Par­to

Ni de le­yen­da, ni de cuen­to chino. A me­di­da que se acer­que el mo­men­to des­cu­bri­rás que ca­si to­do el mun­do a tu al­re­de­dor tie­ne un con­se­jo o un va­ti­ci­nio pa­ra ti ba­sa­do en su pro­pia ex­pe­rien­cia o en la sa­bi­du­ría po­pu­lar. Pe­ro mu­chos de esos pro­nós­ti­cos so­lo

Ser Padres - - Sumario - Por: Juan Mar­tí­nez Ase­sor: Aria­na Se­rrano, mé­di­co ad­jun­to del Ser­vi­cio de Obs­te­tri­cia y Me­di­ci­na fe­tal del cen­tro Sa­lud de la Mu­jer De­xeus

Ver­da­de­ro o fal­so. ¿Tu par­to se­rá de fá­bu­la?

Te vas a po­ner de par­to por­que den­tro de na­da hay lu­na lle­na

Por mu­cho que se ha­ya de­mos­tra­do que es un fa­ke, es­te mi­to so­bre­vi­ve al pa­so de los si­glos y la in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca. La creen­cia po­pu­lar de que du­ran­te la fa­se de lu­na lle­na o ple­ni­lu­nio se pro­du­ce ma­yor nú­me­ro de na­ci­mien­tos es, po­si­ble­men­te, de las más arrai­ga­das. De he­cho, la co­ne­xión en­tre la mu­jer y la lu­na es tal que en mu­chos idio­mas la pa­la­bra mens­trua­ción sig­ni­fi­ca «cam­bio de lu­na». Sin em­bar­go hay múl­ti­ples es­tu­dios que han de­mos­tra­do que la fa­se lu­nar no in­flu­ye en la fre­cuen­cia de los par­tos, ni la pre­sión at­mos­fé­ri­ca en la ro­tu­ra es­pon­tá­nea de mem­bra­nas. Y, sen­ti­mos qui­tar­le emo­ción a asun­to, pe­ro las tor­men­tas y los eclip­ses tam­po­co in­ter­vie­nen en el na­ci­mien­to de los be­bés lo más mí­ni­mo.

Si tie­nes re­glas do­lo­ro­sas... ¡pre­pá­ra­te pa­ra el par­to!

«To­da la vi­da he su­fri­do unos do­lo­res mens­trua­les ho­rri­bles, así que me da­ba mu­cho mie­do que el día del par­to no pu­die­ran po­ner­me la epi­du­ral por cual­quier mo­ti­vo y no que­ría ni pen­sar en el do­lor de las con­trac­cio­nes. Pa­ra mi sor­pre­sa, to­do fue más lle­va­de­ro de lo que es­pe­ra­ba, lo he pa­sa­do peor en al­gu­nas re­glas», cuen­ta Ro­cío, que ha si­do ma­dre ha­ce un mes.

Par­ti­mos de la ba­se de que un par­to es lo que es: las fa­ses de di­la­ta­ción y ex­pul­si­vo son do­lo­ro­sas siem­pre. Sí que es cier­to que mu­chas mu­je­res tie­nen mens­trua­cio­nes do­lo­ro­sas de­bi­do a la en­do­me­trio­sis, una en­fer­me­dad que pro­du­ce in­fla­ma­ción crónica y, a ve­ces, ad­he­ren­cia de los ór­ga­nos pél­vi­cos en­tre sí. Con las con­trac­cio­nes del par­to el úte­ro se mo­vi­li­za y si exis­ten ad­he­ren­cias pue­de pro­du­cir­se más do­lor de lo ha­bi­tual. Pe­ro no siem­pre es así, de­pen­de de la cau­sa de los do­lo­res mens­trua­les. A cam­bio, te­ne­mos una bue­na no­ti­cia: a me­nu­do la re­gla due­le me­nos des­pués de te­ner hi­jos.

No se de­be co­mer ni be­ber na­da du­ran­te el tra­ba­jo del par­to

«El par­to de mi hi­ja ma­yor fue eterno. Aun­que parezca ra­ro, al fi­nal yo lo que es­ta­ba es des­ma­ya­da de ham­bre. Nun­ca he lle­va­do bien los ayu­nos y te­ner que pa­sar tan­tas ho­ras sin co­mer me dio una flo­je­ra tre­men­da y me pu­so de muy mal hu­mor », re­cuer­da Au­ro­ra, ma­dre de dos ni­ñas.

