¿Por qué llo­ro más?

Te sien­tes irri­ta­da, tris­te, llo­ras con fa­ci­li­dad.. Va­le, son las hor­mo­nas. Pe­ro ade­más te es­tás adap­tan­do a una nue­va si­tua­ción. Su­ma­do a los mie­dos y a la pre­sión del en­torno es nor­mal que es­tés más frá­gil.

Ser Padres - - SUMARIO -

El em­ba­ra­zo es una pre­pa­ra­ción ha­cia una nue­va iden­ti­dad, la de ser ma­dres, y pen­sar en ello, aun­que pue­de ser muy bo­ni­to, tam­bién es es­tre­san­te. Las hor­mo­nas tie­nen par­te de cul­pa de los cam­bios emo­cio­na­les. Pe­ro, tal co­mo ex­pli­ca Pa­tri­cia de la Fuen­te, en­fer­me­ra y

Coach pa­ra el Bie­nes­tar, en Pam­plo­na, “lo que es­tá ocu­rrien­do en la psi­que de una mu­jer em­ba­ra­za­da es bas­tan­te más com­ple­jo y po­co ex­plo­ra­do”.

¿Qué le es­tá pa­san­do a tu men­te?

Pri­mer tri­mes­tre: En es­ta fa­se apa­re­cen mie­dos. ¿Es­toy lis­ta, voy a po­der con ello? Tam­bién es fre­cuen­te que sur­ja an­sie­dad res­pec­to a lo que hi­ci­mos los días en los que ya ha­bía­mos con­ce­bi­do y to­da­vía no lo sa­bía­mos. ¿Da­ña­rá a mi be­bé? Por otro la­do, “las mu­je­res re­ci­ben mu­chas ad­ver­ten­cias y to­do ello les so­me­te a mu­cha pre­sión. Por ejem­plo, que has­ta la se­ma­na 12 hay ries­go de

Aun­que en el 2ºtri­mes­tre es­tás más tran­qui­la, las prue­bas y con­tro­les au­men­tan tu sen­si­bi­li­dad e in­quie­tud.

pér­di­da por lo que mu­chas de­ci­den no con­tar­lo en su en­torno o en el tra­ba­jo. Es­to ha­ce que guar­den en secreto al­go muy im­por­tan­te en sus vi­das pri­ván­do­se de apo­yo y acom­pa­ña­mien­to. To­da esa pre­sión por ha­cer las co­sas bien, el mie­do a un abor­to y la sen­sa­ción de no po­der­lo com­par­tir con el en­torno se con­vier­te en de­ma­sia­do con lo que li­diar in­ter­na­men­te”, in­di­ca.

Se­gun­do tri­mes­tre: sue­le ser des­cri­to por la ma­yo­ría co­mo el más fe­liz y tran­qui­lo. Sin em­bar­go, sur­gi­rán nue­vas in­quie­tu­des y eso au­men­ta­rá la sen­sa­ción de fra­gi­li­dad. “Los mie­dos a la pér­di­da se han ate­nua­do y ya po­de­mos mos­trar­nos em­ba­ra­za­das. Mu­chas mu­je­res dis­fru­tan de ver cre­cer su tri­pa, pe­ro otras sen­ti­rán mie­do por to­dos los cam­bios. Ade­más, la an­sie­dad por el bie­nes­tar del be­bé au­men­ta y a es­to se le su­man to­das las prue­bas ge­né­ti­cas que se le rea­li­zan. En la ca­be­za de una mu­jer apa­re­ce­rán to­dos los es­ce­na­rios po­si­bles”, se­ña­la la ex­per­ta.

Ter­cer tri­mes­tre: du­ran­te es­ta úl­ti­ma eta­pa la aten­ción va a es­tar muy en­fo­ca­da en el par­to. ¿Do­le­rá, me ha­rán ce­sá­rea, irá to­do bien, mi hi­jo na­ce­rá sano? Ade­más, apa­re­ce el fa­mo­so ‘sín­dro­me del ni­do’ . Es­te for­ma par­te de las es­tra­te­gias de la men­te de la em­ba­ra­za­da pa­ra po­der sen­tir al­go de con­trol so­bre la nue­va si­tua­ción. “Los cien­tí­fi­cos han po­di­do de­mos­trar me­dian­te re­so­nan­cia mag­né­ti­ca que los ce­re­bros de las mu­je­res que han te­ni­do un pri­mer em­ba­ra­zo pre­sen­tan re­duc­cio­nes sig­ni­fi­ca­ti­vas de la ma­te­ria gris en re­gio­nes aso­cia­das a la cog­ni­ción so­cial. Se ha ob­ser­va­do có­mo es­tos du­ran has­ta dos años des­pués del na­ci­mien­to del be­bé. Es­tos cam­bios ha­rán que el he­mis­fe­rio de­re­cho se ac­ti­ve por en­ci­ma del iz­quier­do -que es el más or­ga­ni­za­ti­vo- pa­ra dar pa­so a un ce­re­bro más emo­cio­nal, más crea­ti­vo y más ade­cua­do pa­ra sin­to­ni­zar con las ne­ce­si­da­des del be­bé”, ex­pli­ca de la Fuen­te.

Es bueno o es ma­lo llo­rar?

“Las emo­cio­nes no son ni bue­nas ni ma­las, son par­te de no­so­tros y cum­plen fun­cio­nes en nues­tro sis­te­ma”, re­cuer­da. El em­ba­ra­zo pue­de ser una opor­tu­ni­dad pa­ra gi­rar el fo­co ha­cia no­so­tras mis­mas y em­pe­zar a co­no­cer­nos me­jor. De he­cho, “llo­rar pue­de ser un buen mé­to­do pa­ra desaho­gar­se, ex­pre­sar­se y li­be­rar es­trés”, aña­de.

Da­ño al be­bé si llo­ro?

Nor­mal­men­te so­mos no­so­tras las que su­fri­mos más, ya que nues­tro be­bé es­tá bien pro­te­gi­do por la pla­cen­ta. “Cuan­do nos es­tre­sa­mos, se­gre­ga­mos cor­ti­sol, una hor­mo­na que es tó­xi­ca pa­ra los be­bés, aun­que la pla­cen­ta les pro­te­ge. Pe­ro epi­so­dios pro­lon­ga­dos de un es­trés se­ve­ro han de­mos­tra­do ser fac­to­res pre­dis­po­nen­tes pa­ra fu­tu­ras en­fer­me­da­des tan­to fí­si­cas co­mo men­ta­les de la cria­tu­ra. En esos ca­sos los ni­ve­les de cor­ti­sol son tan ele­va­dos, que con­si­guen atra­ve­sar la ba­rre­ra de la pla­cen­ta y po­ner en aler­ta al fe­to”, ex­pli­ca. Hay que evi­tar res­pon­sa­bi­li­zar a la ma­dre o de­cir­le cons­tan­te­men­te que si es­tá tris­te pue­de afec­tar al be­bé. “La res­pon­sa­bi­li­dad de to­dos es la de pro­veer apo­yo, com­pren­sión, es­cu­cha y no de­jar to­do el pe­so so­bre ella”, con­clu­ye la ex­per­ta.

Llo­rar sí, pe­ro sin pa­sar­se

Va­le que llo­rar es­tá bien, va­le que hay que ex­pre­sar las emo­cio­nes, pe­ro hay que in­ten­tar su­bir el áni­mo pa­ra que no afec­te al be­bé ne­ga­ti­va­men­te y, so­bre to­do, acu­dir al mé­di­co si ve­mos que no po­de­mos con­tro­lar el llan­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.