Las sec­cio­nes del Ba­rça, una san­gría de 40 mi­llo­nes

Sport - - BARÇA - JO­SEP Mª CA­SA­NO­VAS @jjmm­ca­sa­no­vas

El Ba­rça es un club de fút­bol y co­mo tal es co­no­ci­do en el mun­do en­te­ro. Las sec­cio­nes po­li­de­por­ti­vas for­man par­te de su his­to­ria pe­ro no pue­den ser un las­tre pa­ra la eco­no­mía del club. No hay que eli­mi­nar­las, pe­ro sí re­plan­tear­las de acor­de a los nue­vos tiem­pos. Ha­ce fal­ta ima­gi­na­ción, va­lor y rea­lis­mo. El fra­ca­so del baloncesto los úl­ti­mos años obli­ga a una re­fle­xión pro­fun­da.

El Ba­rça de­be plan­tear­se una re­fle­xión se­re­na y rea­lis­ta de las sec­cio­nes del club ya que si su­ma­mos el acu­mu­la­do del dé­fi­cit cró­ni­co de los úl­ti­mos cin­co años se al­can­zan ci­fras in­quie­tan­tes. No ha­bla­mos de car­gar­se las sec­cio­nes, sino de adap­tar­las a los pa­rá­me­tros del si­glo XXI, ade­cuar­las a la reali­dad de los es­pec­ta­do­res que tie­nen. Es­tá muy bien man­te­ner la tra­di­ción de ser una en­ti­dad po­li­de­por­ti­va, pe­ro no a cual­quier pre­cio y sin cu­brir los ob­je­ti­vos de­por­ti­vos fi­ja­dos. Com­pe­tir a ni­vel pro­fe­sio­nal en al­gu­nos de­por­tes es un mal ne­go­cio ya que el dé­fi­cit de sec­cio­nes la pa­sa­da tem­po­ra­da su­pe­ra los 40 mi­llo­nes. Mu­chos so­cios se plan­tea que tal dis­pen­dio eco­nó­mi­co, com­ple­men­ta­rio o su­per­fluo -se­gún co­mo se mi­re-, pue­de ir en de­tri­men­to de las exi­gen­cias del equi­po de fút­bol que es el “co­re bu­si­ness” de la en­ti­dad. Es­ta­mos afron­tan­do un pro­ble­ma que vie­ne de le­jos y no por ello hay que mi­rar ha­cia otro la­do. Se ha­bla siem­pre de ajus­tar el cos­te y re­du­cir el dé­fi­cit pe­ro pa­re­ce di­fí­cil con­se­guir­lo. En el 2011, ba­jo la di­rec­ción de Ja­vier Faus co­mo vi­ce­pre­si­den­te eco­nó­mi­co, se plan­teó un plan de ajus­te que con el pa­so de los años se ha ido di­lu­yen­do. El des­fa­se pre­su­pues­ta­rio se ha con­ver­ti­do en cró­ni­co y aun­que pa­ra la pró­xi­ma tem­po­ra­da se pre­sen­ta­rá en la Asam­blea un pre­su­pues­to de sec­cio­nes con una re­duc­ción de gas­to del 5%, se con­tem­pla un dé­fi­cit de 43,37 mi­llo­nes pa­ra ju­nio del 2019. No de­ja de ser curioso que la úni­ca sec­ción que re­sul­ta ren­ta­ble es la úl­ti­ma que se ha pro­fe­sio­na­li­za­do, el fút­bol fe­me­nino. To­do ello gra­cias a la apor­ta­ción de un pa­tro­ci­na­dor ame­ri­cano, Stan­ley –el fa­bri­can­te de las Black & Dec­ker- que cu­bre los gas­tos de una sec­ción que tie­ne un gran fu­tu­ro por de­lan­te. Las de­más sec­cio­nes si­guen otros de­rro­te­ros. El baloncesto se lle­va la pal­ma de los pro­ble­mas. Tie­ne un dé­fi­cit de 25 mi­llo­nes y el año pa­sa­do el nú­me­ro de es­pec­ta­do­res del Pa­lau su­frió un re­tro­ce­so del 14%, has­ta los 4.000, de­bi­do a los pé­si­mos re­sul­ta­dos. Es una sec­ción que ha ido a me­nos de for­ma preo­cu­pan­te acu­mu­lan­do tan­tos errores y fra­ca­sos que han lle­va­do al equi­po a per­der su per­so­na­li­dad y ser una som­bra de lo que fue. Una si­tua­ción que que­da más en evi­den­cia si te­ne­mos en cuen­ta que el Real Ma­drid es cam­peón de Li­ga y de Eu­ro­pa en la úni­ca sec­ción po­li­de­por­ti­va pro­fe­sio­nal del club blan­co.

Los nú­me­ros de las otras sec­cio­nes tam­po­co son op­ti­mis­tas. El balonmano cues­ta 8 mi­llo­nes, so­lo in­gre­sa 1.7 y su me­dia de es­pec­ta­do­res ape­nas al­can­za los 2.000 afi­cio­na­dos. El hoc­key ge­ne­ra 3 mi­llo­nes de pér­di­das con so­lo 935 es­pec­ta­do­res de me­dia. El fút­bol sa­la es de­fi­ci­ta­rio en 5 mi­llo­nes y reúne a 2.800 afi­cio­na­dos de me­dia en el Pa­lau. A la vis­ta de es­tos da­tos, nos re­afir­ma­mos en que to­ca ana­li­zar la reali­dad ba­jo la pers­pec­ti­va ac­tual ya que al­gu­nas sec­cio­nes po­drían ser ama­teurs y no por ello el club per­de­ría su iden­ti­dad po­li­de­por­ti­va. Tie­ne sen­ti­do man­te­ner el fut­bol sa­la y el fút­bol fe­me­nino, pe­ro es más cues­tio­na­ble se­guir in­vir­tien­do a fon­do per­di­do en el baloncesto cuan­do las fi­chas se han dis­pa­ra­do y los ex­tran­je­ros que vie­nen son aves de pa­so ha­cia la NBA. Otra sa­li­da se­ría re­du­cir drás­ti­ca­men­te el cos­te uti­li­zan­do so­lo ju­ga­do­res de la can­te­ra a cam­bio de li­mi­tar las am­bi­cio­nes de­por­ti­vas que, por otro la­do, a ni­vel in­ter­na­cio­nal han si­do es­ca­sas los úl­ti­mos años.

Es­ta re­fle­xión, ne­ce­sa­ria y ur­gen­te, ten­dría que in­cluir tam­bién las obras pre­vis­tas en el Es­pai Ba­rça, un nue­vo Pa­lau Blau­gra­na ca­paz pa­ra 12.500 asien­tos con un cos­te de 90 mi­llo­nes. Te­nien­do en cuen­ta que es­ta nue­va ins­ta­la­ción no es­ta­rá fi­na­li­za­da co­mo muy pron­to has­ta el 2022, hay que con­tem­plar que has­ta en­ton­ces el club, si sigue los pa­rá­me­tros actuales, pue­de acu­mu­lar una deu­da en sec­cio­nes de más de 120 mi­llo­nes de aquí a que se inau­gu­re el nue­vo pa­be­llón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.