¿Qué di­cen sus di­bu­jos?

Un ár­bol, una fa­mi­lia, un ro­bot, un úni­co co­lor o la ob­se­sión con un te­ma pue­den ha­blar de la per­so­na­li­dad de los ni­ños o de su es­ta­do aními­co mu­cho más que otras he­rra­mien­tas. ¿El secreto? Que el pa­trón se re­pi­ta.

Ser Padres - - SUMARIO -

Cuan­do un ni­ño se sien­ta a di­bu­jar se abre ante él to­do un mun­do de ima­gi­na­ción y di­ver­sión que no so­lo es bueno per­mi­tir sino tam­bién po­ten­ciar. Pe­ro más allá de la par­te lú­di­ca de pin­tar y co­lo­rear, y de la par­te di­dác­ti­ca que su­po­ne pa­ra él ex­pe­ri­men­tar con co­lo­res, ma­te­ria­les y tex­tu­ras, ade­más de lo ne­ce­sa­rio que es pa­ra el co­rrec­to desa­rro­llo neu­ro­nal, mu­chas ve­ces sus di­bu­jos pue­den dar una se­rie de pau­tas so­bre el es­ta­do aními­co o emo­cio­nal por el que es­tán pa­san­do en ese mo­men­to, ade­más de al­gu­nos ras­gos de su per­so­na­li­dad. Te­nien­do en cuen­ta que na­da de lo que ahí se ex­pre­se pue­de ser de­fi­ni­ti­vo y que sus di­bu­jos no de­be­rían in­ter­pre­tar­se de ma­ne­ra ais­la­da, sino so­lo cuan­do mar­quen una ten­den­cia, exis­ten una se­rie de pau­tas que pue­de per­mi­tir a los pa­dres saber real­men­te qué es­tán pin­tan­do sus hi­jos.

De los 5 a los 8 años se ha­cen lec­tu­ras más fi­de­dig­nas de sus di­bu­jos

Se­gún la psi­có­lo­ga Ro­se­mary Gor­don, una de las ma­yo­res ex­per­tas en in­ter­pre­ta­ción de di­bu­jos in­fan­ti­les, exis­te una se­rie de ne­ce­si­da­des psi­co­ló­gi­cas por las que los in­di­vi­duos se ex­pre­san ar­tís­ti­ca­men­te: “Pa­ra que las imá­ge­nes in­ter­nas sal­gan al ex­te­rior, pa­ra con­ser­var de for­ma con­cre­ta las ex­pe­rien­cias sen­so­ria­les con el fin de que tam­bién ten­gan lu­gar fue­ra del in­di­vi­duo, pa­ra co­mu­ni­car­se con sus igua­les y ra­ti­fi­car de es­ta ma­ne­ra la va­li­dez de la pro­pia ima­gi­na­ción y ex­pe­rien­cia, pa­ra ex­pre­sar la ne­ce­si­dad de rea­li­zar un pro­duc­to que li­be­re ese im­pul­so de ha­cer al­go con arre­glo a cri­te­rios es­té­ti­cos y pa­ra en­con­trar un sen­ti­do al la ex­pe­rien­cia -re­la­cio­nán­do­lo con otros con­cep­tos más am­plios y uni­ver­sa­les- a tra­vés de su ca­pa­ci­dad de sim­bo­li­zar”. Pe­ro, cui­da­do, tam­po­co so­mos adi­vi­nos. Los pa­dres pue­den ha­cer­se una idea de lo que in­ten­ta de­cir un ni­ño a tra­vés de un di­bu­jo pe­ro de­be­ría ser co­rro­bo­ra­do con otras he­rra­mien­tas. No se pue­de in­ter­pre­tar un di­bu­jo de ma­ne­ra ais­la­da.

