La amis­tad pe­li­gro­sa de Ro­nal­din­ho

Su triun­fo en las elec­cio­nes de Bra­sil pa­re­ce im­pa­ra­ble. Pe­se que sus pun­tos de vis­ta re­sul­tan muy ofen­si­vos, tie­ne mu­chos adeptos en el mun­do del de­por­te de su país, que le es­tán brin­dan­do su apo­yo in­con­di­cio­nal...

Sport - - BARÇA - JOA­QUIM PIE­RA @joa­quim­pie­ra

Jair Bol­so­na­ro tie­ne 58% de in­ten­cio­nes de vo­to pa­ra la se­gun­da vuel­ta. Le sa­ca 16 pun­tos a Fer­nan­do Had­dad, del Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res (PT). Su triun­fo el pró­xi­mo do­min­go 28 se an­to­ja co­mo inevi­ta­ble. Ya en la pri­me­ra man­ga de los co­mi­cios, fue vo­ta­do por 49,2 mi­llo­nes de elec­to­res (un 46,03%).

En el mun­do del de­por­te se han mul­ti­pli­ca­do los apo­yos. Ri­val­do, evan­gé­li­co con­ser­va­dor, y el em­ba­ja­dor del FC Bar­ce­lo­na, Ro­nal­din­ho Gau­cho, lo han he­cho ex­plí­ci­ta­men­te en sus re­des so­cia­les, así co­mo el de­lan­te­ro del Tot­ten­ham, Lu­cas Mou­ra. Otros lo han ex­pre­sa­do in­di­rec­ta­men­te co­mo el ca­so de Ney­mar Jr., tam­bién evan­gé­li­co, o Ga­briel Je­sus, del City, que die­ron un ‘me gus­ta’ en las re­des so­cia­les a una pu­bli­ca­ción del fut­bo­lis­ta del Shakh­tar Do­netsk, Alan Pa­trick a fa­vor del po­lí­ti­co ul­tra­de­re­chis­ta. O el por­te­ro del Li­ver­pool y la Se­leçao, Alis­son,y el nue­vo fi­cha­je del Mi­lan, Lu­cas Pa­que­tá, que die­ron otro ‘me gus­ta’, a la pu­bli­ca­ción de Ro­nal­din­ho Gau­cho con el nú­me­ro 17, que es el de Bol­so­na­ro a la ho­ra de rea­li­zar el vo­to en las ur­nas elec­tró­ni­cas.

Ca­fú es otro de los ilus­tres del fút­bol bra­si­le­ño que se ha po­si­cio­na­do a fa­vor del mi­li­tar en la re­ser­va así co­mo el ex ju­ga­dor, Ed­mun­do, el po­lé­mi­co Fe­li­pe Me­lo (Pal­mei­ras) o Jad­son

(Co­rint­hians) y su com­pa­ñe­ro de ves­tua­rio Ro­ger.

El mí­ti­co ex cam­peón mun­dial de Fór­mu­la 1, Emer­son Fit­ti­pal­di es otro de­por­tis­ta bol­so­na­ris­ta, e in­clu­so lle­gó a vi­si­tar al can­di­da­to en el hos­pi­tal días atrás cuan­do se re­cu­pe­ra­ba de la pu­ña­la­da

‘Ron­nie’ se po­si­cio­nó con una pu­bli­ca­ción que re­ci­bió el ‘me gus­ta’ de otros fut­bo­lis­tas fa­mo­sos

que re­ci­bió en el es­tó­ma­go. el país de ge­nios crea­ti­vos de la uni­ver­sa­li­dad de Pe­lé, Ga­rrin­cha, o in­clu­so Ayr­ton Sen­na, en el de­por­te; de Tom Jo­bim, Chi­co Buar­que, Cae­tano Ve­lo­so

Gil­ber­to Gil en la mú­si­ca; o de Car­los Drum­mond de An­dra­de, Vi­ni­cius de Mo­raes o Jor­ge Ama­do en las le­tras, el ca­pi­tán en la re­ser­va Jair Bol­so­na­ro, ga­na­dor de la pri­me­ra vuel­ta de las pre­si­den­cia­les bra­si­le­ñas y fa­vo­ri­to a con­fir­mar su triun­fo de­fi­ni­ti­vo el do­min­go 28, tie­ne co­mo hé­roe y re­fe­ren­te al co­ro­nel Car­los Al­ber­to Bril­han­te Us­tra.

