Na­ce con una en­fer­me­dad

Ser Padres - - Bienvenido -

La an­gus­tia de te­ner un re­cién na­ci­do en­fer­mo pue­de lle­gar a blo­quear a mu­chos pa­dres o ma­dres. Por un la­do pue­de ge­ne­rar un fuer­te de­seo de pro­te­ger al be­bé, pe­ro por otro pue­de pro­vo­car el mo­vi­mien­to con­tra­rio, el de bus­car la se­pa­ra­ción, ge­ne­ra­do por el mie­do y la de­cep­ción.

Los pa­dres de un be­bé en­fer­mo de­ben dar­se tiem­po pa­ra acep­tar la si­tua­ción que es­tán vi­vien­do y acep­tar sus emo­cio­nes. Si, a pe­sar de la am­bi­va­len­cia per­ma­ne­cen jun­to a su hi­jo, fa­vo­re­cen el con­tac­to y se dan tiem­po pa­ra co­no­cer­se y lo nor­mal es que se va­yan vin­cu­lan­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.