Edu­car

Ser Padres - - Sumario -

Res­pon­de el psi­có­lo­go Luciano Mon­te­ro.

Las ma­dres tie­nen de­re­cho a com­pa­gi­nar pro­fe­sión e hi­jos sin re­mor­di­mien­to de con­cien­cia. Pe­ro a ve­ces la ma­ter­ni­dad es es­pe­cial­men­te du­ra pa­ra las mu­je­res que desem­pe­ñan una pro­fe­sión fue­ra del ho­gar. Por un la­do, de­ben se­guir cum­plien­do la­bo­ral­men­te al rit­mo de siem­pre, pe­ro por otro, tam­bién de­ben ejer­cer co­mo ma­dres con to­do lo que con­lle­va: ma­yor nú­me­ro de ta­reas do­més­ti­cas, de­di­ca­ción al be­bé, or­ga­ni­za­ción de su cui­da­do du­ran­te el ho­ra­rio la­bo­ral... Eso su­po­ne un ex­ce­so de exi­gen­cia pa­ra ha­cer bien los dos pa­pe­les (el de ma­dre y el de tra­ba­ja­do­ra) y tam­bién pue­de ge­ne­rar un sen­ti­mien­to de cul­pa­bi­li­dad por pen­sar que, pe­se a to­dos los in­ten­tos, no se atien­de a los hi­jos co­mo se de­bie­ra.

Aquí con­flu­yen va­rios fac­to­res. Por una par­te, el es­pe­cial víncu­lo en­tre ma­dre y be­bé, pe­ro tam­bién as­pec­tos de edu­ca­ción, cul­tu­ra, pre­sión so­cial (por ejem­plo, el pa­dre no sue­le vi­vir es­te di­le­ma, o lo vi­ve mu­cho me­nos). Por eso, el mo­men­to de se­pa­rar­se del ni­ño pa­ra re­in­cor­po­rar­se al tra­ba­jo pue­de su­po­ner una es­pe­cie de des­ga­rro acom­pa­ña­do de sen­ti­mien­tos de cul­pa, que se ve in­cre­men­ta­do en mo­men­tos crí­ti­cos, por ejem­plo cuan­do el ni­ño se po­ne en­fer­mo y no es po­si­ble es­tar to­do el tiem­po a su la­do, o si la ma­dre de­be via­jar por mo­ti­vos la­bo­ra­les.

Pe­ro la in­ves­ti­ga­ción acu­mu­la­da so­bre es­te te­ma in­di­ca que los ni­ños no se ven per­ju­di­ca­dos por la au­sen­cia dia­ria de la ma­dre, una vez que se cum­plan cier­tas con­di­cio­nes. Esas con­di­cio­nes son prin­ci­pal­men­te la na­tu­ra­le­za y va­lía de los cui­da­dos sus­ti­tu­tos, cu­ya es­ta­bi­li­dad y ca­li­dad son esen­cia­les. Por otro la­do, prác­ti­ca­men­te no hay di­fe­ren­cias en el desa­rro­llo in­te­lec­tual, so­cial y emo­cio­nal en­tre los hi­jos de mu­je­res tra­ba­ja­do­ras y no tra­ba­ja­do­ras.

No hay ra­zón ob­je­ti­va por la que las ma­dres tra­ba­ja­do­ras de­ban sen­tir­se cul­pa­bles. Siem­pre que man­ten­gan una re­la­ción con­ti­nua con sus hi­jos, el he­cho de que los atien­dan otras per­so­nas no tie­ne por qué pro­du­cir efec­tos ad­ver­sos e in­clu­so pue­de ser una ex­pe­rien­cia en­ri­que­ce­do­ra pa­ra ellos.

Úni­ca­men­te exis­ten aún cier­tas du­das so­bre los efec­tos de la jor­na­da la­bo­ral com­ple­ta de la ma­dre du­ran­te el pri­mer año de vi­da del ni­ño, por lo que se re­co­mien­da, si se tie­ne op­ción, pos­po­ner el tra­ba­jo a jor­na­da com­ple­ta has­ta que el ni­ño cum­pla un año.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.