Na­die co­mo ma­má

Yo­lan­da Ve­laz se con­vier­te, a tra­vés de su blog, en la com­pa­ñe­ra de via­je de las mu­je­res en la ma­ter­ni­dad. Aquí nos cuen­ta su ex­pe­rien­cia.

Ser Padres - - Testimonio - Por Ana Pa­li­cio

¿Qué sig­ni­fi­ca pa­ra ti la ma­ter­ni­dad?

La ma­ter­ni­dad es lo más im­por­tan­te que he he­cho en la vi­da, y lo más va­lio­so que ten­go. Yo siem­pre di­go que la ma­ter­ni­dad ha si­do co­mo una ca­ja de sor­pre­sas, siem­pre te pa­re­ce que es­tás pre­pa­ra­da pe­ro cuan­do lle­ga el gran mo­men­to te das cuen­ta que la ma­ter­ni­dad es una nue­va vi­da, una nue­va adap­ta­ción y que es muy im­por­tan­te lo­grar en­gra­nar tu vi­da an­te­rior con la ac­tual y no es sen­ci­llo ni mu­cho me­nos. Aun­que ló­gi­ca­men­te hay mo­men­tos du­ros, la ma­ter­ni­dad tam­bién te da un plus de fuer­za ex­tra.

¿Lo me­jor de ser ma­dre?

Ser­lo sin nin­gu­na du­da… Cuan­do lle­go a ca­sa y mi hi­ja pe­que­ña oye la puer­ta del ga­ra­je y la oi­go “Ma­má, ma­má…”Y esa ca­ra de emo­ción cuan­do te ve en­trar, eso no se pa­ga con di­ne­ro. Es pre­cio­so el víncu­lo que creas con esa “per­so­ni­ta” que ja­más ima­gi­nas­te que pu­die­ra ser tan im­por­tan­te. La ma­ter­ni­dad te ha­ce ser me­jor, te ha­ce lu­char, cui­dar a tu pe­que­ño, dis­fru­tar de ca­da mo­men­to. Bien ges­tio­na­da pue­de sa­car lo me­jor de ti… Creo que pue­de ser el mo­tor que te ani­me a ser me­jor pa­ra po­der trans­mi­tír­se­lo a ellos. Lo me­jor de ser ma­dre es sin du­da dis­fru­tar­lo, cuan­do con­si­gues en­con­trar el equi­li­brio, sen­tir­te bien aními­ca­men­te y fí­si­ca­men­te y en­con­trar el ca­mino des­pués de las pri­me­ras se­ma­nas, que en mu­chos ca­sos su­po­ne un cam­bio tan bru­tal con res­pec­to a tu vi­da an­te­rior que es un mo­men­to muy du­ro. Su­pe­ra­das esas pri­me­ras se­ma­nas te in­va­de una es­pe­cie de sen­ti­mien­to de “em­po­de­ra­mien­to” que es ma­ra­vi­llo­so, yo le lla­mo “Mot­he­rPo­wer”. Creo que en­ton­ces eres ver­da­de­ra­men­te cons­cien­te de to­do lo que im­pli­ca ser ma­dre.

¿Lo peor de ser ma­dre?

Lo peor de ser ma­dre es que no so­lo so­mos ma­dres… Per­te­ne­ce­mos a la pri­me­ra ge­ne­ra­ción de ma­dres trabajadoras, que en mu­chos ca­sos no se pue­den per­mi­tir una ex­ce­den­cia pa­ra es­tar más tiem­po con su be­bé. Y eres co­mo una coc­te­le­ra de emo­cio­nes, por un la­do te sien­tes cul­pa­ble de no po­der es­tar más tiem­po con tu be­bé y por otro tie­nes la ne­ce­si­dad de se­guir con tu vi­da an­te­rior… Por eso creo que lo peor de la ma­ter­ni­dad son las pri­me­ras se­ma­nas has­ta que con­si­gues en­con­trar el equi­li­brio en­tre tu nue­va vi­da co­mo ma­dre, tu vi­da an­te­rior co­mo mu­jer y tu vi­da en pa­re­ja si has de­ci­di­do vi­vir la ma­ter­ni­dad en pa­re­ja. Creo que gran par­te de las ma­más no éra­mos cons­cien­tes del cam­bio que iba a su­po­ner. Y con­ci­liar, co­mo ya sa­be­mos to­das las ma­más trabajadoras, no es fá­cil.

¿Có­mo ha cam­bia­do tu vi­da?

Mi vi­da cam­bió ra­di­cal. Pe­ro creo que lo im­por­tan­te es sa­ber lle­var el cam­bio que va a su­po­ner la ma­ter­ni­dad y adap­tar tus hob­bies y los pla­nes que an­tes ha­cías y ha­cer­los con to­da la fa­mi­lia.