A él, le de­di­có, en abril de 2016, el vo­to fa­vo­ra­ble al im­peach­ment de la pre­si­den­ta Dil­ma Rous­seff, en­car­ce­la­da y tor­tu­ra­da du­ran­te su ju­ven­tud. Bril­han­te Us­tra, fa­lle­ci­do en 2015 a los 83 años, fue un sá­di­co y san­gui­na­rio re­pre­sor acu­sa­do de 60 des­apa­ri­cio­nes y de 500 ca­sos de tor­tu­ra du­ran­te la dic­ta­du­ra mi­li­tar bra­si­le­ña (1964-85). Ni mu­je­res em­ba­ra­za­das se sal­va­ron de sus bru­ta­li­da­des. Pa­ra pre­sio­nar a sus víc­ti­mas no du­dó en lle­var a los ca­la­ba­zos hi­jos pe­que­ños de­lan­te de ma­dres des­nu­das, lle­nas de he­ma­to­mas, ex­cre­men­tos y vó­mi­tos que ha­bían aca­ba­do de su­frir se­sio­nes de in­te­rro­ga­to­rio. La ima­gen del de­nos­ta­do mi­li­tar, es­tam­pa­da aho­ra en ca­mi­se­tas con el le­ma “Uls­tra vi­ve”, se mul­ti­pli­ca en­tre los co­rre­li­gio­na­rios del fu­tu­ro pre­si­den­te bra­si­le­ño. Quien ya lo usó fue su hi­jo, Eduar­do Bol­so­na­ro, re­ele­gi­do aho­ra dipu­tado fe­de­ral por Sao Pau­lo, y uno de sus ar­ti­cu­la­do­res po­lí­ti­cos en el PSL (Par­ti­do So­cial Li­be­ral).

Bol­so­na­ro es un nos­tál­gi­co de la dic­ta­du­ra mi­li­tar y de sus mé­to­dos re­pre­so­res ya sea en Bra­sil o en cual­quier otro país. “Pi­no­chet ten­dría que ha­ber ma­ta­do más” es­tá in­clui­da en su an­to­lo­gía de fra­ses cé­le­bres al la­do de “el pro­ble­ma del ré­gi­men mi­li­tar bra­si­le­ño es que tor­tu­ra­ba más que se ma­ta­ba” o “yo soy fa­vo­ra­ble a la tor­tu­ra”.

De he­cho, el mi­li­tar en la re­ser­va con­si­de­ra que “los de­re­chos hu­ma­nos son el es­tiér­col pa­ra los de­lin­cuen­tes”, co­mo ex­hi­bió en una ca­mi­se­ta. El 2 de sep­tiem­bre, so­lo cua­tro días an­tes de ser apu­ña­la­do en un mi­tin, in­ci­tó, en un ac­to pú­bli­co en el es­ta­do de Acre, a “fu­si­lar a pe­tral­has (co­mo des­pec­ti­va­men­te lla­man a los se­gui­do­res del Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res)”, mien­tras con­ver­tía un trí­po­de en un ar­ma im­pro­vi­sa­da. Lo su­yo es un su­ma y sigue de des­pro­pó­si­tos que tien­den al in­fi­ni­to. “Co­mo ten­go in­mu­ni­dad par­la­men­ta­ria pue­do de­cir que soy ho­mo­fó­bi­co y con mu­cho or­gu­llo,” ya de­cla­ró. Por eso, con­si­de­ra que “el 90% de los ni­ños adop­ta­dos por pa­re­jas gays aca­ba­rán sien­do ho­mo­se­xua­les y se pros­ti­tui­rán”. O lle­gó a de­cla­rar en un pro­gra­ma

El po­lí­ti­co ul­tra­con­ser­va­dor tie­ne un dis­cur­so mar­ca­do por el odio ha­cia mu­je­res o ho­mo­se­xua­les

Es un nos­tál­gi­co de la dic­ta­du­ra mi­li­tar y de mé­to­dos re­pre­so­res en Bra­sil o en otro país

te­le­vi­si­vo que “si tu hi­jo em­pie­za a com­por­tar­se co­mo un ‘ma­ri­qui­ta’, pé­ga­le que cam­bia­rá de com­por­ta­mien­to, ya oí a mu­cha gen­te que ‘mi pa­dre me en­se­ñó a ser un hom­bre’”.

