1 año

Son su­fi­cien­te­men­te im­por­tan­tes co­mo pa­ra que las va­lo­re el pe­dia­tra, pe­ro no tie­ne sen­ti­do que los pa­dres uti­li­ce­mos es­tas ci­fras pa­ra ha­cer com­pe­ti­cio­nes so­bre «a ver quién se sa­le de la ta­bla».

Ser Padres - - Sumario - Por: Lo­la Tei­xi­dó

Per­cen­ti­les. Ma­nual de ins­truc­cio­nes.

Hoy ha­ce 12 me­ses que na­ció So­fía y su fa­mi­lia va a ce­le­brar­lo con una tar­ta he­cha por su tía, glo­bos y mu­chas fo­tos. Es una ni­ña sa­na y fe­liz: en la re­vi­sión del año la pe­dia­tra aca­ba de con­tar­les a sus pa­dres que es­tá en el per­cen­til 60 de pe­so y 90 de ta­lla. En cuan­to al pe­rí­me­tro cra­neal, con­ti­núa en el 50. Sus pa­dres es­tán en­can­ta­dos con el «ve­re­dic­to» de la doc­to­ra, pues di­ce que to­do es­tá bien, pe­ro real­men­te no sa­ben có­mo in­ter­pre­tar esos nú­me­ros. Es­tas orien­ta­cio­nes pue­den ser­vir de guía.

De­pen­den del ori­gen o la ra­za

Los per­cen­ti­les son da­tos es­ta­dís­ti­cos que se ob­tie­nen tras me­dir la al­tu­ra, el pe­so y el pe­rí­me­tro cra­neal de un nú­me­ro sig­ni­fi­ca­ti­vo de ni­ños sa­nos a lo lar­go de su cre­ci­mien­to.

Los pe­dia­tras sue­len uti­li­zar los per­cen­ti­les ob­te­ni­dos de ni­ños con ca­rac­te­rís­ti­cas si­mi­la­res a los que pa­san por su con­sul­ta. Por eso, en Es­pa­ña se uti­li­zan co­mo re­fe­ren­cia los de la fun­da­ción Or­be­go­zo, que se ba­san en me­di­das de ni­ños de nues­tro en­torno. Pa­ra pe­que­ños de otras na­cio­na­li­da­des o et­nias pue­den usar­se los per­cen­ti­les de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud, que se han ob­te­ni­do ana­li­zan­do el cre­ci­mien­to de ni­ños de di­fe­ren­tes pro­ce­den­cias y ra­zas.

Sir­ven pa­ra va­lo­rar el desa­rro­llo

¿Qué sig­ni­fi­ca en­ton­ces que So­fía es­tá en el per­cen­til 90 de ta­lla? Pues que es­tá por en­ci­ma de la me­dia (que es el 50) y que co­mo ella hay un 10% de ni­ñas de su edad en la po­bla­ción es­tu­dia­da. Si se en­con­tra­ra en el per­cen­til 10 es­ta­ría por de­ba­jo de la me­dia y co­mo ella tam­bién ha­bría un 10% de ni­ñas de la po­bla­ción de re­fe­ren­cia.

Los per­cen­ti­les sir­ven pa­ra de­tec­tar ano­ma­lías en el cre­ci­mien­to. Por eso, más que sa­ber dón­de se si­túa un ni­ño en un mo­men­to con­cre­to, lo im­por­tan­te es ver có­mo evo­lu­cio­nan los va­lo­res. Si un ni­ño se des­vía mu­cho de un va­lor pre­vio y pa­sa, por ejem­plo, de un per­cen­til 90 a otro de 30, es­ta va­ria­ción se­ría una lla­ma­da de aten­ción pa­ra el pe­dia­tra. Aun­que am­bos va­lo­res fue­ran «normales», el pe­dia­tra con­tro­la­ría su evo­lu­ción, por­que ahí es don­de se es­tá pro­du­cien­do la ano­ma­lía.

Pe­ro hay una ex­cep­ción a es­ta re­gla: en los pri­me­ros dos años de vi­da los per­cen­ti­les pue­den ex­pe­ri­men­tar más va­ria­cio­nes y no tie­ne por qué sig­ni­fi­car na­da. El mo­ti­vo es que el pe­so y la lon­gi­tud del be­bé al na­cer tie­nen re­la­ción fun­da­men­tal­men­te con la nu­tri­ción y otros fac­to­res de cre­ci­mien­to du­ran­te el em­ba­ra­zo. Es­tos fac­to­res sue­len man­te­ner­se los pri­me­ros seis me­ses de vi­da, pe­ro des­pués el ni­ño va en­ca­jan­do en el per­cen­til que le co­rres­pon­de. A par­tir de los nue­ve años se­rá la pu­ber­tad la que mar­que los cam­bios. El ini­cio nor­mal de la pu­ber­tad es muy va­ria­ble y su cre­ci­mien­to se re­la­cio­na­rá en es­tas eta­pas más con su desa­rro­llo pu­be­ral que con la edad.

La he­ren­cia ge­né­ti­ca cuen­ta en su va­lo­ra­ción

Pe­ro no so­lo im­por­ta la evo­lu­ción. Al in­ter­pre­tar los per­cen­ti­les tam­bién hay que te­ner en cuen­ta la ge­né­ti­ca y la sa­lud del ni­ño. Por ejem­plo, una ta­lla en per­cen­til 10 que se man­tie­ne du­ran­te la in­fan­cia pue­de ser nor­mal si los pa­dres tie­nen una ta­lla equi­va­len­te en adul­tos, pe­ro pue­de no ser­lo si los pa­dres de ese ni­ño son al­tos y les co­rres­pon­de­ría una ta­lla en per­cen­til 90.

Por eso, coin­ci­den to­dos los pe­dia­tras, es ca­si im­po­si­ble pen­sar en una pa­to­lo­gía con­cre­ta so­lo con la in­for­ma­ción de los per­cen­ti­les. Úni­ca­men­te son un da­to más en la va­lo­ra­ción de cual­quier des­via­ción del desa­rro­llo del ni­ño. Mu­chas en­fer­me­da­des pue­den cau­sar una evo­lu­ción anor­mal, des­de las que no en­tra­ñan nin­gu­na gra­ve­dad, co­mo una gas­tro­en­te­ri­tis o un ca­ta­rro, a pro­ble­mas más se­rios. Por eso es im­por­tan­te po­ner­los siem­pre en re­la­ción con otros sig­nos y sín­to­mas.

Se tie­nen en cuen­ta mien­tras el ni­ño cre­ce

El pe­dia­tra mi­de la ta­lla, el pe­so y el pe­rí­me­tro cra­neal de los ni­ños des­de que na­cen has­ta que con­clu­ye su desa­rro­llo. Si bien sue­le apro­ve­char las re­vi­sio­nes pe­diá­tri­cas pa­ra ha­cer el se­gui­mien­to, pe­di­rá a los pa­dres que vuel­van cuan­do con­si­de­re im­por­tan­te se­guir la evo­lu­ción de los per­cen­ti­les con más fre­cuen­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.