Creo que lo he sa­bi­do ges­tio­nar bien y por eso lo veo un pi­lar im­por­tan­te pa­ra po­der ser Fe­liz. La ma­ter­ni­dad te cam­bia la vi­da, pe­ro hay que pa­sar mo­men­tos de “ca­li­dad” más que de can­ti­dad en pa­re­ja, con tus ami­gas y, ló­gi­ca­men­te, si an­tes te­nías hob­bies los si­gues te­nien­do. Úni­ca­men­te hay que ser cons­cien­te que cuan­do los pe­ques son be­bés tu tiem­po li­bre, so­bre to­do pa­ra la ma­má, es li­mi­ta­dí­si­mo, pe­ro con­for­me va­yan cre­cien­do tu tiem­po li­bre irá au­men­tan­do. Yo siem­pre ani­mo a te­ner tu pe­que­ño ra­ti­to pa­ra ti to­dos los días, o los días que pue­das a la se­ma­na. Me­dia ho­ra, no ha­ce fal­ta más. El des­co­nec­tar un mo­men­to de la vo­rá­gi­ne del día a día de­be­ría es­tar re­ce­ta­do por el mé­di­co. Si te gus­ta ir al mon­te los fi­nes de se­ma­na, pue­des ir per­fec­ta­men­te con los pe­ques. A ve­ces nos li­mi­ta­mos no­so­tros mis­mos, los pa­pás. Por­que los ni­ños se adap­tan fe­no­me­nal a ca­si to­do. Los pla­nes en fa­mi­lia, con ami­gos y de vez en cuan­do es­ca­par­te a ce­nar con tu ma­ri­do, eso no tie­ne pre­cio.

¿Có­mo sur­ge la idea del blog?

Siem­pre he te­ni­do“la ve­na em­pren­de­do­ra”, pe­ro no te­nía cla­ro qué que­ría ha­cer. El mo­men­to cla­ve en mi vi­da fue el na­ci­mien­to de mi pri­me­ra hi­ja, ahí me di cuen­ta que era el mo­men­to y que ha­bía en­con­tra­do la mo­ti­va­ción ex­tra que ne­ce­si­ta­ba pa­ra lan­zar­me li­te­ral­men­te a la pis­ci­na.

La idea de crear un blog sur­gió por ca­sua­li­dad: yo que­ría ayu­dar a las ma­más, de­cir­les que no se preo­cu­pen, que hoy te pa­re­ce que no vas a po­der con es­to y en unas se­ma­nas te vas a co­mer el mun­do. Me di cuen­ta que mi ex­pe­rien­cia co­mo en­fer­me­ra es­pe­cia­li­za­da en Pe­dia­tría fue vi­tal pa­ra no sen­tir ese mie­do y an­gus­tia que a ve­ces tie­nen las ma­más y pa­pás con el pri­mer be­bé. Vi una for­ma de po­der ayu­dar a otras ma­más, con tru­cos y con­se­jos des­de mi ex­pe­rien­cia co­mo ma­dre y co­mo en­fer­me­ra, ayu­dar­les a ser ma­más, pe­ro a la vez ex­pli­car­les la im­por­tan­cia de que si­gan te­nien­do su es­pa­cio. Y la me­jor for­ma fue crean­do una pla­ta­for­ma de ayu­da in­te­gral a las ma­más, así me gus­ta lla­mar a Na­die co­mo ma­má. De es­to ha­ce más de 4 años, y la pla­ta­for­ma va evo­lu­cio­nan­do y el pro­yec­to tam­bién. Aho­ra ten­go la suer­te de po­der acer­car­me de tú a tú a las ma­más, es­cu­char sus mie­dos, sus preo­cu­pa­cio­nes, re­unir­me con ellas, y aho­ra ade­más es­tá la for­ma­ción on­li­ne. Yo siem­pre di­go que una par­te vi­tal de la en­fer­me­ría es la “ayu­da” que po­de­mos brin­dar al pa­cien­te, así que de una u otra for­ma en Na­die co­mo ma­má ejer­zo co­mo en­fer­me­ra.

¿Fue por desaho­go o pa­ra com­par­tir tus an­dan­zas?

La idea ini­cial fue pa­ra ayu­dar, pa­ra com­par­tir mis co­no­ci­mien­tos co­mo en­fer­me­ra es­pe­cia­lis­ta y mi pro­pia ex­pe­rien­cia y la fi­lo­so­fía que ten­go pa­ra en­ten­der y dis­fru­tar de la ma­ter­ni­dad.

Pa­ra es­cu­char y re­sol­ver du­das y ser un apo­yo pa­ra to-

das las ma­más y pa­pás que ne­ce­si­ten ser es­cu­cha­dos. Pe­ro tam­bién me sir­ve de desaho­go, com­par­to mis pro­pias ex­pe­rien­cias, cuen­to tru­cos y con­se­jos y tam­bién ha­blo un po­qui­to de mo­da y be­lle­za pa­ra ma­más.

¿En qué te ins­pi­ras?

Mi ma­ri­do me sue­le de­cir que no sa­be dón­de en­cuen­tro te­mas pa­ra se­guir ha­blan­do to­das las se­ma­nas des­pués de 4 años. El día a día con un ni­ño da pa­ra mu­cho, ade­más pro­cu­ro leer, bus­car pro­duc­tos que pue­dan fa­ci­li­tar el día a día a los pa­pás, cuen­to mis ex­pe­rien­cias y otros ca­sos que he vis­to. Con­tes­to a las pre­gun­tas que me ha­cen a tra­vés de la pla­ta­for­ma, bus­co pren­das de ten­den­cia que se pue­dan adap­tar al día a día de una ma­má…Va­mos que no me abu­rro.

