SIN PÓL­VO­RA

Aun­que Stua­ni no fa­lla, el Gi­ro­na es­tá echan­do en fal­ta los go­les de Por­tu

Sport - - BARÇA - AL­BERT GRA­CIA

El Gi­ro­na no ha em­pe­za­do pre­ci­sa­men­te mal la tem­po­ra­da. Al con­tra­rio. Los de Eu­se­bio su­pie­ron aguan­tar las aco­me­ti­das ini­cia­les que pro­nos­ti­ca­ban un año ne­gro y so­bre­vi­vie­ron co­mo lo ha­cen los equi­pos más grandes del cam­peo­na­to.

No obs­tan­te, los úl­ti­mos re­sul­ta­dos han em­pe­za­do a vol­ver a sem­brar du­das so­bre el se­gun­do pro­yec­to del cua­dro ca­ta­lán en Pri­me­ra. Aho­ra, con el pa­rón de se­lec­cio­nes en me­dio de una di­ná­mi­ca no de­ma­sia­do po­si­ti­va, los de Eu­se­bio que­rrán ha­cer bo­rrón y cuen­ta nue­va. Al­go que ne­ce­si­ta una de sus prin­ci­pa­les es­tre­llas. Y es que Por­tu no ha bri­lla­do en ex­ce­so en es­te arran­que li­gue­ro y su efi­ca­cia de ca­ra a por­te­ría es­tá em­pe­zan­do a pa­sar fac­tu­ra a un equi­po al que los go­les no se le caen pre­ci­sa­men­te de

El ni­vel de Por­tu has­ta la fe­cha no se acer­ca al de la tem­po­ra­da pa­sa­da, sien­do un pu­ñal le­tal

los bol­si­llos, de­jan­do a un la­do al ‘Pi­chi­chi’ Stua­ni. Mon­ti­li­vi, Eu­se­bio y su equi­po ne­ce­si­tan re­cu­pe­rar al me­jor Por­tu pa­ra en­ca­rar una fa­se de­ci­si­va de la tem­po­ra­da en la que se ve­rá de qué pas­ta es­tá he­cho el Gi­ro­na y si pue­de as­pi­rar a al­go más que sal­var la ca­te­go­ría. El ex­tre­mo es vi­tal en los plan­tea­mien­tos de Eu­se­bio y es por ello que de­be vol­ver a sen­tir­se im­por­tan­te y a ru­bri­car su in­ne­go­cia­ble es­fuer­zo y tra­ba­jo en go­les y asis­ten­cias, al­go que ha­cía ha­ce no de­ma­sia­do tiem­po.

INI­CIO DE­CEP­CIO­NAN­TE Tras ser una de las grandes re­ve­la­cio­nes de la tem­po­ra­da pa­sa­da en la Li­ga San­tan­der y des­ta­pán­do­se co­mo uno de los má­xi­mos ar­ti­lle­ros na­cio­na­les, eclip­sa­do por nom­bres co­mo As­pas, Ge­rard Mo­reno o Ro­dri­go, con más ba­ga­je en la ca­te­go­ría, Por­tu aca­bó la cam­pa­ña con on­ce go­les y cin­co asis­ten­cias for­man­do una du­pla le­tal con Stua­ni. El tán­dem anotó, na­da más y na­da me­nos que 32 tan­tos en 18 en­cuen­tros. No obs­tan­te, el jue­go del ex­tre­mo mur­ciano iba más allá de los nú­me­ros. Sien­do un in­cor­dio cons­tan­te pa­ra los za­gue­ros ri­va­les, Por­tu en­con­tró en el sis­te­ma de Ma­chín su há­bi­tat na­tu­ral pa­ra ex­plo­tar su me­jor fa­ce­ta, el con­tra­gol- pe. Du­ran­te es­ta tem­po­ra­da, el ex­ju­ga­dor del Va­len­cia ha se­gui­do sien­do tan in­ci­si­vo co­mo an­ta­ño pe­ro has­ta la fe­cha la suer­te le es­tá sien­do es­qui­va. Por­tu pa­re­ce la som­bra de lo que fue, so­bre to­do de ca­ra a puer­ta. Aun así, no es la ho­ra pa­ra lle­var­se las ma­nos a la ca­be­za. An­te el Ei­bar dis­pu­so de oca­sio­nes pe­ro la me­ta ri­val se le es­tá ha­cien­do pe­que­ña. Aún tie­ne tiem­po pa­ra re­cu­pe­rar su me­jor ver­sión. Mon­ti­li­vi y el Gi­ro­na le año­ran.

Stua­ni es­tá ti­ran­do del ca­rro go­lea­dor, pe­ro tan­to él co­mo el equi­po le es­tán echan­do en fal­ta

El Gi­ro­na sigue es­pe­ran­do la me­jor ver­sión de Por­tu //EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.