Y aho­ra ¿Qué voy a co­mer?

No te preo­cu­pes. Pue­des co­mer ca­si de to­do. Pe­ro de una ma­ne­ra más cons­cien­te, se­lec­cio­nan­do ali­men­tos sa­nos y adop­tan­do al­gu­nas me­di­das de hi­gie­ne pa­ra evi­tar in­fec­cio­nes.

Ser Padres - - SUMARIO -

Du­ran­te el em­ba­ra­zo vas a te­ner ne­ce­si­da­des nu­tri­cio­na­les especiales. Es­to no quie­re de­cir que de­bas rea­li­zar cam­bios drás­ti­cos en la die­ta, sino te­ner un ma­yor con­trol so­bre ella y ase­gu­rar­te aque­llos ali­men­tos que ne­ce­si­táis pa­ra que la ges­ta­ción sea sa­lu­da­ble. Lo ideal es que pla­ni­fi­ques con an­te­la­ción es que pla­ni­fi­ques un me­nú se­ma­nal te­nien­do en cuen­ta los pla­tos al­ta­men­te re­co­men­da­dos y evi­tan­do los que os pue­den per­ju­di­car.

Co­mes pa­ra dos, no por dos

La ga­nan­cia de pe­so de­pen­de de cuán­to pe­sas an­tes de la ges­ta­ción. Si se par­te de un ba­jo pe­so, pue­des ga­nar has­ta 15 kg. Pe­ro lo nor­mal es que se au­men­te en­tre 10 y 12. Lo im­por­tan­te es que co­mas bien y equi­li­bra­do: no pue­den fal­tar a dia­rio las ver­du­ras, hor­ta­li­zas y fru­tas y ade­más: 2-4 ve­ces a la se­ma­na le­gum­bres, de 3-4 ra­cio­nes de pes­ca­do, 3-4 car­nes ma­gras o blan­cas y 3-4 hue­vos por se­ma­na. “Un tru­co es ha­cer de cua­tro a cin­co co­mi­das al día que con­ten­ga to­dos los gru­pos de ali­men­tos y com­bi­nar­los pa­ra que­dar­te más sa­cia­da. Por ejem­plo, ade­más de las tres co­mi­das prin­ci­pa­les, a me­dia ma­ña­na to­ma un yo­gur y una fru­ta o una man­za­na y un pu­ña­do de al­men­dras”, acon­se­ja la nu­tri­cio­nis­ta Marta An­gue­ra, coor­di­na­do­ra del Gra­do de Nu­tri­ción Hu­ma­na y Die­té­ti­ca de la Uni­ver­si­dad Ramón Llull, en Bar­ce­lo­na.

Ol­ví­da­te de las die­tas res­tric­ti­vas

Es­tán ter­mi­nan­te­men­te prohi­bi­das, so­bre to­do al fi­nal del em­ba­ra­zo, aun­que ha­yas ga­na­do unos ki­los de más. “Las ne­ce­si­da­des ener­gé­ti­cas del be­bé en el úl­ti­mo tri­mes­tre son ma­yo­res y so­me­ter a la ma­dre a una die­ta res­tric­ti­va ha­rá que ella

se que­de sin re­ser­vas, dé­bil y can­sa­da, por­que el cuer­po siem­pre pro­te­ge­rá al fe­to”, aler­ta Marta An­gue­ra. Pe­ro ade­más, se co­rre el ries­go de au­men­tar la li­be­ra­ción de cuer­pos ce­tó­ni­cos, unas sus­tan­cias que pue­den pro­du­cir una ma­yor pér­di­da de agua cor­po­ral pa­ra eli­mi­nar­los. Ade­más mien­tras hay ce­to­sis el flu­jo de glu­co­sa al fe­to pue­de que­dar más com­pro­me­ti­do.

Más hi­gie­ne pe­ro sin ago­bios

No te ob­se­sio­nes, pe­ro sí pres­ta más aten­ción a có­mo la­vas, cor­tas y co­ci­nas al­gu­nos ali­men­tos fres­cos co­mo las fru­tas, ver­du­ras, car­nes o pes­ca­dos. Y es que exis­ten al­gu­nos mi­cro­or­ga­nis­mos co­mo bac­te­rias y pa­rá­si­tos (lis­te­ria o to­xo­plas­ma, por ejem­plo) ca­pa­ces de trans­mi­tir in­fec­cio­nes gra­ves. Pa­ra evi­tar­lo, lo me­jor es que no con­su­mas ali­men­tos cru­dos de ori­gen ani­mal. Pe­la las fru­tas, de­sin­fec­ta las ver­du­ras que vas a co­mer cru­das (con pro­duc­tos ti­po Amu­ki­na) y lá­va­las ba­jo el cho­rro del gri­fo. No uti­li­ces las mis­mas su­per­fi­cies o he­rra­mien­tas pa­ra ma­ni­pu­lar cru­dos y co­ci­na­dos. Si to­mas al­gún pre­co­ci­na­do, ca­lién­ta-

lo has­ta que sal­ga va­por. Ten cui­da­do con que­sos ti­po Brie, Ca­mem­bert o Ro­que­fort. Com­prue­ba siem­pre que han si­do ela­bo­ra­dos con le­che pas­teu­ri­za­da. Si no es­tás se­gu­ra (por ejem­plo, con pro­duc­tos ar­te­sa­nos), me­jor eví­ta­los.

¿Co­mi­da ba­su­ra? No, gra­cias

Y es que lo que co­mes de­ter­mi­na­rá los gus­tos del ni­ño al na­cer ya que tu die­ta edu­ca las pa­pi­las gus­ta­ti­vas del fe­to a tra­vés del lí­qui­do am­nió­ti­co. Su sa­bor va­ría en fun­ción de los ali­men­tos que con­su­me la ma­dre. Si to­ma mu­chas fru­tas y ver­du­ras du­ran­te el em­ba­ra­zo y la lac­tan­cia, el sa­bor le es fa­mi­liar al be­be y, en el mo­men­to de in­tro­du­cir es­tos ali­men­tos en su die­ta los acep­ta­rá me­jor, se­gún un es­tu­dio rea­li­za­do por la Ju­lie A. Men­ne­lla, de la Uni­ver­si­dad de Phi­la­delp­hia (Es­ta­dos Uni­dos).

¿Pue­do co­mer pes­ca­do?

Sí. So­bre to­do, “el azul ya que con­tie­ne áci­dos gra­sos ome­ga 3 me­jo­ran el desa­rro­llo del sis­te­ma ner­vio­so, la fun­ción cog­ni­ti­va, la vi­sión del be­bé y re­du­ce el ries­go de un par­to pre­ma­tu­ro. Sin em­bar­go, ten cui­da­do con los gran­des pe­ces co­mo el ti­bu­rón, el pez es­pa­da o el atún ro­jo. Acu­mu­lan mu­chos me­ta­les pe­sa­dos co­mo el mer­cu­rio y en gran­des can­ti­da­des son pe­li­gro­sos pa­ra la sa­lud”, aler­ta An­gue­ra. Tam­po­co con­su­mas pes­ca­do ahu­ma­do a no ser que es­té co­ci­na­do.

¡Siem­pre ac­ti­va!

Una ac­ti­vi­dad de ba­jo im­pac­to ha­rá que te sien­tas me­jor, con­tro­la­rá tu pe­so y evi­ta­rá pro­ble­mas co­mo la preeclam­psia. ¿El me­jor? El que más te gus­te y se adap­te a tu con­di­ción fí­si­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.