LOS BRA­ZOS QUE QUIE­RES

Descubre una nue­va for­ma de en­tre­nar­los

Sportlife - - CONTENTS - Por RAÚL NO­TA­RIO, Gra­dua­do en Cien­cias de la Ac­ti­vi­dad Fí­si­ca y el De­por­te ± Más­ter en Ac­ti­vi­dad Fí­si­ca y Sa­lud. FO­TOS: GONZALO MA­NE­RA

Con­sí­gue­los con un nue­vo mé­to­do más efec­ti­vo

¿Pa­sas las ho­ras muer­tas ha­cien­do bí­ceps y tríceps, y aun así no con­si­gues los bra­zos que te gus­ta­ría? Pues ha lle­ga­do el mo­men­to de rom­per con los ejer­ci­cios tra­di­cio­na­les y en­tre­nar tus bra­zos de un modo di­fe­ren­te.

To­dos he­mos vis­to al­gu­na vez ±en una pe­lí­cu­la, un cuen­to o un epi­so­dio de di­bu­jos ani­ma­dos- esa ima­gen clá­si­ca en que al pro­ta­go­nis­ta se le apa­re­cía una pe­que­ña mi­nia­tu­ra de sí mis­mo ves­ti­do de dia­blo so­bre su hom­bro de­re­cho; y la mis­ma mi­nia­tu­ra, pe­ro ves­ti­do de án­gel, so­bre su hom­bro i zquier­do. Sue­len ser di­ver­ti­das, pe­ro ¿es­to qué tie­ne que ver con el en­tre­na­mien­to? Tran­qui­li­dad, no te has con­fun­di­do de re­vis­ta, si­gues le­yen­do Sport Life, so­lo pre­ten­día­mos ha­cer un pe­que­ño sí­mil con las sen­sa­cio­nes y emociones que pro­du­ce el en­tre­na­mien­to de bra­zos. Por un la­do, te­ne­mos a nues­tro an­ge­li­to que nos di­ce: hay que en­tre­nar bra­zos por­que son muy im­por­tan­tes y es­tán im­pli­ca­dos en un gran nú­me­ro de acciones en el gim­na­sio y en tu día a día. Pe­ro por otro la­do te­ne­mos al pe­que­ño dia­bli­llo que nos di­ce: ¿por qué vas a en­tre­nar los bra­zos, si ya los usas mu­chí­si­mo en otras acciones co­ti­dia­nas y en los pro­pios en­tre­na­mien­tos que rea­li­zas en la sa­la de fit­ness? Las dis­cre­pan­cias no aca­ban aquí. En fun­ción de si so­mos chi­cos o chi­cas, tam­bién po­de­mos en­con­trar di­fe­ren­tes opi­nio­nes y pun­tos de vis­ta. Nor­mal­men­te, las mu­je­res son re­ti­cen­tes al tra­ba­jo de la mus­cu­la­tu­ra de los bra­zos por­que es­té­ti­ca­men­te no sue­len que­rer bí­ceps ni tríceps muy de­fi­ni­dos o vo­lu­mi­no­sos. Por otro la­do y de for­ma ge­ne­ral, l os hom­bres bus­can jus­to lo con­tra­rio e in­ten­tan con­se­guir bra­zos con cier­to vo­lu­men, tono y de­fi­ni­ción. Co­mo de­cía­mos al ini­cio, los bra­zos son tre­men­da­men­te im­por­tan­tes y ne­ce­sa­rios en nues­tro día a día, par­ti­ci­pan en la ma­yo­ría de las acciones que lle­va­mos a ca­bo, in­clu­so cuan­do no lo pa­re­ce. Nos ayu­dan en el equi­li­brio, par­ti­ci­pan en la mar­cha y la ca­rre­ra, son im­pres­cin­di­bles pa­ra lle­var­nos la co­mi­da y la be­bi­da a la bo­ca y un lar­go et­cé­te­ra. Pa­re­ce ló­gi­co pen­sar que si los usa­mos tan­to se­rá ne­ce­sa­rio en­tre­nar­los pa­ra man­te­ner­los en ple­na for­ma. Por otro la­do, si voy al gim­na­sio y tra­ba­jo el res­to de gru­pos mus­cu­la­res del tron­co ya los es­toy uti­li­zan­do cons­tan­te­men­te, en­ton­ces ¿es real­men­te ne­ce­sa­rio en­tre­nar­los de for­ma es­pe­cí­fi­ca? An­tes de con­ti­nuar ana­li­ce­mos cuál es la fun­ci ón de es­ta mus­cu­la­tu­ra pa­ra po­der com­pren­der me­jor có­mo po­de­mos t r aba­jarl a y en­tre­nar­la. A ni­vel es­truc­tu­ral po­de­mos di­vi­dir al bra­zo en ca­ra an­te­rior (ven­tral) y pos­te­rior (dor­sal). Los múscu­los de la ca­ra an­te­rior son el bí­ceps bra­quial, ar­tí­fi­ce de la fle­xión del co­do y co­la­bo­ra­dor en la se­pa­ra­ción, apro­xi­ma­ción y rotación del bra­zo y el bra­quial, el fle­xor más im­por­tan­te de la ar­ti­cu­la­ción del co­do cu­ya fun­ción co­bra re­le­van­cia cuan­do te­ne­mos que ele­var car­gas pe­sa­das. Los múscu­los de la ca­ra pos­te­rior es­tán for­ma­dos por el tríceps bra­quial y sus tres ca­be­zas, una lar­ga, una me­dia y otra la­te­ral. Es­te múscu­lo es el ex­ten­sor del co­do. Ade­más, la ca­be­za lar­ga fun­cio­na co­mo re­tro­ver­sor y aduc­tor del bra­zo en su in­ser­ción del hom­bro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.