RU­BI VUEL­VE A ILU­SIO­NAR AL ES­PAN­YO­LIS­MO El ra­di­cal cam­bio del Es­pan­yol

El equi­po de Ru­bi com­pa­gi­na los bue­nos re­sul­ta­dos con una pro­pues­ta fut­bo­lís­ti­ca que gus­ta a los se­gui­do­res blan­quia­zu­les. La me­ta­mor­fo­sis del con­jun­to ha si­do sen­ci­lla­men­te es­pec­ta­cu­lar en so­lo unos me­ses de tra­ba­jo del téc­ni­co ca­ta­lán

Sport - - +FÚTBOL - JUAN CAR­LOS GRA­CIA

Apun­tan los que han se­gui­do, con más o me­nos in­te­rés, la tra­yec­to­ria de Ru­bi co­mo en­tre­na­dor que el téc­ni­co ca­ta­lán se man­tie­ne fiel a su ori­gi­nal apues­ta de dar pro­ta­go­nis­mo al ba­lón, pe­ro la evo­lu­ción le ha lle­va­do a po­ten­ciar los me­ca­nis­mos de­fen­si­vos pa­ra que sus equi­pos no sean tan vul­ne­ra­bles. Y el re­sul­ta­do de esa me­ta­mor­fo­sis es el ac­tual Es­pan­yol. Un equi­po que ha da­do un gi­ro ra­di­cal en so­lo unos me­ses, que dis­fru­ta en el te­rreno de jue­go pe­ro que de­fien­de co­mo ja­ba­tos; con­vir­tien­do el pe­si­mis­mo que se ha­bía adue­ña­do de la afi­ción en ilu­sión por ha­cer al­go so­na­do en la tem­po­ra­da. Ocu­pa la quin­ta pla­za de la cla­si­fi­ca­ción, un lo­gro im­pen­sa­ble no ha­ce tan­to tiem­po.

1

TIQUITACA, PE­RO CON EQUI­LI­BRIO

El ac­tual Es­pan­yol es un equi­po que se sien­te có­mo­do con el ba­lón. El cue­ro es el pro­ta­go­nis­ta prin­ci­pal de la fies­ta. El cam­bio de es­ti­lo es, sin du­da, la no­ve­dad más des­ta­ca­da con re­la­ción a la an­te­rior eta­pa del equi­po, pe­ro sin per­der las for­ta­le­za de­fen­si­va que los pe­ri­cos han mos­tra­do ha­bi­tual­men­te. Es­te Es­pan­yol apues­ta por el tiquitaca, pe­ro con tan­to equi­li­brio en sus lí­neas que le ha­ce des­ta­car en las es­ta­dís­ti­cas de­fen­si­vas (ter­cer me­jor equi­po) y con pe­ga­da en ata­que (sép­ti­mo me­jor). Y, ade­más, no ha­ce as­cos a ju­gar al con­tra­gol­pe si las cir­cuns­tan­cias del par­ti­do lo ofre­ce.

2

INTRATABLES EN EL ES­TA­DIO DE COR­NE­LLà/EL PRAT

La for­ta­le­za del Es­pan­yol se ha cons­trui­do en el es­ta­dio. Cor­ne­llà/El Prat se ha con­ver­ti­do en un for­tín don­de no se ha es­ca­pa­do ni un pun­to, sien­do el úni­co equi­po de Pri­me­ra Di­vi­sión que cuen­ta sus en­cuen­tros co­mo lo­cal con vic­to­rias. No han pa­sa­do aún los dos grandes, pe­ro si han vi­si­ta­do el feu­do pe­ri­co dos equi­pos eu­ro­peos co­mo el Va­len­cia y el Vi­lla­rreal, que, cu­rio­sa­men­te, se lle­va­ron el ma­yor cas­ti­go. La con­tun­den­cia de los pu­pi­los de Ru­bi en el es­ta­dio le han au­pa­do a la quin­ta pla­za de la cla­si­fi­ca­ción. Esa es la vía pa­ra re­cu­pe­rar el apo­yo so­cial de la gen­te que echa­ron la pa­sa­da cam­pa­ña, tan­to por lo po­co que ofre­cía el equi­po por la erró­nea de­ci­sión de au­men­tar los pre­cios de los abo­nos.