Du­ran­te mu­chos años, se ha prohi­bi­do a las mu­je­res co­mer y be­ber du­ran­te el tra­ba­jo de par­to. Pa­ra al­gu­nas ma­dres la prohi­bi­ción de to­mar ali­men­tos só­li­dos o lí­qui­dos du­ran­te el par­to re­pre­sen­ta un gran pro­ble­ma y pue­de su­po­ner una ex­pe­rien­cia real­men­te des­agra­da­ble.

La reali­dad es que no exis­te su­fi­cien­te evi­den­cia que jus­ti­fi­que el ayuno en el tra­ba­jo de par­to por el ries­go de as­pi­ra­ción del con­te­ni­do gás­tri­co. Las mu­je­res con em­ba­ra­zo de ba­jo ries­go y pro­gre­sión nor­mal del par­to que lo deseen pue­den be­ber agua, be­bi­das iso­tó­ni­cas, zu­mo sin pul­pa o co­mer al­gún ali­men­to en pe­que­ñas can­ti­da­des.

Si quie­res que naz­ca ya, man­tén más re­la­cio­nes se­xua­les

«Mi hi­jo se es­ta­ba ha­cien­do el re­mo­lón y yo me sen­tía muy pe­sa­da, ha­bría da­do lo que fue­ra pa­ra que se me ade­lan­ta­ra el par­to unos días. Mi her­ma­na me dio la cla­ve: prac­ti­car más se­xo pa­ra des­en­ca­de­nar el par­to. Pa­re­cía una so­lu­ción di­ver­ti­da y sen­ci­llí­si­ma, pe­ro… No fui­mos ca­pa­ces de en­con­trar una pos­tu­ra com­pa­ti­ble con mi tri­pa y mis ama­gos de lum­ba­go, y a nin­guno de los dos nos ape­te­cía mu­cho, la ver­dad», ex­pli­ca Ana, ma­dre de un ni­ño de seis me­ses.

Hay una creen­cia ex­ten­di­da de que el se­xo du­ran­te las úl­ti­mas se­ma­nas del em­ba­ra­zo pue­de pro­vo­car el ini­cio del par­to. Se ba­sa en el he­cho de que el se­men con­tie­ne pros­ta­glan­di­nas, una sus­tan­cia que pro­vo­ca con­trac­cio­nes ute­ri­nas de for­ma na­tu­ral. Sin em­bar­go, los es­tu­dios rea­li­za­dos so­bre el te­ma no han po­di­do de­mos­trar que es­ta re­la­ción sea cier­ta.

Los par­tos de mi ma­dre y los de mi abue­la fue­ron muy com­pli­ca­dos. Ya sé lo que me va a to­car

Mu­chas mu­je­res se plan­tean si el ti­po de par­to que han te­ni­do las mu­je­res de su fa­mi­lia pue­de in­fluir en su pro­pio par­to. La ma­yo­ría de fac­to­res que in­flu­yen en có­mo se­rá un par­to no es­tán re­la­cio­na­dos con la he­ren­cia ge­né­ti­ca, sino con otras cir­cuns­tan­cias, co­mo el ta­ma­ño y po­si­ción del be­bé, los cui­da­dos de la ma­dre en el em­ba­ra­zo o a la ma­ne­ra en la que se ini­cia el tra­ba­jo de par­to. El úni­co fac­tor que se pue­de he­re­dar de ma­dres a hi­jas es el ta­ma­ño y for­ma de la pel­vis, lo cual no es siem­pre si­nó­ni­mo de par­to com­pli­ca­do o ce­sá­rea. Pien­sa tam­bién que la me­di­ci­na ha avan­za­do bas­tan­te des­de que tu ma­dre dio a luz, y que la per­cep­ción de que un par­to ha si­do «ho­rro­ro­so» es muy sub­je­ti­va. A mu­chas mu­je­res les en­can­ta con­tar sus par­tos con to­do ti­po de de­ta­lles, no te de­jes im­pre­sio­nar. Ca­da par­to es dis­tin­to, in­clu­so los de la mis­ma mu­jer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.