EN­FER­ME­DA­DES DE MU­JER DE­POR­TIS­TA

Sportlife - - MUJER -

La ac­ti­vi­dad fí­si­ca me­jo­ra nues­tra sa­lud, no obs­tan­te, las mu­je­res de­por­tis­tas de­be­mos acu­dir al mé­di­co con más fre­cuen­cia que otras en re­la­ción con es­tos pro­ble­mas:

>> In­fec­cio­nes uri­na­rias.

Es­tán muy re­la­cio­na­das con la hu­me­dad que pue­de pro­du­cir­se en la zo­na du­ran­te los en­tre­na­mien­tos lar­gos y con el uso de cu­lotes de ci­clis­mo. Pa­ra pre­ve­nir­las, be­be mu­chos lí­qui­dos, ex­tre­ma la hi­gie­ne, dú­cha­te y cám­bia­te de ro­pa na­da más ter­mi­nar de en­tre­nar y la­va con agua caliente tus cu­lotes, aun­que du­ren un po­co me­nos.

>> Pér­di­das de ori­na.

Al­gu­nos ti­pos de en­tre­na­mien­to pue­den de­bi­li­tar el sue­lo pél­vi­co de las mu­je­res de­por­tis­tas, es­pe­cial­men­te aque­llos en los que se pro­du­cen mu­chos im­pac­tos (co­mo en la ca­rre­ra) o muy in­ten­sos (co­mo sal­tos o en­tre­na­mien­tos plio­mé­tri­cos) o en los que se rea­li­zan gran­des es­fuer­zos o muy re­pe­ti­dos sin una co­rrec­ta ac­ti­va­ción del sue­lo pél­vi­co. Pa­ra pre­ve­nir las pér­di­das de ori­na y otros pro­ble­mas, rea­li­za a dia­rio ejer­ci­cios de Ke­gel y sus­ti­tu­ye los ab­do­mi­na­les tra­di­cio­na­les por ejer­ci­cios hi­po­pre­si­vos, que ac­ti­van y pro­te­gen el sue­lo pél­vi­co. Acu­de al es­pe­cia­lis­ta si pa­de­ces pér­di­das de ori­na cuan­do en­tre­nas o te ríes, por pe­que­ñas que sean. muy de­por­tis­tas. Las úl­ti­mas in­ves­ti­ga­cio­nes apun­tan a que es­tá re­la­cio­na­da so­bre to­do con una in­ges­ta de ca­lo­rías in­su­fi­cien­te pa­ra los ni­ve­les de ejer­ci­cio que rea­li­zan. Las de­por­tis­tas que en­tre­nan mu­chas ho­ras a al­tas in­ten­si­da­des pe­ro co­men con­for­me a sus ne­ce­si­da­des, sue­len con­ser­var la re­gla in­clu­so aun­que ten­gan ba­jos ni­ve­les de gra­sa cor­po­ral. Pa­ra pre­ve­nir es­te pro­ble­ma, de­bes rea­li­zar una ali­men­ta­ción equi­li­bra­da y pro­por­cio­nal a tus en­tre­na­mien­tos, in­clu­so aun­que ten­gas el ob­je­ti­vo de per­der pe­so pa­ra me­jo­rar tu ren­di­mien­to. Y acu­de al gi­ne­có­lo­go an­te cual­quier des­ajus­te en tus mens­trua­cio­nes. Jun­to a los des­ór­de­nes ali­men­ti­cios y la ame­no­rrea, es­te ti­po de frac­tu­ras óseas con­fi­gu­ran lo que se co­no­ce co­mo ªtria­da de la mu­jer de­por­tis­taº. Los des­ór­de­nes ali­men­ti­cios y hor­mo­na­les pue­den pro­du­cir una ba­ja den­si­dad ósea que aso­cia­da a los múl­ti­ples im­pac­tos de al­gu­nos es­pe­cia­li­da­des de­por­ti­vas (por ejem­plo, el run­ning), pue­den ter­mi­nar por pro­du­cir una frac­tu­ra, ge­ne­ral­men­te en los hue­sos de las pier­nas. Re­cuer­da que ha­ces de­por­te pa­ra en­con­trar­te me­jor, no de­bes lle­var ni los en­tre­na­mien­tos ni las die­tas más allá. Ten en cuen­ta que las de­por­tis­tas pro­fe­sio­na­les re­ci­ben una cons­tan­te su­per­vi­sión mé­di­ca que tú no tie­nes. No pue­des ni de­bes en­tre­nar co­mo ellas.

Frac­tu­ras de es­trés.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.