3

SO­LO FAL­TA LA VIC­TO­RIA CO­MO VI­SI­TAN­TE

El úni­co lu­nar es la au­sen­cia de un triun­fo en cam­po con­tra­rio, aun­que tam­po­co es un da­to es­pe­cial­men­te alar­man­te. Dos de­rro­tas y dos em­pa­tes es el ba­ga­je has­ta el mo­men­to. Re­pa­se­mos las de­rro­tas: en el Ber­na­béu, don­de los es­pan­yo­lis­tas aca­ba­ron en­ce­rran­do al Real Ma­drid; y en Men­di­zo­rro­za, que re­sul­tó una derrota de VAR. Es ver­dad que se han po­di­do arran­car más pun­tos, pe­ro el da­to, re­pe­ti­mos, tam­po­co es te­rri­ble­men­te ne­ga­ti­vo. La ac­ti­tud que mues­tra el equi­po le ha­rá, más pron­to que tar­de, ce­le­brar la vic­to­ria.

4

SIN UN RE­MA­TA­DOR, EL GOL SE RE­PAR­TE

Más mé­ri­to tie­ne si, en­ci­ma, ve­mos que la plan­ti­lla es la mis­ma de la pa­sa­da tem­po­ra­da. Per­dón, se ha debilitado. Es­pe­cial­men­te en ata­que por la au­sen­cia de Ge­rard Mo­reno (ca­si anotó la mi­tad de los go­les). La fal­ta de un go­lea­dor na­to, a la es­pe­ra de que Bor­ja Igle­sias en­cuen­tre la efec­ti­vi­dad, lo ha sol­ven­ta­do Ru­bi re­par­tien­do los go­les. Ocho ju­ga­do­res se re­par­ten los on­ce tan­tos que, has­ta el mo­men­to, ha con­se­gui­do el Es­pan­yol. El de­lan­te­ro ga­lle­go, Ma­rio Her­mo­so y Gra­ne­ro han lo­gra­do dos; Dar­der, Bap­tis­tao, Piat­ti, Her­nán Pé­rez y Ser­gio Gar­cía, uno. El gol es­tá muy re­par­ti­do y eso, sin du­da, es su­ma­men­te po­si­ti­vo, ade­más de que con­fir­ma que el blo­que tie­ne va­rios me­ca­nis­mos pa­ra en­con­trar el ca­mino del gol.

5

UN EQUI­PO QUE DE­FIEN­DE CO­MO LOS áN­GE­LES

Ru­bi tie­ne un equi­po ti­po muy per­fi­la­do. Ha re­cu­pe­ra­do, ade­más, a ju­ga­do­res pa­ra la cau­sa.

Ro­ca, Dar­der, Her­mo­so, Gra­ne­ro..., pe­ro ha re­for­za­do el pa­pel de ‘pe­sos pe­sa­dos’ co­mo Die­go Ló­pez, Da­vid Ló­pez, Ser­gio Gar­cía... Y gen­te que te­nía un pie fue­ra, aho­ra tie­nen sus mo­men­tos y los es­tán apro­ve­chan­do

(Her­nán Pé­rez, Piat­ti).

Pe­ro por en­ci­ma de to­do, des­ta­ca la for­ta­le­za de­fen­si­va. Jue­ga bien a fút­bol y de­fien­de co­mo los án­ge­les. Es el ter­cer me­jor equi­po del cam­peo­na­to. Bes­tial.

La pro­pues­ta fut­bo­lís­ti­ca com­ple­ta el buen ren­di­mien­to en ata­que con una de­fen­sa for­tí­si­ma

// EFE

El Es­pan­yol de Ru­bi va vien­to en po­pa tras ocho jor­na­das de Li­ga y las sen­sa­cio­nes, de mo­men­to, apun­tan a una bue­na tem­po­ra­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.