Ma­ra­do­na, ¿por qué no te callas?

Sport - - BARÇA -

La­men­ta­ble, tris­te e in­to­le­ra­ble. To­do a la vez. La enési­ma sa­li­da de tono de Ma­ra­do­na es una ver­güen­za. Ha­bla en las te­le­vi­sio­nes me­xi­ca­nas a gol­pe de ta­lo­na­rio. Se in­ven­ta his­to­rias pa­ra que le vuel­van a con­tra­tar. Co­mo sa­be que su vi­da ya no in­tere­sa, la ha to­ma­do con Mes­si pa­ra chu­par cá­ma­ra y ser pro­ta­go­nis­ta. Sa­be que Leo es bue­na per­so­na, no le des­men­ti­rá ni le re­pli­ca­rá. Pre­fie­re ig­no­rar­le. Por eso car­ga las tin­tas con una afir­ma­ción fa­laz: “Es inú­til que­rer ha­cer cau­di­llo a un hom­bre que va 20 ve­ces al ba­ño an­tes de un par­ti­do”. Ma­ra­do­na ¿por qué no te callas?

Ma­ra­do­na ha­ce mu­chos años que es­tá pa­sa­do de ros­ca. Ha­ce de en­tre­na­dor en Mé­xi­co pe­ro es la vi­va ima­gen del ído­lo caí­do, del ju­gue­te ro­to. Qui­zás de­jó atrás sus adic­cio­nes pe­ro le han que­da­do se­cue­las. Su pe­no­so es­pec­tácu­lo en los pal­cos del Mun­dial de Ru­sia de­ja­ron cla­ro que vi­ve de la fa­ma del pa­sa­do. La úni­ca ver­dad que di­jo en sus de­cla­ra­cio­nes al pro­gra­ma ‘La Úl­ti­ma Pa­la­bra’ es que Mes­si es Mes­si en el Bar­ce­lo­na y Mes­si es Mes­si ju­gan­do con Ar­gen­ti­na. En el fon­do le tie­ne ce­los, me­jor di­cho, en­vi­dia. Cuan­do di­ce “no en­dio­se­mos más a Mes­si” lo di­ce pen­san­do en aque­llos ar­gen­ti­nos que si­guen cre­yen­do que Ma­ra­do­na to­da­vía es el más gran­de. Mes­si no com­pi­te en es­ta ca­rre­ra. No se fi­ja en sus com­pe­ti­do­res ni se ob­se­sio­na con la his­to­ria, es fe­liz ju­gan­do al fút­bol en el club don­de se sien­te que­ri­do y dis­fru­ta de una fa­mi­lia que le adora. Lo que di­ga Ma­ra­do­na le trae sin cui­da­do, le res­ba­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.