Bron­quio­li­tis.

Se tra­ta de una in­fla­ma­ción y acu­mu­la­ción de mo­cos en las vías aé­reas más pe­que­ñas de los pul­mo­nes lla­ma­dos bron­quio­los. Afec­ta prin­ci­pal­men­te a los pe­ques me­no­res de dos años y preo­cu­pa so­bre­ma­ne­ra a to­dos los pa­pás. ¿Có­mo pre­ve­nir­la?

Ser Padres - - SUMARIO -

La tos, la fie­bre y la fal­ta de ape­ti­to son sus se­ña­les más ca­rac­te­rís­ti­cas

La bron­quio­li­tis es una enfermedad res­pi­ra­to­ria cau­sa­da prin­ci­pal­men­te por el vi­rus res­pi­ra­to­rio sin­ci­tial ( VRS). Co­mien­za co­mo un ca­ta­rro co­mún, con su tos y sus mo­cos, pe­ro tras es­tos sín­to­mas afec­ta a los bron­quio­los y, en­ton­ces, el pe­que­ño co­mien­za a pre­sen­tar di­fi­cul­ta­des pa­ra res­pi­rar: au­men­tan el rit­mo de la res­pi­ra­ción, se le mar­can las cos­ti­llas al to­mar ai­re, se le mue­ve mu­cho el ab­do­men al res­pi­rar o se le es­cu­chan “sil­bi­dos”... En la bron­quio­li­tis, la vía aé­rea se obs­tru­ye de­bi­do a la in­fla­ma­ción de las pa­re­des de los bron­quio­los. De­bi­do a es­to el ni­ño co­mien­za a es­tar des­ani­ma­do, se po­ne pá­li­do y au­men­ta su tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral. En la bron­quio­li­tis, la vía aé­rea de obs­tru­ye de­bi­do a la hin­cha­zón de las pa­re­des de los bron­quio­los.

Sín­to­mas de la bron­quio­li­tis

E te A p El com­bo ya men­cio­na­do: tos, fie­bre e inape­ten­cia, que pro­vo­ca que el pe­que se de­bi­li­te. Ade­más, el ni­ño pre­sen­ta fa­ti­ga, res­pi­ra­ción rá­pi­da o si­bi­lan­te, pro­ble­mas al res­pi­rar, cuan­do in­ha­la se le hun­den los múscu­los de las cos­ti­llas y, en los ca­sos más gra­ves, se le po­ne la piel, los la­bios y las uñas azu­la­dos.

¿Quié­nes son más vulnerables?

La bron­quio­li­tis es muy co­mún, no siem­pre es gra­ve, pe­ro en­tre el 11% y 19% de los ni­ños me­no­res de dos años la su­fri­rán. La ma­yor par- te de los ni­ños in­fec­ta­dos por el VRS so­la­men­te pa­de­cen un li­ge­ro res­fria­do. Sin em­bar­go, en los be­bés lac­tan­tes in­fec­ta­dos por es­te vi­rus con­cre­to es más pro­ba­ble que des­en­ca­de­ne en bron­quio­li­tis. Es­to se de­be a que sus vías aé­reas son es­tre­chas y se blo­quean con fa­ci­li­dad cuan­do se in­fla­man. Por eso la bron­quio­li­tis es más gra­ve en los me­no­res de seis me­ses y en especial en los re­cién na­ci­dos (me­no­res de un mes), así co­mo en los pre­ma­tu­ros con pro­ble­mas res­pi­ra­to­rios al na­cer. Ade­más es­tos pe­ques, al­gu­nos otros son más vulnerables a su­frir­la, por ejem­plo los be­bés con car­dio­pa­tías con­gé­ni­tas he­mo­di­ná­mi­ca­men­te sig­ni­fi­ca­ti­vas, ya que es­tos pe­ques tie­nen ma­yor ries­go de su­frir in­fec­cio­nes res­pi­ra­to­rias gra­ves. Por otro la­do, es bas­tan­te co­mún que a un epi­so­dio de bron­quio­li­tis le si­gan re­pe­ti­dos ca­ta­rros de ori­gen ví­ri­co, acom­pa­ña­do de mu­chos mo­cos. Es po­si­ble, tam­bién que al­guno aca­be pa­de­cien­do as­ma, por lo que el pe­dia­tra de­be­rá con­tro­lar su evo­lu­ción.

Pre­ven­ción de la bron­quio­li­tis

La bron­quio­li­tis se con­ta­gia prin­ci­pal­men­te to­can­do ob­je­tos con­ta­mi­na­dos con el vi­rus y lue­go to­cán­do­se los ojos, la na­riz o la bo­ca. Por eso es im­por­tan­te que las per­so­nas con in­fec­cio­nes res­pi­ra­to­rias, aun­que sea un sim­ple ca­ta­rro, se la­ven las ma­nos a me­nu­do y, so­bre to­do, an­tes y des­pués de to­car al ni­ño o los ob­je­tos que el pe­que uti­li­za. Es im­por­tan­te tam­bién evi­tar si­tios con­cu­rri­dos o don­de ha­ya mu­chos ni­ños y hay que evi­tar por com­ple­to la ex­po­si­ción al hu­mo del ta­ba­co. Se recomienda, siem­pre que sea po­si­ble, con­ti­nuar con la lac­tan­cia ma­ter­na, ya que los ni­ños lac­tan­tes es­tán más pro­te­gi­dos con­tra la bron­quio­li­tis.

Fuen­te: Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Pe­dia­tría

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.