Ma­du­rez del ni­ño

Co­mo en to­dos los as­pec­tos de su vi­da, la ma­du­rez del ni­ño tam­bién se re­fle­ja en sus di­bu­jos. Si de los 0 a los 3 años se pue­de ha­blar de la eta­pa del ga­ra­ba­teo que de­be con­cluir con una ca­pa­ci­dad de pin­tar, más o me­nos, una fi­gu­ra hu­ma­na (ca­ra, bra­zos, tri­pa y pier­nas); de los 3 a los 6, cuan­do su psi­co­mo­tri­ci­dad fi­na es ca­da vez más pre­ci­sa, se ob­ser­va có­mo sus di­bu­jos cam­bian sus­tan­cial­men­te. Co­gen me­jor el lá­piz, co­lo­rean sin sa­lir­se tan­to de los már­ge­nes, son ca­pa­ces de re­pre­sen­tar una idea con­cre­ta: una flor, un ar­coí­ris, un pez, un bar­co, ma­má y pa­pá, y sien­ten la ne­ce­si­dad de rea­li­zar a ve­ces el mis­mo di­bu­jo una y otra vez has­ta lo­grar por sí mis­mos una de­pu­ra­ción que les mo­ti­va y es­ti­mu­la. Por otro la­do, cuan­do los ni­ños em­pie­zan a es­cri­bir de los 5 a los 6 años, la des­tre­za que pre­sen­tan en el ma­ne­jo del lá­piz, las ce­ras, los ro­tu­la­do­res o pin­ce­les es ca­da vez más ob­via: aprie­tan me­nos, se es­me­ran más y son más pa­cien­tes a la ho­ra de con­cluir un di­bu­jo. És­ta es la edad -has­ta los 8- en que me­jo­res lec­tu­ras pue­den ha­cer­se de sus di­bu­jos ya que a par­tir de los 9 su ma­du­rez emo­cio­nal es más ob­via y, por con­tra, pue­den -no siem­pre- di­bu­jar to­do lo con­tra­rio a lo que sien­ten. Mª Lui­sa Fe­rre­rós, psi­có­lo­ga y di­rec­to­ra de la Uni­dad

de Psi­co­lo­gía Clí­ni­ca de la Clí­ni­ca Dia­go­nal, ex­pli­ca a SER PA­DRES que “mu­chas ve­ces, un di­bu­jo pue­de obe­de­cer a un es­tí­mu­lo ex­terno que no tie­ne re­la­ción con su día a día co­mo un anun­cio de la te­le o una foto de una re­vis­ta” por lo que no de­be­mos dar de­ma­sia­da im­por­tan­cia a lo que “no sea una ten­den­cia”. Su co­le­gio (el nue­vo cur­so o cam­bio de ci­clo), su ciu­dad (o la pla­ya si es­tán de va­ca­cio­nes), su rol den­tro de la fa­mi­lia (her­mano ma­yor o hi­jo úni­co), sus vi­ven­cias (la muer­te de un abue­lo o un via­je) y su gra­do de ma­du­rez en ge­ne­ral (si tie­ne 4 o 9 años), son al­gu­nos de los as­pec­tos a te­ner en cuen­ta al ha­cer una lec­tu­ra de ese pa­pel, apa­ren­te­men­te lú­di­co, en el que el ni­ño ha es­ta­do en­fras­ca­do du­ran­te un ra­to.

Al­gu­nas cla­ves esen­cia­les

Si bien es cier­to que a los ni­ños hay que dar­les li­ber­tad crea­ti­va en la lí­nea “di­bu­ja lo que quie­ras”,

