Cas­ti­go pa­ra Dem­bé­lé

La sa­lud del gru­po obli­ga­ba al en­tre­na­dor bar­ce­lo­nis­ta a to­mar una de­ci­sión y el ga­lo se que­da­rá sin ju­gar en el par­ti­do de es­ta tar­de en el Camp Nou

Sport - - BARÇA - JORDI GIL Bar­ce­lo­na @ jor­di­gil

Er­nes­to Val­ver­de no pa­só por al­to la in­dis­ci­pli­na de Ous­ma­ne

Dem­bé­lé. Tras no pre­sen­tar­se al en­tre­na­mien­to del jue­ves ale­gan­do una gas­tro­en­te­ri­tis y ni tan si­quie­ra dar se­ña­les de vi­da du­ran­te una ho­ra y me­dia, el téc­ni­co in­ter­vino y dio un se­rio to­que de aten­ción al fut­bo­lis­ta de­ján­do­lo fue­ra de la con­vo­ca­to­ria en el par­ti­do de es­ta tar­de an­te el Be­tis.

Ni la ba­ja de Philippe Cou­tin­ho, que en prin­ci­pio le abría las puer­tas de la ti­tu­la­ri­dad, ablan­dó al en­tre­na­dor bar­ce­lo­nis­ta que pu­so fir­me al fut­bo­lis­ta pa­ra que de una vez por to­das se com­por­te de for­ma pro­fe­sio­nal.

Dem­bé­lé ayer sí que lle­gó a tiem­po y se ejer­ci­tó con nor­ma­li­dad. El vier­nes se que­dó en el gim­na­sio, pe­ro en la úl­ti­ma se­sión es­tu­vo pre­sen­te. Sa­lió acom­pa­ña­do por Ar­tu­ro Vidal, quien lo su­je­tó por el hom­bro en plan amis­to­so y bro­mea­ba con él. El chi­leno, por ex­pe­rien­cia pro­pia, es de los que me­nos re­le­van­cia da a los pa­ti­na­zos fue­ra del cam­po. Una opi­nión, sin em­bar­go, no com­par­ti­da por bue­na par­te del ves­tua­rio, que se ha can­sa­do de que el fran­cés va­ya a la su­ya sin res­pe­tar los có­di­gos in­ter­nos.

FUER­TE IN­VER­SIÓN Por la sa­lud del gru­po, Val­ver­de te­nía que ac­tuar y la me­di­da per­si­gue el ob­je­ti­vo de ha­cer re­fle­xio­nar al fut­bo­lis­ta. Ni el Ba­rça ni el téc­ni­co quie­ren pres­cin­dir de él. No so­lo por los 140 mi­llo­nes de eu­ros pa­ga­dos por su fi­cha­je, sino por­que real­men­te con­si­de­ran que hay po­cos fut­bo­lis­tas con su ca­pa­ci­dad de des­equi­li­brio.

Dem­bé­lé tie­ne ve­lo­ci­dad, re­ga­te y es­ta tem­po­ra­da ha aña­di­do el gol. Tres ingredientes que a prio­ri de­be­rían con­ver­tir­le en un crack. Sin em­bar­go, su fal­ta de ri­gor tan­to den­tro co­mo fue­ra del cam­po lo es­tá lle­van­do por un ca­mino in­cier­to.

En to­do ca­so, Dem­bé­lé no es­tá en el mer­ca­do y des­de el club se en­tien­de que su si­tua­ción es re­ver­si­ble. El se­cre­ta­rio téc­ni­co,

Eric Abidal, es­tá de for­ma per­ma­nen­te en­ci­ma de él y de su en­torno pa­ra que su con­duc­ta sea más apro­pia­da. Los avan­ces no han si­do los es­pe­ra­dos, pe­ro se con­fía en que el jo­ven ju­ga­dor aca­be por dar­se cuen­ta de que su ca­rre­ra en un gran­de de Eu­ro­pa

es­tá en jue­go. A sus 21 años se con­si­de­ra que, sin du­da, es­tá a tiem­po de gi­rar el rum­bo.

GOL­PE PA­RA DES­PER­TAR El club ha man­da­do de for­ma in­ter­na mu­chos men­sa­jes al ju­ga­dor y con­fía en que la ini­cia­ti­va de Val­ver­de de ac­tuar por don­de más due­lo a un fut­bo­lis­ta, de­ján­do­lo sin ju­gar, ten­ga su efec­to. Su des­car­te de­be ser­vir co­mo pun­to de in­fle­xión pa­ra que Dem­bé­lé des­pier­te o, co­mo mí­ni­mo, en el Ba­rça se man­tie­ne es­ta es­pe­ran­za.

La di­rec­ción de­por­ti­va no quie­re re­nun­ciar a un po­ten­cial de­por­ti­vo tan gran­de. Su ca­li­dad es muy ele­va­da y, con ma­yo­res do­sis de dis­ci­pli­na, de­be­ría aca­bar ex­plo­tan­do. Dem­bé­lé es un dia­man­te en puro. Un pro­to­ti­po de fut­bo­lis­ta que es­tá en vías de ex­tin­ción y el Ba­rça lo quie­re pro­te­ger al má­xi­mo pa­ra que fi­nal­men­te se des­ta­pe.

La in­ver­sión que se hi­zo el ve­rano pa­sa­do fue bes­tial y el Ba­rça lo in­ten­ta­rá has­ta el fi­nal. No se to­ma­rá una de­ci­sión drás­ti­ca en el me­ra­do de in­vierno. És­ta es la lí­nea que se­gui­rá el club y con­fía en la mano iz­quier­da de Er­nes­to Val­ver­de pa­ra que se­pa lle­var la ges­tión tan­to de­por­ti­vo co­mo dis­ci­pli­na­ria de Dem­bé­lé.

Hoy no es­ta­rá en el en­cuen­tro an­te el Be­tis, pe­ro fue con­tra­ta­do has­ta el 2022. Lle­gó con la ur­gen­cia de ser el re­cam­bio de Ney­mar, pe­ro so­bre to­do, se pen­só en Ous­ma­ne co­mo un va­lor de fu­tu­ro de lar­go re­co­rri­do.

Dem­bé­lé, en el trans­cur­so del en­tre­na­mien­to ce­le­bra­do en la Ciu­tat Es­por­ti­va. El fran­cés ayer sí se ejer­ci­tó ba­jo las ór­de­nes de Er­nes­to Val­ver­de con nor­ma­li­dad

//VALENTÍ ENRICH

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.