Has crea­do un mé­to­do, cuén­ta­nos en qué con­sis­te

El Mé­to­do Ve­laz es un mé­to­do de ayu­da in­te­gral a los pa­pás en el post­par­to. Mi ob­je­ti­vo du­ran­te los úl­ti­mos años ha si­do es­cu­char a ma­más y pa­pás y ana­li­zar los pun­tos en los que ne­ce­si­ta­ban re­fuer­zo y apo­yo. Y con to­da la in­for­ma­ción re­co­pi­la­da y mi for­ma­ción y ex­pe­rien­cia, he crea­do un mé­to­do có­mo­do, sen­ci­llo pa­ra po­der ofre­cer a los nue­vos pa­pás un plus de con­fian­za y co­no­ci­mien­tos. Cons­ta de 8 vi­deos en los que tra­to te­mas re­la­cio­na­dos con el be­bé, con la ma­má, con el cam­bio que su­po­ne el te­ner un be­bé pa­ra la pa­re­ja, la im­por­tan­cia de en­con­trar el equi­li­brio de to­das las fa­ce­tas de nues­tra vi­da. Y por su­pues­to la im­por­tan­cia de re­cu­pe­rar­se no so­lo fí­si­ca­men­te sino tam­bién aními­ca­men­te. Ade­más de los vi­deos hay ma­te­rial des­car­ga­ble en PDF con to­da la in­for­ma­ción im­pres­cin­di­ble. Y por úl­ti­mo el Mé­to­do in­clu­ye una ase­so­ría in­di­vi­dua­li­za­da pa­ra po­der tra­tar el te­ma en con­cre­to que más preo­cu­pe a los nue­vos pa­pás.

¿Cuál es tu te­má­ti­ca pre­fe­ri­da?

Dis­fru­to asis­tien­do a for­ma­cio­nes es­pe­cí­fi­cas, cur­sos y even­tos que me per­mi­ten acer­car a los pa­pás de a pie in­for­ma­ción. O in­clu­so po­ner so­lu­ción a al­gún pro­ble­ma es­pe­cí­fi­co que pue­da te­ner su be­bé, con­tan­do ca­sos prác­ti­cos.

Qui­zás es lo que más sa­tis­fac­ción me da, sa­ber que he po­di­do ayu­dar a unos pa­pás cuan­do han de­ci­di­do bus­car en in­ter­net al­go so­bre lo que le pa­sa a su be­bé y por ca­sua­li­dad han aca­ba­do en Na­die co­mo ma­má.

¿Y tu fi­lo­so­fía de crian­za?

Cuan­do mi ma­ri­do y yo de­ci­di­mos for­mar una fa­mi­lia lo tu­vi­mos cla­ro, no te­ne­mos una vi­da fá­cil: yo tra­ba­ja­ba a tur­nos co­mo en­fer­me­ra, él pa­sa la mi­tad del mes fue­ra de ca­sa… Con­si­de­ra­mos que eso de­bía cam­biar. Yo co­men­cé a tra­ba­jar úni­ca­men­te de ma­ña­nas y des­de que tu­ve a mis hi­jas no he tra­ba­ja­do nin­gún verano. De­ci­di­mos dar prio­ri­dad a pa­sar tiem­po con ellas.

He te­ni­do mu­cha suer­te por­que la con­ci­lia­ción es com­pli­ca­da. Nues­tra fi­lo­so­fía de crian­za se ha ba­sa­do en es­tar con ellas, en in­ten­tar dis­fru­tar de la ma­ter­ni­dad y pa­ter­ni­dad des­de la prac­ti­ci­dad y crear nues­tra pro­pia fi­lo­so­fía en fun­ción de có­mo que­re­mos edu­car a nues­tras hi­jas y los va­lo­res que que­re­mos in­cul­car­les. La co­mu­ni­ca­ción, el re­fuer­zo po­si­ti­vo, el res­pe­to a los de­más.

¿Có­mo sa­cas tiem­po?

Re­co­noz­co que pla­ni­fi­co mi se­ma­na pa­ra in­ten­tar apro­ve­char al má­xi­mo mi tiem­po li­bre.

En el mo­men­to que Ley­re lle­ga del cole, mi tiem­po es úni­ca­men­te pa­ra ellas, con lo que pa­ra ese mo­men­to he in­ten­ta­do ha­cer to­do lo que me ha da­do tiem­po. Y ló­gi­ca­men­te duer­mo mu­cho me­nos que an­tes, por­que la noche es un mo­men­to fan­tás­ti­co pa­ra ade­lan­tar co­sas pen­dien­tes. Es­toy cum­plien­do uno de mis sue­ños, no le pue­do pe­dir más a la vi­da...

Ani­mo a que las ma­dres ten­gan su pe­que­ño

ra­ti­to pa­ra ellas to­dos los días

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.