Mo­de­lo de in­ter­ven­ción

Ser Padres - - Hábitos -

Si pe­se a to­do el ni­ño si­gue pre­sen­tan­do pro­ble­mas pa­ra dor­mir y des­can­sar co­rrec­ta­men­te hay que:

Ex­pli­car­le de for­ma sen­ci­lla, pe­ro con­tun­den­te, la ne­ce­si­dad que su cuer­po y su men­te tie­nen de dor­mir, con ar­gu­men­tos que pue­da en­ten­der.

Una vez se ha me­ti­do en la ca­ma, hay que es­tar un ra­to con él, con la luz apa­ga­da, pa­ra que sien­ta se­gu­ri­dad y acom­pa­ña­mien­to. Há­bla­le con cal­ma, cán­ta­le, aca­rí­cia­le…

Si el ni­ño llo­ra, gri­ta o pa­ta­lea por­que no quie­re ir a la ca­ma, los pa­dres de­be­rán ser in­fle­xi­bles y no ce­der a sus de­man­das pe­ro acom­pa­ñan­do al ni­ño, ayu­dán­do­le a cal­mar­se,

in­ten­tan­do ex­pli­car­le, una vez más, la ne­ce­si­dad de dor­mir… De­jar­le llo­rar y que se duer­ma 'por ago­ta­mien­to' es la peor de las so­lu­cio­nes.

Si una vez en la ca­ma se le­van­ta de ma­ne­ra per­sis­ten­te, de­man­dan­do la aten­ción de los pa­dres, hay que acom­pa­ñar­lo de nue­vo a la ca­ma o ins­tar­le a vol­ver con la ma­yor cal­ma po­si­ble. No hay que ex­ce­der­se en aten­cio­nes (es­tar­se con él me­dia ho­ra ca­da vez) ni re­cri­mi­nar­les su for­ma de ac­tuar (“deja de fas­ti­diar a pa­pá y ma­má”).

En el ca­so de te­ner mie­do a dor­mir­se so­lo, hay que acom­pa­ñar al ni­ño has­ta que se duer­ma al­gu­nos días e ir acor­tan­do esos pe­rio­dos. Tie­nes que ex­tre­mar la pa­cien­cia pa­ra que tu hi­jo no su­fra, pe­ro que no se ha­ga 'de­pen­dien­te' de dor­mir con com­pa­ñía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.