¿Por qué lo res­fria­dos de­ri­van en oti­tis?

Ser Padres - - 2-4 años -

Es pro­ba­ble que en más de una oca­sión en la que tu hi­jo se ha res­fria­do, ha­yáis aca­ba­do en ur­gen­cias por­que le do­lía el oí­do. Es­to su­ce­de por­que, a ve­ces, los ca­ta­rros in­fla­man y obs­tru­yen el con­duc­to que co­mu­ni­ca el oí­do con la na­riz, que es la lla­ma­da trom­pa de Eus­ta­quio. Por es­te con­duc­to, se eli­mi­na la mu­co­si­dad que el oí­do nor­mal fa­bri­ca. Cuan­do se obs­tru­ye (por la in­fla­ma­ción pro­du­ci­da por el res­fria­do), los mo­cos se acu­mu­lan en el oí­do y pue­de in­fec­tar­se fá­cil­men­te, trans­for­mán­do­se la mu­co­si­dad es­tan­ca­da en pus. En­ton­ces pro­vo­ca una oti­tis, una en­fer­me­dad no con­ta­gio­sa pe­ro do­lo­ro­sa. Si sos­pe­chas que pue­de pa­de­cer­lo, acu­dir al mé­di­co pa­ra que lo con­fir­me y ad­mi­nis­tre el tra­ta­mien­to opor­tuno que, en al­gu­nos ca­sos, pue­de ser an­ti­bió­ti­co. Pe­ro nun­ca lo au­to­me­di­ques.

Jor­di Co­ro­mi­na Oto­rri­no­la­rin­gó­lo­go, Cen­tro mé­di­co Tek­non (Bar­ce­lo­na).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.