MIS­MOS EJER­CI­CIOS, ME­JO­RES RE­SUL­TA­DOS tu­near

Que tu en­tre­na­mien­to es­té a la úl­ti­ma no sig­ni­fi­ca que ten­gas que rea­li­zar­lo con un tra­je ita­liano. No cam­bies de ejer­ci­cios, mo­di­fí­ca­los pa­ra adap­tar­los a tus ne­ce­si­da­des y sa­car­les más par­ti­do.

Sportlife - - CONTENTS - Por: DO­MIN­GO SÁN­CHEZ FO­TOS: GONZALO MA­NE­RA

Descubre có­mo los ejer­ci­cios que ya rea­li­zas pa­ra sa­car­les más par­ti­do.

En esa bús­que­da de es­tí­mu­los di­fe­ren­tes, mu­chas ve­ces in­cor­po­ra­mos a nues­tra ru­ti­na nue­vos ejer­ci­cios que en oca­sio­nes no con­si­guen los be­ne­fi­cios de los bá­si­cos y ha­bi­tua­les. Una op­ción que te­ne­mos a nues­tra dis­po­si­ción es la de com­ple­men­tar los ejer­ci­cios bá­si­cos, con­si­guien­do una va­rian­te que apor­te be­ne­fi­cios ex­tras. Con ma­te­ria­les al­ter­na­ti­vos po­de­mos ªtu­nea­rº las acciones bá­si­cas sin ne­ce­si­dad de cam­biar ejer­ci­cios.

MÁS NO ES ME­JOR Lo que no de­bes ha­cer…

A la ho­ra de com­ple­men­tar un ejer­ci­cio aña­dién­do­le nue­vos es­tí­mu­los no to­do va­le, no se tra­ta de aña­dir acciones o ma­te­ria­les pa­ra ha­cer­lo más com­ple­jo o más di­fí­cil y que so­lo es­té al al­can­ce de muy po­cos de­mos­tran­do así vir­tuo­sis­mo, lo más se­gu­ro es que es­ta orien­ta­ción del ªmás di­fí­cil to­da­víaº apor­te po­ca trans­fe­ren­cia ha­cia acciones reales o de­por­ti­vas. Al­gu­nas com­bi­na­cio­nes que de­be­mos evi­tar son las si­guien­tes: Apli­car va­rios ele­men­tos que ge­ne­ren ma­yor ines­ta­bi­li­dad no su­pon­drá una me­jo­ra fren­te a mo­vi­mien­tos rea­li­za­dos so­bre su­per­fi­cies es­ta­bles, to­do lo con­tra­rio, ade­más de li­mi­tar la pro­duc­ción de fuer­za, tam­bién pue­de su­po­ner una si­tua­ción de ries­go, no so­lo por caí­das, sino por ines­ta­bi­li­dad ar­ti­cu­lar en acciones in­ten­sas don­de se re­quie­re una ba­se es­ta­ble. EJEM­PLOS Sen­ta­di­lla búl­ga­ra con TRX y o bo­su, press de hom­bros sen­ta­do so­bre un fit­ness­ball. Al com­bi­nar acciones de tren su­pe­rior con el in­fe­rior o con am­bos he­mi­cuer­pos, po­si­ble­men­te una li­mi­te a la otra. Se ge­ne­ra una fa­ti­ga ma­yor y re­quie­re ma­yor coor­di­na­ción y es­ta­bi­li­dad, el re­sul­ta­do pue­de ser que mez­clar am­bas acciones en el mis­mo ejer­ci­cio no ge­ne­re si­ner­gias, sino in­ter­fe­ren­cias, li­mi­tan­do el ren­di­mien­to en ca­da ac­ción. EJEM­PLOS plan­cha la­te­ral con re­mo en po­lea a una mano, press ho­ri­zon­tal en po­lea a una mano y press ver­ti­cal con man­cuer­na en la otra. Ejer­ci­cios que nos obli­guen a com­pen­sar con mus­cu­la­tu­ra ac­ce­so­ria. En oca­sio­nes se bus­ca una má­xi­ma ac­ti­va­ción mus­cu­lar, pe­ro es­tas si­tua­cio­nes ade­más de no ser reales, pue­den pro­vo­car una rá­pi­da fa­ti­ga mus­cu­lar local, ter­mi­nan­do por ge­ne­rar com­pen­sa­cio­nes, ya que otros múscu­los ac­ce­so­rios in­ten­ta­rán con­se­guir el mo­vi­mien­to. El re­sul­ta­do es una so­bre­ac­ti­va­ción mus­cu­lar ais­la­da y una com­pen­sa­ción de la ac­ción, adop­tan­do un pa­trón de re­clu­ta­mien­to in­co­rrec­to. EJEM­PLOS hip-th­rust con ten­sor en ro­di­llas y apo­yo so­bre ro­ller, elec­tro­es­ti­mu­la­cion en el pec­to­ral y press so­bre TRX.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.