Ba­laí­dos ame­na­za la ra­cha de So­la­ri

Los blan­cos lle­gan con tres vic­to­rias se­gui­das, an­te un Cel­ta que no aca­ba de en­con­trar re­gu­la­ri­dad en sus par­ti­dos

Sport - - BARÇA - ALE­JAN­DRO AL­CÁ­ZAR

Com­pli­ca­da vi­si­ta del Real Ma­drid a Vi­go, un cam­po en el que su­fre en los úl­ti­mos años y adon­de lle­ga con el dato de no ga­nar a do­mi­ci­lio en Li­ga des­de el 20 de agos­to (1-4 en Gi­ro­na). Se­rá la prue­ba más du­ra de la cua­tro que te­nía San­tia­go So­la­ri cuan­do lle­gó al ban­qui­llo con ca­rác­ter in­te­ri­no ha­ce 13 días. El ar­gen­tino ha cam­bia­do la di­ná­mi­ca del equi­po con tres triun­fos con­se­cu­ti­vos que igua­lan los con­se­gui­dos por su an­te­ce­sor en 14 par­ti­dos. Le es­pe­ra un Cel­ta ca­ma­leó­ni­co, que al­ter­na los bue­nos con los ma­los mo­men­tos, pe­ro que ate­so­ra ga­rra y amor pro­pio co­mo de­mos­tró en Se­vi­lla an­te el Be­tis, don­de re­mon­tó un 2-0 en un es­pec­ta­cu­lar cho­que que aca­bó 3-3.

PEGADA Y OR­DEN La lle­ga­da de So­la­ri ha do­ta­do al Real Ma­drid de la pegada que no tu­vo con Lo­pe­te­gui. Ha si­do su prin­ci­pal apor­ta­ción a un blo­que que sa­lía preo­cu­pa­do por la po­se­sión y que no ata­ca­ba en trom­ba preo­cu­pa­do por man­te­ner ca­da cual su po­si­ción en el cam­po.

“El fútbol per­te­ne­ce a los fut­bo­lis­tas esen­cial­men­te”, di­ce el ar­gen­tino, que ha li­be­ra­do de cor­sés a los ju­ga­do­res, que em­pie­zan a ex­pre­sar su ta­len­to con li­ber­tad, pe­ro con la res­pon­sa­bi­li­dad in­di­vi­dual de no per­der el or­den. Ade­más, ha sa­bi­do mez­clar su­plen­tes con ti­tu­la­res, en oca­sio­nes for­za­do por las le­sio­nes y en otras de­jan­do fue­ra a ti­tu­la­res que no rin­den por su ba­jo es­ta­do de for­ma. Dos cam­bios que le han va­li­do pa­ra co­se­char tres triun­fos con­se­cu­ti­vos y ele­var la mo­ral que an­da­ba por los sue­los. So­la­ri man­ten­drá la de­fen­sa que ha uti­li­za­do en los tres par­ti­dos, con Odrio­zo­la y Re­gui­lón en las ban­das, ce­rran­do con Nacho y Ra­mos. Po­dría re­cu­pe­rar a Mo­dric tras no ju­gar an­te el Va­lla­do­lid y de­jar a Ce­ba­llos fue­ra, y a Is­co por Lu­cas Váz­quez, por lo que Asen­sio­se­gui­ría pur­gan­do su ba­jo ren­di­mien­to.

UN ATA­QUE TE­MI­BLE Iago As­pas y Ma­xi Gó­mez son las ba­zas más pe­li­gro­sas del equi­po de Antonio Moha­med, que es­tá san­cio­na­do y se­gui­rá el par­ti­do des­de la grada. La me­jor pa­re­ja de ata­que de LaLiga por de­trás de la for­ma­da por Mes­si y Luis Suárez. El téc­ni­co ar­gen­tino con­fía en los que em­pa­ta­ron en Se­vi­lla an­te el Be­tis y en Okay, Brais Méndez y Hjul­sa­ger, que han apro­ve­cha­do las úl­ti­mas apa­ri­cio­nes. Moha­med es­tá ob­se­sio­na­do con que su equi­po fi­na­li­ce las ju­ga­das de ata­que, y su idea es ju­gar en cam­po del ri­val aun­que asu­me las di­fi­cul­ta­des pa­ra ha­cer­lo.

El Ma­drid lle­ga a Vi­go sin ga­nar fue­ra en Li­ga des­de el 20 de agos­to, an­te un Cel­ta que su­fre en su cam­po

//EFE

El Ma­drid de So­la­ri tie­ne una com­pli­ca­da sa­li­da a Ba­laí­dos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.