que en­tran en ca­sa es un ges­to pri­mor­dial pa­ra evi­tar que el ni­ño su­fra reac­cio­nes alér­gi­cas. En es­ta tarea pue­den ayu­dar­nos al­gu­nas apli­ca­cio­nes desa­rro­lla­das pa­ra el mó­vil, que se pue­den uti­li­zar a la ho­ra de ha­cer la com­prar (en el re­cua­dro).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.