Por qué Pa­co Al­cá­cer no pue­de vol­ver al Ba­rça

Sport - - BARÇA - ER­NEST FOLCH @Er­nes­tFolch

El Ba­rça es un eco­sis­te­ma muy par­ti­cu­lar, en el que no es­tá ga­ran­ti­za­do que un ju­ga­dor que se adap­ta a sus ca­rac­te­rís­ti­cas lue­go fun­cio­ne en otro equi­po, y vi­ce­ver­sa. La úl­ti­ma prue­ba de es­ta dua­li­dad es Pa­co Al­cá­cer, que en su eta­pa blau­gra­na tuvo, es­pe­cial­men­te al prin­ci­pio, se­rias di­fi­cul­ta­des pa­ra cua­jar en el par­ti­cu­lar jue­go blau­gra­na, pe­ro que ha au­men­ta­do ex­po­nen­cial­men­te su ren­di­mien­to en sus pri­me­ros par­ti­dos con el Bo­rus­sia Dort­mund y su es­treno con la nue­va Ro­ja de Luis En­ri­que. Ha si­do sa­lir del Ba­rça y sus ci­fras go­lea­do­ras se han dis­pa­ra­do: acu­mu­la 7 go­les en so­lo 171 mi­nu­tos, una es­pec­ta­cu­lar me­dia de un gol ca­da 245 mi­nu­tos. Des­pués de su do­ble­te an­te Ga­les, el ex­de­lan­te­ro del Ba­rça dio su ex­pli­ca­ción: “Los go­les son cues­tión de ra­chas, de con­fian­za y de te­ner mi­nu­tos”. Y tie­ne ra­zón: hay un fac­tor de azar, uno de con­fian­za en uno mis­mo y otro de opor­tu­ni­da­des. Des­con­tan­do el pri­me­ro, es evi­den­te que en el Ba­rça Al­cá­cer tar­dó en en­con­trar el ca­mino del gol y tuvo que ges­tio­nar mu­chos mi­nu­tos de ban­qui­llo, a pe­sar de que en su úl­ti­ma tem­po­ra­da rin­dió a un buen ni­vel siem­pre que salió al cam­po. Y aho­ra que mues­tra el in­du­da­ble ins­tin­to ‘killer’ que lle­va den­tro, y te­nien­do en cuen­ta que en el Ba­rça se pue­de plan­tear en bre­ve la bús­que­da de un ‘9’, se le­van­tan al­gu­nos nos­tál­gi­cos que ‘sue­ñan’ con su vuel­ta, a pe­sar de que el Bo­rus­sia se lo lle­va­rá si ejer­ce la cláu­su­la de com­pra del ju­ga­dor por 23 mi­llo­nes de eu­ros. Pe­ro lo cier­to es que las con­di­cio­nes que hi­cie­ron que Al­cá­cer no triun­fa­ran en el Ba­rça si­guen vi­gen­tes: el jue­go del Ba­rça, muy com­bi­na­ti­vo, de­pen­dien­te de Mes­si y al­ta­men­te exi­gen­te, no es el me­jor pa­ra él. Al­cá­cer es un muy buen de­lan­te­ro, pe­ro co­mo tan­tos otros no pue­de cua­jar en el sis­te­ma más ex­tra­ño, ma­ra­vi­llo­so y com­ple­jo de es­te de­por­te que lla­ma­mos fút­bol. Por eso Al­cá­cer no pue­de vol­ver. Triun­fa­rá se­gu­ro pe­ro, co­mo tan­tos otros, ten­drá que ser en otro equi­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.