Be­bé

Có­mo po­ten­ciar sus de­fen­sas.

Ser Padres - - Sumario - Por: Si­món Bueno Ase­sor: Dra. Ele­na Seoa­ne Reu­la, es­pe­cia­lis­ta en In­mu­no­lo­gía y en Aler­go­lo­gía y Mas­ter en Pe­dia­tría. Res­pon­sa­ble del área de In­muno-Pe­dia­tría del Hos­pi­tal Ge­ne­ral Uni­ver­si­ta­rio Gre­go­rio Ma­ra­ñón.

El sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co nos pro­te­ge del efec­to de los gér­me­nes y sus­tan­cias des­co­no­ci­das y los des­tru­ye. Esa res­pues­ta in­mu­ne se ini­cia en el úte­ro: en el úl­ti­mo tri­mes­tre de ges­ta­ción em­pie­za la trans­mi­sión de an­ti­cuer­pos de la ma­dre al hi­jo a tra­vés de la pla­cen­ta. Los an­ti­cuer­pos ma­ter­nos pro­te­ge­rán al re­cién na­ci­do du­ran­te sus pri­me­ros seis me­ses de vi­da.

Pro­te­gi­do des­de el ‘mi­nu­to ce­ro’

Las de­fen­sas de los re­cién na­ci­dos son in­ma­du­ras, pe­ro em­pie­zan a ge­ne­rar res­pues­tas de pro­tec­ción des­de el mis­mo mo­men­to de su na­ci­mien­to, ya que tie­nen bi­llo­nes de células de su sis­te­ma in­mu­ne. Al ge­ne­rar una res­pues­ta rá­pi­da a las bac­te­rias que es­tán en sus in­tes­ti­nos, por ejem­plo, son ca­pa­ces de evi­tar que es­tas in­va­dan su torrente san­guí­neo, lo que les cau­sa­ría gra­ves en­fer­me­da­des. Es­ta ca­pa­ci­dad es im­pres­cin­di­ble pa­ra afron­tar los pe­li­gros me­dioam­bien­ta­les a los que se ve­rán so­me­ti­dos en las pri­me­ras ho­ras y días de su vi­da. Los re­cién na­ci­dos sa­len del en­torno es­té­ril del úte­ro pa­ra aden­trar­se en un mun­do re­ple­to de bac­te­rias, vi­rus y de­más mi­cro­or­ga­nis­mos.

En con­tac­to con el me­dio

En con­di­cio­nes nor­ma­les, el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co del be­bé no ne­ce­si­ta ser for­ta­le­ci­do, ya que es­tá pro­gra­ma­do pa­ra desa­rro­llar­se en el tiem­po de for­ma ade­cua­da. Eso sí, pa­ra que las de­fen­sas ma­du­ren co­rrec­ta­men­te es ne­ce­sa­ria la in­ter­ac­ción con los pa­tó­ge­nos ha­bi­tua­les del me­dio en el que vi­ve el peque­ño. ¿Có­mo lo con­se­gui­mos?

En pri­mer lugar, no se de­be des­cui­dar de nin­gu­na ma­ne­ra la ad­mi­nis­tra­ción de las va­cu­nas en el mo­men­to es­ta­ble­ci­do por las au­to­ri­da­des sa­ni­ta­rias en el ca­len­da­rio de va­cu­na­ción in­fan­til.

Ade­más, de­be­mos lo­grar un equi­li­brio en­tre una hi­gie­ne co­rrec­ta, de ma­ne­ra que nues­tros hi­jos no es­tén ex­pues­tos a in­fec­cio­nes gra­ves, y cierto con­tac­to con los mi­cro­bios y pa­tó­ge­nos más co­mu­nes. No se tra­ta de no du­char al ni­ño en dos se­ma­nas o con­sen­tir que se me­ta cual­quier co­sa en la bo­ca, pe­ro sí es re­co­men­da­ble de­jar­le un po­co de li­ber­tad a la ho­ra de ju­gar con ob­je­tos, ga­tear por el sue­lo o ju­gar con las mas­co­tas de ca­sa, si las te­ne­mos y es­tán co­rrec­ta­men­te va­cu­na­das. En­tre los ni­ños de los paí­ses desa­rro­lla­dos han ido au­men­tan­do en los úl­ti­mos años las en­fer­me­da­des alér­gi­cas, que no son más que una res­pues­ta inade­cua­da del or­ga­nis­mo a sus­tan­cias que ha­bi­tual­men­te no su­po­nen pe­li­gro.

