Val­ver­de des­ho­ja la mar­ga­ri­ta

El téc­ni­co azul­gra­na de­be­rá de­ci­dir en los pró­xi­mos me­ses si da por aca­ba­do su con­tra­to con el FC Bar­ce­lo­na o, por el con­tra­rio, sigue una tem­po­ra­da más

Sport - - BARÇA - AL­BERT MASNOU

Cuan­do aún fal­tan ocho me­ses pa­ra el fi­nal de tem­po­ra­da, la con­ti­nui­dad de Er­nes­to Val­ver­de ya se ha con­ver­ti­do en un mo­ti­vo de in­quie­tud en el FC Bar­ce­lo­na. So­lo los pe­rio­dis­tas pre­gun­tan de for­ma di­rec­ta sin en­con­trar una res­pues­ta.En el club se op­ta por mi­rar al otro la­do y de­jar que cir­cu­le el agua evi­tan­do me­ter­se en un char­co. Tan­to des­de la di­rec­ti­va co­mo des­de el pro­pio el staff téc­ni­co. To­dos de­jan que co­rra el tiem­po es­pe­ran­do que lle­gue el mo­men­to de­ci­si­vo. Y, se­gún pa­la­bras del pro­pio pre­si­den­te, es­to se­rá en pri­ma­ve­ra. Se­rá el ins­tan­te de to­mar la de­ci­sión que hoy to­do el mun­do evi­ta.

SIG­NOS DE FA­TI­GA Er­nes­to Val­ver­de fir­mó un con­tra­to de dos años más uno op­cio­nal. Es­te es su se­gun­do cur­so por lo que que­da abier­ta la op­ción fu­tu­ra.La di­rec­ti­va des­co­no­ce la vo­lun­tad del téc­ni­co, pú­bli­ca­men­te de­fien­de su con­ti­nui­dad pe­ro en­tre bas­ti­do­res sub­ra­ya los sig­nos de fa­ti­ga que mues­tra en su día a día, en sus rue­das de pren­sa y las du­das que mues­tra en la ges­tión del gru­po. En prin­ci­pio, la pos­tu­ra del club se­rá la de es­cu­char­le y ,si le ve con fuer­zas, dar­le la op­ción de se­guir, de con­ti­nuar una tem­po­ra­da más. Así pues, to­da la res­pon­sa­bi­li­dad re­cae so­bre el téc­ni­co que nun­ca se ha afe­rra­do al car­go. “Aho­ra no to­ca y cuan­do crea opor­tuno de­ci­dir, lo ha­ré. Ten­go la op­ción de am­pliar un año mi con­tra­to.Hay que ver có­mo va el equi­po”, fue su úl­ti­ma ex­pli­ca­ción.

Los que co­no­cen al téc­ni­co en­tien­den que las dos po­si­bi­li­da­des es­tán en­ci­ma de la me­sa pe­ro re­cal­can la com­ple­ji­dad del car­go, un con­jun­to de res­pon­sa­bi­li­da­des que le to­ca asu­mir siem­pre al en­tre­na­dor de turno que aca­ban sien­do car­gan­tes y que­man­do a to­do el que ocu­pa el pues­to. Otros, co­mo Luis En­ri­que y Guar­dio­la, ya de­ci­die­ron aban­do­nar por su pro­pia cuen­ta el car­go sin ne­ce­si­dad de es­cu­char la pa­la­bra del club.Fue una de­ci­sión per­so­nal, can­sa­dos de es­tar en el ojo del hu­ra­cán. Tan ago­ta­dos aca­ba­ron que am­bos op­ta­ron por co­ger­se un año sa­bá­ti­co.

Hay mu­chos fac­to­res que aca­ban pe­san­do a Er­nes­to Val­ver­de, un téc­ni­co de per­fil si­mi­lar al de Luis En­ri­que y al de Guar­dio­la pe­ro de ca­rác­ter di­fe­ren­te pues ob­se­sión por el fút­bol no es tan más ele­va­da. “Er­nes­to es di­fe­ren­te y tie­ne vi­da apar­te del fút­bol ”, ase­gu­ran. El car­go de en­tre­na­dor del Ba­rça le lle­va a te­ner que li­diar con unas cua­tro rue­das de pren­sa dia­rias que le con­vier­ten en el por­ta­voz de la en­ti­dad, en la per­so­na que más re­pre­sen­ta al club a ni­vel pú­bli­co. “Es un des­gas­te ex­ce­si­vo”, di­cen sus pró­xi­mos. “Así ha­ce es­ta ca­ra en mu­chas rue­das de pren­sa que pa­re­ce ago­ta­do, sin chis­pa”, in­di­can des­de la di­rec­ti­va.

Er­nes­to fir­mó un con­tra­to de 2+1 en el que am­bas par­tes han de es­tar de acuer­do pa­ra que sea efec­ti­va Ac­tual­men­te el club no tie­ne el más mí­ni­mo in­di­cio de las in­ten­cio­nes del téc­ni­co azul­gra­na de ca­ra al fu­tu­ro Des­de la en­ti­dad azul­gra­na se apre­cian li­ge­ros sín­to­mas de fa­ti­ga y du­das en la ges­tión de la plan­ti­lla Pa­sa a la pá­gi­na si­guien­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.