Una ca­sa «a prue­ba de ni­ños»

Ser Padres - - 3-4 Años -

Te­ner ni­ños pe­que­ños obli­ga a acon­di­cio­nar la ca­sa du­ran­te unos años de mo­do es­pe­cial. No va­len las ca­sas-mu­seo, las ca­sas de «mí­ra­me y no me to­ques». Son ne­ce­sa­rias unas cuan­tas pre­cau­cio­nes:

Pa­re­des de pin­tu­ras plás­ti­cas, la­va­bles, por lo me­nos las de su cuar­to y has­ta cier­ta al­tu­ra. Y pi­za­rras que po­der pin­ta­rra­jear.

Re­ti­rar los ob­je­tos de­li­ca­dos, los de va­lor sen­ti­men­tal o eco­nó­mi­co y los que su­po­nen pe­li­gro si se rom­pen.

De­jar fue­ra de su al­can­ce las fi­gu­ri­tas de

cris­tal, las lám­pa­ras de me­sa, los ja­rro­nes de por­ce­la­na, la co­lec­ción de li­bros an­ti­guos o los so­fis­ti­ca­dos equi­pos elec­tró­ni­cos.

En­ce­rrar ba­jo lla­ve, em­pa­que­tar, uti­li­zar las al­tu­ras o de­di­car al­gún cuar­to bien guar­da­do es­pe­cial­men­te pa­ra el ma­te­rial de­li­ca­do.

Pe­ro tam­bién hay que ir ha­cién­do­les res

pon­sa­bles, en­se­ñán­do­les qué ob­je­tos re­quie­ren más cui­da­do, cuá­les se pue­den rom­per fá­cil­men­te, cuá­les son im­po­si­bles de re­po­ner o bien son es­pe­cial­men­te cos­to­sos o di­fí­ci­les de re­pa­rar si se es­tro­pean.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.