Una de las teo­rías so­bre au­men­to de las pa­to­lo­gías alér­gi­cas es que una ma­yor hi­gie­ne en los ho­ga­res y en ge­ne­ral (o sea, me­nor ex­po­si­ción a gér­me­nes) ha he­cho que dis­mi­nu­yan la ta­sa de en­fer­me­da­des in­fec­cio­sas, al­go muy bueno a prio­ri, pe­ro que tam­bién ha­ce que el sis­te­ma in­mu­ne en­tre en un es­ta­do que po­día­mos lla­mar de «stand by». Y, al fi­nal, el pe­li­gro ra­di­ca en que un sis­te­ma in­mu­ne que es­tá pro­gra­ma­do pa­ra siem­pre es­tar aler­ta ter­mi­na pro­du­cien­do una res­pues­ta no ade­cua­da fren­te a es­tí­mu­los que real­men­te no son pe­li­gro­sos pa­ra el or­ga­nis­mo.

Otra pre­cau­ción im­por­tan­te es no ad­mi­nis­trar antibióticos al ni­ño sin la pres­crip­ción de pe­dia­tra y ha­cer­lo en las can­ti­da­des y du­ran­te el tiem­po que es­te re­co­mien­de, pa­ra evi­tar que el peque­ño desa­rro­lle re­sis­ten­cia a es­tos fár­ma­cos.

Y, por su­pues­to, no es­tá de más de­cir­lo, no se de­be fu­mar nun­ca de­lan­te de un be­bé.

El pa­pel de la lac­tan­cia

Du­ran­te el pri­mer año de vi­da, las de­fen­sas del be­bé no es­tán com­ple­ta­men­te desa­rro­lla­das y de­pen­den de las que su ma­dre le ha pa­sa­do du­ran­te el úl­ti­mo tri­mes­tre de ges­ta­ción y de las que le trans­mi­te a tra­vés de la le­che. Los pro­ble­mas de cau­sa in­mu­no­ló­gi­ca (aler­gias, as­ma, en­fer­me­da­des in­tes­ti­na­les) son me­nos fre­cuen­tes o apa­re­cen más tar­de en los ni­ños ali­men­ta­dos con lac­tan­cia ma­ter­na, es­pe­cial­men­te du­ran­te los pri­me­ros tres o cua­tro me­ses de vi­da.

Se ha de­mos­tra­do que la le­che ma­ter­na pro­te­ge a los ni­ños pe­que­ños con­tra in­fec­cio­nes agu­das gas­tro­in­tes­ti­na­les y res­pi­ra­to­rias, de­bi­do en gran par­te a la gran can­ti­dad de fac­to­res in­mu­no­ló­gi­cos, tan­to es­pe­cí­fi­cos co­mo no es­pe­cí­fi­cos que con­tie­ne, así co­mo a las sus­tan­cias pro­tec­to­ras no in­mu­no­ló­gi­cas que apor­ta.

El ca­los­tro (la le­che de los pri­me­ros días) con­tie­ne gran can­ti­dad de pro­teí­nas, vi­ta­mi­nas e in­mu­no­glo­bu­li­nas (de­fen­sas) que pro­te­gen al re­cién na­ci­do fren­te a nu­me­ro­sas in­fec­cio­nes co­mo dia­rrea, oti­tis, in­fec­cio­nes res­pi­ra­to­rias (ca­ta­rros, bron­quio­li­tis, bron­qui­tis, neu­mo­nía), etc.