El can­di­da­to de la ex­tre­ma de­re­cha, así co­mo los evan­gé­li­cos con­ser­va­do­res, con­ci­be la ho­mo­se­xua­li­dad co­mo una des­gra­cia. “Yo no soy hi­pó­cri­ta, pre­fie­ro que un hi­jo mío mue­ra en un ac­ci­den­te a que apa­rez­ca con un bi­go­tu­do”, afir­mó. Su in­con­ti­nen­cia ver­bal y sus du­ros ata­ques no tie­nen nin­gún ti­po de lí­mi­te. “Los ho­mo­se­xua­les – ya ase­gu­ró – son así por el uso de dro­gas, so­lo una pe­que­ña par­te sa­len por de­fec­to de fá­bri­ca”.

El su­yo es un dis­cur­so de odio. Su mi­so­gi­nia va en­vuel­ta de apo­lo­gía de la vio­len­cia. “No vio­la­ría la dipu­tada Ma­ria do Ro­sa­rio pe­ro no se lo me­re­ce, es muy ma­la, es muy fea, no es mi ti­po”, di­jo des­de el púl­pi­to del Con­gre­so. En los pa­si­llos de la Cá­ma­ra Ba­ja, y, an­te las cá­ma­ras de te­le­vi­sión ya ha­bía in­sul­ta­do a su ad­ver­sa­ria po­lí­ti­ca con “eres una pu­ta”.

Bo­lo­so­na­ro no so­lo se mues­tra con­tra­rio a im­plan­tar po­lí­ti­cas de equi­pa­ra­ción sa­la­rial de gé­ne­ro, sino que con­si­de­ra que te­ner una hi­ja es un error: “tu­ve cua­tro hi­jos hom­bre, en el quin­to, fla­queé y me salió una mu­jer”, es otra de sus per­las.

Y cla­ro, no po­día fal­tar el ra­cis­mo pa­ra com­ple­tar un pack ideo­ló­gi­co ex­tre­mis­ta y to­ta­li­ta­rio, un círcu­lo vir­tuo­so abo­mi­na­ble y de­tes­ta­ble. “Yo no co­rro el riego de que mis hi­jos se enamo­ren de una ne­gra por­que fue­ron muy bien edu­ca­dos”, ya di­jo en un pro­gra­ma te­le­vi­si­vo.

Su con­cep­ción ca­si ne­ga­cio­nis­ta de la es­cla­vi­tud se ba­sa en la idea de que “los ne­gros fue­ron en­tre­ga­dos por los pro­pios ne­gros, por lo tan­to no ten­go nin­gu­na deu­da his­tó­ri­ca pen­dien­te”. Y ya ha ata­ca­do la exis­ten­cia de los ‘qui­lom­bos’, nú­cleos for­ma­dos por des­cen­dien­tes de es­cla­vos en áreas ru­ra­les: “una vez vi­si­té uno y el afro­des­cen­dien­te más del­ga­do pe­sa­ba 105 kgs. ¡No ha­cen na­da! Creo que ni sir­ven más pa­ra pro­crear más y gas­ta­mos más de 250.000 mi­llo­nes de eu­ros anual­men­te con ellos”.

Las re­ser­vas de pue­blos in­dí­ge­nas tam­po­co se han li­bra­do de la ira del mi­li­tar y po­lí­ti­co ul­tra abra­zan­do las te­sis más ra­di­ca­les de los te­rra­te­nien­tes: “¿Por qué los in­dios tie­nen grandes es­pa­cios de tie­rra? No tie­nen di­ne­ro, ni ha­blan nues­tra len­gua, la iz­quier­da los man­tie­ne co­mo si fue­ran ani­ma­les en un zoo­ló­gi­co”.

// EFE

Ro­nal­din­ho ha da­do su apo­yo al po­lé­mi­co po­lí­ti­co que ya es el vir­tual ga­na­dor de las elec­cio­nes en Bra­sil a fal­ta de la se­gun­da vuel­ta que le con­fir­ma­rá en la pre­si­den­cia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.