De­va­luan­do a Dem­bé­lé

Sport - - BARÇA - JOAN MA­RIA BATLLE

▄ Al­go ra­ro pa­sa con Dem­bé­lé. Pa­sa que se le pe­gan las sá­ba­nas y ha lle­ga­do tar­de a al­gu­nos en­tre­na­mien­tos, que el tío es un sol­te­ro que no sa­be más que ha­cer­se hue­vos fri­tos y piz­zas con­ge­la­das de es­tas que po­nes en el horno y, ha­la, ex­tra de que­so y “p’aden­tro” o que el otro día tar­dó ho­ra y me­dia en avi­sar que le do­lía la ba­rri­ga... De acuer­do, na­da de eso es pro­fe­sio­nal y es un pro­ble­ma que el Ba­rça de­be re­sol­ver, pe­ro ex­tra­ña que no se ha­ga de puer­tas aden­tro. Lo ra­ro es que la pri­me­ra se­ñal de aler­ta pú­bli­ca la die­ra un com­pa­ñe­ro, Pi­qué, bro­mean­do con el gru­po de ‘what­sapp’ del ves­tua­rio. Lo ra­ro es que se ha­yan ido fil­tran­do esos epi­so­dios de in­dis­ci­pli­na sin que se ad­vir­tie­ran ac­cio­nes de pro­tec­ción de la di­rec­ti­va, de sus com­pa­ñe­ros o del en­tre­na­dor. Ade­más de ra­ro, es sig­ni­fi­ca­ti­vo que dos días des­pués de la po­lé­mi­ca gas­tro­en­te­ri­tis,

Val­ver­de no lo con­vo­que y más aún con Cou­tin­ho le­sio­na­do. So­lo el téc­ni­co sa­be si es un cas­ti­go o no, pe­ro lo de­jó a la libre in­ter­pre­ta­ción de ca­da uno. Tam­po­co des­min­tió fal­tas de dis­ci­pli­na y las des­pa­chó co­mo cues­tio­nes in­ter­nas. Ni de­cla­ró in­trans­fe­ri­ble al ju­ga­dor. Mal asun­to.

EL CHIS­TE DEL CABALLO. Di­go mal asun­to, por­que el club ya ha pa­ga­do 115 mi­llo­nes al Dort­mund, la fac­tu­ra va su­bien­do en va­ria­bles y, si se­gui­mos ha­blan­do de mi­se­rias, es­to se­rá una rui­na to­tal. Se es­tá de­va­luan­do a Dem­bé­lé a ojos de to­do el mun­do y pue­de su­ce­der co­mo el chis­te de aquel caballo que un tío ven­dió a un ami­go por­que le ha­cía el ca­fé por las ma­ña­nas, le lle­va­ba el pe­rió­di­co al so­fá, le ha­cía la co­mi­da y ga­na­ba to­das las ca­rre­ras. El ami­go, en­tu­sias­ma­do, lo com­pró por un pas­tón y, cuan­do am­bos se en­con­tra­ron en el bar unos días des­pués, el com­pra­dor co­gió por el cue­llo al ven­de­dor y a voz en gri­to le re­cri­mi­nó que el caballo era un pen­co que ni ha­cía el ca­fé, ni com­pra­ba el pe­rió­di­co, ni co­rría cien me­tros se­gui­dos... “Pss, cá­lla­te –le con­tes­tó–, que si si­gues ha­blan­do así del caballo no te lo va a com­prar ni el ton­to del pue­blo”. ¿Ca­pi­to? Pues eso...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.