Pro­te­ge a tu hi­jo del es­trés

Mu­chos es­tu­dios vin­cu­lan el es­trés y la in­se­gu­ri­dad emo­cio­nal con una res­pues­ta in­mu­no­ló­gi­ca de­fi­cien­te. Uno de los más co­no­ci­dos es el pu­bli­ca­do en la pres­ti­gio­sa re­vis­ta Na­tu­re Re­views Im­mu­no­logy en 2005. Por eso, pa­re­ce ra­zo­na­ble pro­por­cio­nar al be­bé un en­torno es­ta­ble, res­pe­tar sus ru­ti­nas co­ti­dia­nas y trans­mi­tir­le to­do el amor del mun­do me­dian­te nues­tra aten­ción, la voz y el con­tac­to fí­si­co (mi­mos, ca­ri­cias, ma­sa­jes...).

Una ha­bi­ta­ción pin­ta­da con co­lo­res pas­tel, sin rui­dos es­tri­den­tes, con una luz agra­da­ble y bien ven­ti­la­da, es de­cir, un en­torno fí­si­co agra­da­ble y ale­ja­do del es­trés, tam­bién con­tri­bui­rá a su bie­nes­tar.

El sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co del re­cién na­ci­do sano es sa­lu­da­ble, pe­ro tar­da­rá unos me­ses en ser me­dia­na­men­te efi­cien­te y años en fun­cio­nar a pleno ren­di­mien­to. Los pa­dres pue­den dar­le un em­pu­jon­ci­to:

LAC­TAN­CIA

Por qué fun­cio­na. La le­che ma­ter­na es­tá re­ple­ta de sus­tan­cias que po­ten­cian la in­mu­ni­dad. Los be­bés ali­men­ta­dos de for­ma na­tu­ral tie­nen me­nos po­si­bi­li­da­des de pa­de­cer cier­tas en­fer­me­da­des (in­fec­cio­nes, aler­gias). Lo que di­ce la cien­cia. So­lo en los pri­me­ros cua­tro días de ama­man­ta­mien­to el re­cién na­ci­do re­ci­be 4 bi­llo­nes de gló­bu­los blan­cos. Tam­bién ob­tie­ne lin­fo­ci­tos, que ayu­dan a que el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co tra­ba­je, así co­mo IgA, un an­ti­cuer­po que re­cu­bre las vías res­pi­ra­to­rias y los in­tes­ti­nos y for­ma una ba­rre­ra con­tra las bac­te­rias. El re­cién na­ci­do pro­du­ce so­lo pe­que­ñas can­ti­da­des de IgA y al­can­za los ni­ve­les del adul­to, en sa­li­va, so­lo des­pués de un año de edad. La le­che ma­ter­na hu­ma­na tie­ne an­ti­cuer­pos prin­ci­pal­men­te del ti­po IgA y en me­nor pro­por­ción an­ti­cuer­pos IgG e IgM. Qué ha­cer. De acuer­do con la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS), la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Pe­dia­tría re­co­mien­da ali­men­tar a los be­bés con le­che ma­ter­na has­ta los seis me­ses y pos­te­rior­men­te con­ti­nuar dán­do­les el pe­cho, com­bi­na­do con otros ali­men­tos, has­ta los dos años de edad o más.

