2 años

Las emo­cio­nes se ex­pre­san con el tono de voz, los ges­tos, la pos­tu­ra… Y to­do es­to ne­ce­si­ta un en­tre­na­mien­to. Los pa­dres so­mos el mo­de­lo de nues­tros hi­jos. Si reac­cio­na­mos mal no po­de­mos pe­dir­le al ni­ño que cuan­do es­té en­fa­da­do o tris­te ex­pre­se sus emo­cion

Ser Padres - - Sumario -

Mi hi­jo, el más ex­pre­si­vo del mun­do.

Pa­ra los ni­ños de dos años, la per­cep­ción y ex­pre­sión de las emo­cio­nes es cla­ve. Aún no son ca­pa­ces de ver­ba­li­zar to­do lo que les pa­sa y, sin em­bar­go, son maes­tros en co­mu­ni­car el amor, la ra­bia, los ce­los, su de­seo de in­de­pen­den­cia o sus mie­dos. Pe­ro, ¿de ver­dad en­ten­de­mos lo que nos di­cen? ¿Es­ta­mos in­ter­pre­tan­do bien las se­ña­les? Laura es­tá fren­te a la puer­ta de su ha­bi­ta­ción ce­rra­da, mi­ran­do al suelo. Cuan­do pre­ten­de­mos en­trar, gri­ta «¡No, no!». «¿Qué has he­cho, Laura?», le pre­gun­ta­mos. «No», re­pi­te la ni­ña, in­ca­paz de le­van­tar la vis­ta.

Qué sig­ni­fi­ca A es­ta edad cre­ce mu­cho la con­cien­cia que tie­nen los ni­ños de sí mis­mos, del re­sul­ta­do de sus ac­cio­nes y de las ex­pec­ta­ti­vas de sus pa­dres. ¡Em­pie­zan a ha­cer­se res­pon­sa­bles de sus ac­tos! Cla­ra­men­te, Laura sa­be que ha he­cho al­go mal. Ha­ce unos me­ses no te­nía con­cien­cia de na­da se­me­jan­te.

Qué ha­cer Lo pri­me­ro, acep­tar y va­li­dar sus emo­cio­nes, y pre­gun­tar­le con cal­ma: «¿Qué pa­sa, es­tás preo­cu­pa­da? ¿Hay al­go que no me quie­res con­tar? ¿Se ha ro­to al­go?». To­das las emo­cio­nes trans­mi­ten in­for­ma­ción, cuen­tan al­go. Es im­por­tan­te ser cons­cien­tes de ello y no an­ti­ci­par­nos: vea­mos qué ha su­ce­di­do, no nos en­fa­de­mos a prio­ri. Si reac­cio­na­mos a su com­por­ta­mien­to con un ex­ce­so de preo­cu­pa­ción o alar­ma le es­ta­mos trans­mi­tien­do el men­sa­je de que hay emo­cio­nes que no pue­den ex­pe­ri­men­tar y en la edad adul­ta ten­de­rá a re­pri­mir­las. Ade­más, cuan­do sa­ca­mos con­clu­sio­nes sin sa­ber qué ha pa­sa­do («¡Se­gu­ro que has he­cho una tras­ta­da!») en­ca­si­lla­mos al ni­ño en un pa­pel y no le da­mos li­ber­tad pa­ra ser de otra ma­ne­ra.

Así pues, sin en­fa­dos y, si la ni­ña ha ro­to o ha es­tro­pea­do al­go, bus­que­mos la me­jor ma­ne­ra de com­pen­sar el da­ño. ¿Qué tal lim­piar jun­tas las pin­ta­das de ro­tu­la­dor de la pa­red? Si su com­por­ta­mien­to es re­cu­rren­te, en­ton­ces sí que se­rá con­ve­nien­te ha­cer­le en­ten­der las con­se­cuen­cias de su mal com­por­ta­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.