¡Plan de ata­que con­tra la tris­te­za!

Ser Padres - - EMOCIONES -

No te cul­pa­bi­li­ces: los cam­bios de hu­mor son al­go pa­sa­je­ro y pue­den lle­gar a ser al­go bueno si lo es­cu­chas y no los re­pri­mes.

Res­pi­ra: in­ha­la pro­fun­da­men­te por la na­riz y ex­ha­la por la bo­ca. Pa­ra con­cen­trar­nos en la res­pi­ra­ción po­de­mos con­tar o mi­rar fi­ja­men­te un pun­to.

Pa­sea: an­dar no so­lo me­jo­ra­rá tu sa­lud fí­si­ca, sino que li­be­ra es­trés y pro­du­ce en­dor­fi­nas, que son las hor­mo­nas res­pon­sa­bles de tu sen­sa­ción de bie­nes­tar.

Co­ti­llea: hay au­to­res que defienden que el co­ti­lleo pue­de ser be­ne­fi­cio­so pa­ra la sa­lud. Ro­bin Dun­bar, pro­fe­sor de Psi­co­lo­gía Evo­lu­ti­va de la Uni­ver­si­dad de Ox­ford, afir­ma que la “red so­cial tie­ne un efec­to enor­me en la fe­li­ci­dad y el bie­nes­tar”, y “co­ti­llear es sim­ple­men­te char­lar con la gen­te y es­tar al día con el mun­do en el que se vi­ve”. La­va los pla­tos, haz un biz­co­cho: cual­quier tra­ba­jo ma­nual ha­ce que te con­cen­tres en él y que li­be­res tu men­te de las preo­cu­pa­cio­nes. ¡Es mind­ful­ness!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.