Mi hi­jo es un pe­gón... ¿o es vio­len­to?

En un país don­de uno de ca­da diez ni­ños su­fren acoso es­co­lar la pre­gun­ta pa­re­ce ca­da vez más ob­via. ¿Có­mo y cuán­do fre­nar las ac­ti­tu­des vio­len­tas de los ni­ños?

Ser Padres - - SUMARIO -

Que un ni­ño ten­ga una pe­rra pa­ra sa­lir­se con la su­ya, que un día se le es­ca­pe la mano por­que es­tá ra­bio­so o que gri­te al­go “que nun­ca de­be­ría ha­ber di­cho” es nor­mal. Los ex­per­tos coin­ci­den: la cla­ve es­tá en si se re­pi­te con fre­cuen­cia. Es es­pe­ra­ble que un ni­ño apren­da a con­tro­lar su ira o su frus­tra­ción - de he­cho tie­ne que apren­der a ha­cer­lo- y que mu­chas ve­ces, al no po­der, se le es­ca­pe el ge­nio de ma­ne­ra ver­bal o fí­si­ca. Có­mo in­ter­ve­nir co­rrec­ta­men­te en su edu­ca­ción pa­ra evi­tar que eso va­ya a más es una pre­gun­ta que se ha­cen pa­dres y edu­ca­do­res de ma­ne­ra re­cu­rren­te, có­mo iden­ti­fi­car una eta­pa co­mo un pro­ble­ma, có­mo saber, en de­fi­ni­ti­va, si nues­tro hi­jo es un pe­gón o es… vio­len­to. Mu­chas ve­ces, las cau­sas que mo­ti­van la agre­si­vi­dad in­fan­til es­tán en ca­sa ( se dis­cu­te de ma­ne­ra agre­si­va, se dan gri­tos o por­ta­zos), en la so­bre­ex­po­si­ción a es­ce­nas vio­len­tas (en vi­deo­jue­gos, pe­lí­cu­las o no­ti­cias) o en la ma­la ges­tión de las pro­pias emo­cio­nes del ni­ño (que no sa­be iden­ti­fi­car su ira, su es­trés, su preo­cu­pa­ción o su tris­te­za). Mi­guel Sil­vei­ra, psi­có­lo­go clí­ni­co y au­tor de

A edu­car tam­bién se apren­de, ex­pli­ca que hay que edu­car a los hi­jos en mo­de­los pro­so­cia­les, es de­cir, “en un am­bien­te de cor­dia­li­dad y buen tra­to, ade­más de ins­truir­les con me­dios, re­for­zar sus con­duc­tas po­si­ti­vas y san­cio­nar las vio­len­tas”. Tie­nen que te­ner cla­ro, in­sis­te, “que hay lí­mi­tes que no se pue­den re­ba­sar ja­más por­que el ni­ño ne­ce­si­ta ser ins­trui­do, ne­ce­si­ta apren­der có­mo com­por­tar­se y si trans­gre­de las nor­mas, pa­gar las con­se­cuen­cias”. Hay dos ti­pos de con­duc­tas, las an­ti­so­cia­les (las del ni­ño que muer­de, que pe­ga, que em­pu­ja) y las so­cia­les (las del que es em­pá­ti­co, que ayu­da y jue­ga con otros). En­se­ñar­le la di­fe­ren­cia en­tre am­bas es bá­si­co

pa­ra la pro­pia ges­tión de sus emo­cio­nes y ahí es­tá la cla­ve, en ob­ser­var y en con­tro­lar.

Diag­nós­ti­co y con­tex­to

Hay cua­tro ni­ve­les a ana­li­zar a la ho­ra de ver el com­por­ta­mien­to de un ni­ño, nos ex­pli­ca Sil­vei­ra. “Pri­me­ro, el personal, y es que el ni­ño ha­lla en la violencia una for­ma de ob­te­ner al­go, ya sea un ba­lón o la acep­ta­ción del gru­po. Se­gun­do, el fa­mi­liar, y es que cuan­do es­ta ac­ti­tud lle­ga al ho­gar no se de­be con­sen­tir, no se de­be aplau­dir, no pue­de ha­cer­nos gra­cia y no po­de­mos ha­cer co­mo que no lo he­mos vis­to. Si no se fre­na o se to­le­ra, si un ni­ño des­cu­bre que ese mo­do de gri­tar, de pe­gar, de em­pu­jar o de te­ner un ra­bie­ta es un ca­mino pa­ra con­se­guir al­go, su po­der va cre­cien­do y la vo­lun­tad de sus pa­dres se ha­ce ca­da vez más pe­que­ña has­ta que, in­clu­so, la doblega”. El ter­cer ni­vel es el es­co­lar. Aña­de Sil­vei­ra: “Mu­chas ve­ces los ni­ños mues­tran es­tos com­por­ta­mien­tos con otros alum­nos, con un pro­fe­sor o de­lan­te de to­da la cla­se de ma­ne­ra per­sis­ten­te y mu­chos co­le­gios no sa­ben có­mo fre­nar es­tas con­duc­tas. Mu­chos no son lo su­fi­cien­te­men­te con­tun­den­tes pa­ra erra­di­car esos com­por­ta­mien­tos y de­ci­den po­ner­le so­lu­ción cuan­do es de­ma­sia­do tar­de”. Y, cuar­to, el ni­vel so­cial: “Los ni­ños ac­túan por imi­ta­ción y ven violencia ver­bal en los pro­gra­mas de te­le­vi­sión, vio- len­cia fí­si­ca en al­gu­nos de­por­tes, violencia en los in­for­ma­ti­vos y en el ba­rrio. Eso fa­ci­li­ta que es­ta ten­den­cia sea irre­fre­na­ble”.

Pro­nós­ti­co y pro­yec­ción

Ha­ce dos dé­ca­das, nos ex­pli­ca el psi­có­lo­go clí­ni­co, es­tas con­duc­tas no eran tan co­rrien­tes. El sis­te­ma de valores y el res­pe­to por el otro eran más evi­den­tes y es­ta­ban más arrai­ga­dos en la so­cie­dad. Por eso el acoso es­co­lar, ex­pli­ca -aun­que an­tes era más in­vi­si­ble y es­ta­ba más si­len­cia­do- “es un fe­nó­meno cre­cien­te, por­que, por un la­do, no se edu­ca

Los ni­ños han de ver ac­ti­tu­des ejem­pla­res. Así en­ten­de­rán el va­lor del res­pe­to y la em­pa­tía

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.