CO­MI­DA SA­LU­DA­BLE

Por qué fun­cio­na. El be­bé ne­ce­si­ta vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les pa­ra que su sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co (y to­do su or­ga­nis­mo) se for­ta­lez­ca. Pe­ro nues­tro cuer­po no pue­de ge­ne­rar la ma­yo­ría de los nu­trien­tes, por lo que te­ne­mos que re­ci­bir­los de los ali­men­tos que to­ma­mos. Lo que di­ce la cien­cia. Una vez se in­tro­du­cen otros ali­men­tos en la die­ta del ni­ño, la die­ta de­be ser equi­li­bra­da e in­cluir pa­ta­tas y za­naho­ria, que lle­van vi­ta­mi­na A; ki­wi y cí­tri­cos pa­ra la vi­ta­mi­na C, es­pi­na­ca, que pro­vee de vi­ta­mi­na E y ce­rea­les in­te­gra­les co­mo ave­na y ce­ba­da por­que apor­tan dis­tin­tos mi­ne­ra­les, en­tre los que des­ta­can so­bre to­do el hie­rro, el zinc, el selenio y el co­bre. Qué ha­cer. Ha­blar con el pe­dia­tra so­bre las ne­ce­si­da­des par­ti­cu­la­res de ali­men­ta­ción y so­bre cuán­do y có­mo se pue­den em­pe­zar con la in­tro­duc­ción de los só­li­dos. Un ni­ño que si­gue una die­ta sa­lu­da­ble no ne­ce­si­ta su­ple­men­tos vi­ta­mí­ni­cos.

DES­CAN­SO

Por qué fun­cio­na. Pro­vee una va­lio­sa opor­tu­ni­dad al cuer­po del be­bé pa­ra re­pa­rar pro­ble­mas y re­vi­ta­li­zar­se, lo que re­du­ce la can­ti­dad de es­fuer­zo de su cre­cien­te, pe­ro to­da­vía de­li­ca­do, sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co.

Lo que di­ce la cien­cia. Si el be­bé no des­can­sa tum­ba­do lo su­fi­cien­te pro­du­ci­rá más hor­mo­nas del es­trés, lo que pue­de ra­len­ti­zar o de­te­rio­rar tan­to su curación co­mo su cre­ci­mien­to. Tam­bién pue­de te­ner me­nos ener­gía y me­nos ga­nas de ha­cer ejer­ci­cio.

Qué ha­cer. Es im­por­tan­te que duer­ma lo su­fi­cien­te: en­tre 16 y 20 ho­ras los re­cién na­ci­dos y en­tre 14 y 15 ho­ras los be­bés de seis a do­ce me­ses, in­clu­yen­do las sies­tas. Si al­go in­ter­fie­re en su ca­pa­ci­dad pa­ra con­ci­liar el sue­ño o dor­mir se­gui­do, lo me­jor es con­sul­tar­lo al pe­dia­tra.

EJER­CI­CIO

Por qué fun­cio­na. El ejer­ci­cio fre­cuen­te me­jo­ra la cir­cu­la­ción, la di­ges­tión y el ape­ti­to del be­bé, por lo que au­men­ta su ca­pa­ci­dad de alimentarse con­ve­nien­te­men­te. Ade­más, le ayu­da a dor­mir me­jor, y el re­po­so es cru­cial pa­ra el co­rrec­to fun­cio­na­mien­to del or­ga­nis­mo.

Lo que di­ce la cien­cia. La cir­cu­la­ción me­jo­ra­da ayu­da a la lin­fa (un lí­qui­do que con­tie­ne mu­chas células que lu­chan con­tra las in­fec­cio­nes) a ha­cer su re­co­rri­do por el cuer­po. La ac­ti­vi­dad fí­si­ca dis­mi­nu­ye la pro­duc­ción de hor­mo­nas del es­trés, que pue­den da­ñar el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co.

Qué ha­cer. Cuan­do el be­bé pue­da mo­ver­se, de­be­mos ase­gu­rar­nos de que de­di­ca al me­nos me­dia ho­ra al día a ha­cer al­gún ti­po de ac­ti­vi­dad fí­si­ca. No tie­ne por qué ser ex­te­nuan­te, pue­de ser tan sim­ple y di­ver­ti­do co­mo dar vol­te­re­tas so­bre una man­ti­ta o ga­tear de­trás de una pe­lo­ta. La na­ta­ción es muy re­co­men­da­ble, aun­que ha­bría que es­pe­rar has­ta los tres o cua­tro me­ses de vi­da del be­bé pa­ra lle­var­le a una pis­ci­na que reú­na las con­di­cio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra esas eda­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.