Sin ta­bús

Ser Padres - - Tu embarazo - Por Ahi­na­ra Or­tiz

Si­gue dis­fru­tan­do del se­xo.

No es­tá con­tra­in­di­ca­do en el em­ba­ra­zo. ¡To­do lo con­tra­rio! Me­jo­ra la au­to­es­ti­ma, la co­mu­ni­ca­ción en­tre la pa­re­ja y no per­ju­di­ca a la ma­dre o al be­bé. Bus­cad la pos­tu­ra con la que os sin­táis más có­mo­dos.

Cuan­do lle­ga el em­ba­ra­zo, sur­gen mi­llo­nes de du­das que van a re­sol­ver­se po­co a po­co. Una de ellas, sin du­da, es si el se­xo pue­de afec­tar al be­bé. La res­pues­ta es no. “El se­xo no es­tá con­tra­in­di­ca­do du­ran­te la ges­ta­ción a no ser que exis­ta al­gún pro­ble­ma es­pe­cí­fi­co que lo im­pi­da”, in­di­ca la gi­ne­có­lo­ga Ful­via Man­ci­ni, di­rec­to­ra mé­di­ca de Clí­ni­cas Eva. Aho­ra bien, to­do de­pen­de de la pa­re­ja, de las ne­ce­si­da­des de ca­da uno y de si se sien­ten bien man­te­nién­do­lo du­ran­te es­tos nue­ve me­ses. Por tan­to, es una de­ci­sión que de­be to­mar­se en co­mún. Por otro la­do, si asus­ta la pe­ne­tra­ción, se pue­de te­ner se­xo sin ella, por lo que no hay que re­nun­ciar a él y se­guir dis­fru­tan­do du­ran­te to­do el em­ba­ra­zo.

¿Tie­ne be­ne­fi­cios?

De­fi­ni­ti­va­men­te sí. Pe­ro el se­xo no so­lo es be­ne­fi­cio­so en el em­ba­ra­zo, sino en to­das la eta­pas de la vi­da de una mu­jer. “Se tra­ta de una ac­ti­vi­dad fí­si­ca que li­be­ra en­dor­fi­nas, sus­tan­cias que dan una sen­sa­ción de bie­nes­tar en el ce­re­bro com­pa­ra­ble a las que pro­por­cio­nan los opiá­ceos. Y es­te es­ta­do de pla­cer no so­lo lo per­ci­be la ma­dre sino tam­bién el be­bé, ya que es­tán co­nec­ta­dos a tra­vés del cor­dón. Ade­más, el pe­que­ñín va a es­tar me­jor oxi­ge­na­do, por la ma­yor can­ti­dad de cir­cu­la­ción de san­gre du­ran­te el coi­to”, ex­pli­ca la doc­to­ra Man­ci­ni.

Apor­ta se­gu­ri­dad

Por otro la­do, en el em­ba­ra­zo las mu­je­res pue­den sen­tir­se me­nos atrac­ti­vas por­que su cuer-

po cam­bia, te­ner se­xo les ayu­da a me­jo­rar su au­to­es­ti­ma así co­mo la co­ne­xión en­tre la pa­re­ja. Las mu­je­res ex­pe­ri­men­ta­mos mu­chos cam­bios en po­co tiem­po y ello pue­de cau­sar­nos un po­co de in­se­gu­ri­dad. Te­ner a la pa­re­ja al la­do es fun­da­men­tal pa­ra ca­mi­nar por es­te pro­ce­so y el se­xo pue­de ser un gran alia­do pa­ra los dos.

¿Es nor­mal que me ape­tez­ca me­nos?

Es­te es otro de los te­mas que qui­zá te preo­cu­pen res­pec­to al se­xo. Es pro­ba­ble que sí. Te ex­pli­ca­mos el por­qué.

“En el pri­mer tri­mes­tre, las náu­seas y el can­san­cio ha­ce que las mu­je­res ten­gan me­nos ape­ti­to se­xual”, in­di­ca la es­pe­cia­lis­ta. Es­to se de­be al cam­bio ver­ti­gi­no­so que su­fre nues­tro cuer­po pa­ra desa­rro­llar el em­brión, for­mar la pla­cen­ta y la pre­pa­ra­ción de los pe­chos pa­ra la fu­tu­ra lac­tan­cia (es­tán más gran­des y más sen­si­bles).

Ter­cer tri­mes­tre: es­toy más in­có­mo­da

En el ter­cer tri­mes­tre la ba­rri­ga ya es gran­de y es­ta­mos in­có­mo­das, ade­más de que nues­tros ór­ga­nos es­tán más com­pri­mi­dos que nun­ca y em­pe­za­mos a asi­mi­lar la lle­ga­da del be­bé, lo que nos pue­de crear un po­co de preo­cu­pa­ción o an­sie­dad. Por si fue­ra po­co, “exis­te el mi­to de que el be­bé se pue­da en­te­rar –al­go to­tal­men­te fal­so– pe­ro tam­bién con­tri­bu­ye a dis­mi­nuir el de­seo y la ac­ti­vi­dad se­xual”, se­ña­la la gi­ne­có­lo­ga. Ade­más, du­ran­te el coi­to el pe­ne no va más allá de la va­gi­na, por lo que no lle­ga al be­bé. Lo úni­co que va a per­ci­bir es el bie­nes­tar de las en­dor­fi­nas, que pro­du­ce el ce­re­bro de ma­má.

¿Pue­do au­men­tar la li­bi­do?

“El de­seo se­xual es­tá de­ter­mi­na­do por la pro­duc­ción por par­te de los ova­rios de unas hor­mo­nas lla­ma­das an­dró­ge­nos. Sin em­bar­go, la li­bi­do no es una co­sa me­cá­ni­ca que de- pen­de so­lo de unas hor­mo­nas: es el resultado de mu­chos fac­to­res emo­cio­na­les, de nues­tra edu­ca­ción, las ex­pe­rien­cias que he­mos vi­vi­do... Así que no exis­te una re­ce­ta úni­ca pa­ra me­jo­rar el de­seo se­xual y ca­da pa­re­ja ten­drá que en­con­trar su sis­te­ma. O bien con ju­gue­tes, o a lo me­jor con más pre­li­mi­na­res”, se­ña­la la di­rec­to­ra de las Clí­ni­cas EVA.

El re­me­dio: ha­blar con la pa­re­ja

No es­tá con­fir­ma­do que las hor­mo­nas sean las cul­pa­bles de nues­tra fal­ta de de­seo se­xual. Pe­ro hay que avi­sar –se­ña­la la Dra. Ful­via Man­ci­ni– “que du­ran­te la lac­tan­cia sí que se pro­du­ce una hor­mo­na, la pro­lac­ti­na, que in­hi­be la ovu­la­ción y re­du­ce la li­bi­do. La pro­lac­ti­na es­ti­mu­la la pro­duc­ción de la le­che, así que la dis­mi­nu­ción del de­seo se­xual du­ra­rá has­ta que se man­ten­ga la lac­tan­cia y no se re­cu­pe­re un rit­mo mens­trual nor­mal”. Lo más im­por­tan­te es po­der­lo ha­blar se­re­na­men­te con la pa­re­ja sin te­mor, con con­fian­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.