LA DI­FE­REN­CIA.

Sport - - BARÇA -

Du­ro, muy du­ro. Pe­ro, in­sis­to, a Ma­ra­do­na no hay que ha­cer­le ca­so cuan­do ha­bla de Mes­si por­que le pue­den la so­ber­bia y los ce­los. Me re­fie­ro a la ri­va­li­dad en­tre uno y otro por ocu­par el co­ra­zón de los ar­gen­ti­nos co­mo me­jor fut­bo­lis­ta de la his­to­ria. En es­te sen­ti­do, Ma­ra­do­na es mu­cho Ma­ra­do­na, la su­ya es la his­to­ria de un ni­ño hu­mil­de que lle­gó a lo más al­to del fút­bol y ganó un Mun­dial pa­ra Ar­gen­ti­na. Mes­si, en cam­bio, se fue de ni­ño, se hi­zo fut­bo­lis­ta en el Ba­rça y no ha po­di­do ga­nar un Cam­peo­na­to del Mun­do. Y Die­go ex­plo­ta es­te re­la­to ses­ga­do en be­ne­fi­cio pro­pio ca­da vez que pue­de. No es jus­to y él lo sa­be. Y lo sa­be Mes­si, que ja­más ha lan­za­do ni una so­la ma­la pa­la­bra so­bre Ma­ra­do­na. Es­ta es la gran di­fe­ren­cia: a uno le pue­de la so­ber­bia y el otro evi­ta el con­flic­to. Hay más di­fe­ren­cias, las fut­bo­lís­ti­cas es­tán a la vis­ta de to­dos, las otras me las voy a ca­llar... Se­gu­ra­men­te, tam­po­co se­ría jus­to.

La cla­ve: a Die­go le pue­den la so­ber­bia y los ce­los y no es jus­to cuan­do ha­bla de Leo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.