¿QUÉ RIES­GO CO­RRE­MOS SI NOS COMEMOS LAS CA­BE­ZAS DE LAS GAM­BAS?

Sportlife - - TIME -

Las gam­bas son ri­cas en ome­ga-3, tie­nen po­cas gra­sas sa­tu­ra­das y son una bue­na fuen­te de pro­teí­nas. Pe­ro les aña­den sul­fi­tos, un adi­ti­vo pa­ra evi­tar que se pon­gan ne­gras (aun­que na­da tie­ne que ver con que es­tén ma­las). En per­so­nas sen­si­bles, los sul­fi­tos pue­den pro­vo­car as­ma y pi­co­res. El adi­ti­vo sue­le con­cen­trar­se en las ca­be­zas, por lo que hay ex­per­tos en sa­lud ali­men­ta­ria que re­co­mien­dan no co­mer­las. Pue­des con­tro­lar su al­to con­te­ni­do en co­les­te­rol (150 mg/100 g) co­mien­do las gam­bas jun­to a otros ali­men­tos ri­cos en fi­bras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.