mu­chas ve­ces dar­les una se­rie de pau­tas de di­bu­jo les pue­de ayu­dar a de­pu­rar sus tra­zos y tam­bién sus in­tere­ses. Hay una se­rie de cla­ves que de­be­mos ob­ser­var pa­ra in­ten­tar in­ter­pre­tar qué di­cen los di­bu­jos de nues­tros hi­jos. Los ni­ños que cuan­do pin­tan se cir­cuns­cri­ben a la reali­dad que co­no­cen, a su día a día, sue­len ser ni­ños que bus­can la se­gu­ri­dad y es en su en­torno don­de se sien­ten pro­te­gi­dos. Cuan­to más fan­ta­sean des­de ese pai­sa­je lleno de flo­res y es­tre­llas, a un mun­do de ha­das y dra­go­nes, más es­tán desa­rro­llan­do su ima­gi­na­ción y su pen­sa­mien­to abs­trac­to, un pen­sa­mien­to que se­gún Ma­ría Jo­sé Ace­bes, neu­ro­psi­có­lo­ga de la Clí­ni­ca López Ibor, “se es­tá vien­do mermado por la so­bre­ex­po­si­ción de los ni­ños a las nue­vas tec­no­lo­gías que ‘ha­ce por ellos’ el tra­ba­jo de desa­rro­llar la fan­ta­sía”. Por eso, cuan­to más pa­pel uti­li­cen, más co­lo­res usen y más per­so­na­jes e his­to­rias creen es­ta­rán de­mos­tran­do más re­la­ja­ción, más es­me­ro en lo que pin­ten, más re­la­ción con el mun­do de las ideas y de su ima­gi­na­ción. Si esos tra­zos vie­nen de una mano que aprie­ta de­ma­sia­do pue­de ser se­ñal de ten­sión o es­trés, aun­que al­gu­nos ex­per­tos lo cin­si­de­ran, sen­ci­lla­men­te, in­ma­du­rez en la psi­co­mo­tri­ci­dad fi­na que irán re­gu­lan­do con la lle­ga­da de la es­cri­tu­ra.

Di­bu­jar a la fa­mi­lia

Se­gún el psi­quia­tra fran­cés Louis Cor­man (19011995) -uno de los gran­des pro­mo­to­res del aná­li­sis de los di­bu­jos pa­ra es­tu­diar sus con­duc­tas y per­so­na­li­dad-, el test del Di­bu­jo de una fa­mi­lia (no su fa­mi­lia, sino una “cual­quie­ra”) es una prue­ba que eva­lúa el es­ta­do emo­cio­nal de un ni­ño con res­pec­to a la adap­ta­ción al me­dio fa­mi­liar. Es­ta téc­ni­ca, desa­rro­lla­da en 1961, si­gue sien­do uno de los test más apli­ca­bles a los ni­ños en edad prees­co­lar y es­co­lar. ¿Qué per­so­na­jes reales pin­ta?: si di­bu­ja per­so­na­jes

Di­bu­jar una fa­mi­lia es uno de los test más fia­bles pa­ra ver có­mo se sien­te un ni­ño en su en­torno

muy jun­tos y, es­pe­cial­men­te, a él en­tre sus pa­dres, el ni­ño sue­le ser ca­ri­ño­so y ne­ce­si­ta la se­gu­ri­dad del afec­to. Di­bu­jar los per­so­na­jes muy se­pa­ra­dos es más pro­pio de ni­ños me­nos afec­ti­vos, que qui­zá acu­san cier­ta fal­ta de co­mu­ni­ca­ción. Un ni­ño que se di­bu­ja siem­pre a sí mis­mo es nar­ci­sis­ta, he­cho na­tu­ral que de­be su­pe­rar­se en las pri­me­ras fa­ses de la ma­du­rez emo­cio­nal. Si siem­pre se di­bu­ja en úl­ti­mo lu­gar, con me­nos de­ta­lles o apar­ta­do, pue­de de­mos­trar in­se­gu­ri­dad o un al­to gra­do de des­va­lo­ri­za­ción de sí mis­mo. Fe­rre­rós aña­de que cuan­do di­bu­jan a la fa­mi­lia “ob­ser­va­mos con cier­to asom­bro que ca­da vez más ni­ños di­bu­jan a un ro­bot co­mo un miem­bro más en­tre to­dos los de­más”. ¿Qué per­so­na­jes reales omi­te?: si un ni­ño no di­bu­ja a un miem­bro de su fa­mi­lia o lo di­bu­ja sin ros­tro o de­for­ma­do sue­le mos­trar que no le gus­ta, no le in­tere­sa o le ha­ce sen­tir­se mal.

Mat­teo, 6 años. No­ra, 7 años. Ja­co­bo, 5 años. Ma­nue­la, 4 años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.