La ex­ce­len­cia es­tá en el interior

Sportlife - - KIDS -

Gary Mack, psi­có­lo­go de­por­ti­vo, des­cri­bía en su li­bro Mind Gym, la im­por­tan­cia de la ex­ce­len­cia en el de­por­te de al­to ren­di­mien­to. Y es cier­to, es im­po­si­ble lle­gar a ser bri­llan­te, des­ta­car, ser una le­yen­da, si no as­pi­ra­mos a la ex­ce­len­cia. Lo mis­mo ocu­rre en nues­tras vi­das co­ti­dia­nas, en nues­tro de­por­te po­pu­lar y en nues­tro tra­ba­jo. Quien as­pi­ra a la ex­ce­len­cia, se es­fuer­za y edu­ca en ella, con­si­gue ser bri­llan­te en lo su­yo. To­dos bus­ca­mos la con­fian­za de quien rea­li­za bien su tra­ba­jo. Esas per­so­nas nos ins­pi­ran cre­di­bi­li­dad y se­gu­ri­dad. To­dos po­de­mos ser per­so­nas ex­ce­len­tes en lo nues­tro si ese es nues­tro de­seo.

Hay una di­fe­ren­cia muy im­por­tan­te en­tre ex­ce­len­cia y per­fec­ción. El per­fec­cio­nis­ta nun­ca ter­mi­na de es­tar sa­tis­fe­cho con su tra­ba­jo, por­que siem­pre po­dría ha­ber es­ta­do me­jor. Y mu­chas ve­ces su cri­te­rio de eva­lua­ción es el en­torno, el ex­te­rior, de tal ma­ne­ra que su sa­tis­fac­ción nun­ca de­pen­de de él. Por el con­tra­rio, la per­so­na que tien­de a la ex­ce­len­cia, le gus­ta su­pe­rar­se, ba­sa su me­jo­ra en su ren­di­mien­to, no en sus re­sul­ta­dos. Su cri­te­rio de va­lo­ra­ción y de me­jo­ra es in­terno, él mis­mo es su pun­to de re­fe­ren­cia. La per­fec­ción ge­ne­ra frus­tra­ción, mien­tras que la bús­que­da de la ex­ce­len­cia ge­ne­ra de­seo de su­pera­ción. ¿Có­mo lle­ga un de­por­tis­ta a te­ner esa ex­ce­len­cia interior? Es­tas son al­gu­nas de las pro­pues­tas de Gary Mack:

Tie­ne un sue­ño,

cree en él y cons­tru­ye a su al­re­de­dor un es­ti­lo de vi­da pa­ra po­der lo­grar­lo. Una per­so­na con ex­ce­len­cia interior ha­ce por trans­for­mar su sue­ño en reali­dad. Es­ta­ble­ce un plan y se or­ga­ni­za pa­ra al­can­zar­lo.

Tie­ne com­pro­mi­so.

Te­ner com­pro­mi­so sig­ni­fi­ca in­ver­tir es­fuer­zo pa­ra lo­gar al­go que deseas, in­clu­so cuan­do en­tre­nar te da pe­re­za. Si quie­res me­jo­rar tu dis­tan­cia co­rrien­do o tu re­sis­ten­cia, igual tie­nes que acom­pa­ñar tus se­sio­nes de run­ning con otro ti­po de tra­ba­jo de­por­ti­vo, a pe­sar de que no te gus­te.

Res­pon­sa­bi­li­dad.

El tra­ba­ja­dor, el de­por­tis­ta, la per­so­na res­pon­sa­ble se au­to­ges­tio­na. No ne­ce­si­ta que na­die es­té en­ci­ma de ella mo­ti­ván­do­la o em­pu­ján­do­la pa­ra cum­plir con su co­me­ti­do.

De­seo de se­guir apren­dien­do y cre­cien­do.

Nun­ca es­ta­mos lo su­fi­cien­te­men­te pre­pa­ra­dos. Cuan­do crees que lo sa­bes to­do es cuan­do em­pie­za tu de­ca­den­cia. En ese mo­men­to so­lo pue­des em­peo­rar tu si­tua­ción. Nun­ca se de­ja de apren­der. Nues­tro ce­re­bro es­tá con­fi­gu­ra­do pa­ra en­ri­que­cer­se de la cu­rio­si­dad y de nue­vos apren­di­za­jes. Es una ma­ne­ra de man­te­ner­se jo­ven y ágil.

Op­ti­mis­mo.

Una men­te ne­ga­ti­va es in­ca­paz de te­ner una ca­rre­ra pro­fe­sio­nal o de­por­ti­va bri­llan­te. El op­ti­mis­mo es la ca­pa­ci­dad pa­ra in­ter­pre­tar el en­torno en tér­mino de so­lu­cio­nes, en lu­gar de es­tan­car­nos en los pro­ble­mas. Con­se­guir ser ex­ce­len­te, tam­bién en tus ca­rre­ras po­pu­la­res, re­quie­re una vi­sión po­si­ti­va de ti y de tus cir­cuns­tan­cias.

Con­fian­za en uno mis­mo.

Quien con­fía en sí mis­mo, cree en su ha­bi­li­dad, en su ta­len­to, en que el es­fuer­zo que in­vier­ta le lle­va­rá a me­jo­rar su ren­di­mien­to. No es­pe­ra que el en­torno sea fa­vo­ra­ble, so­lo con­fía en sus ha­bi­li­da­des. Y por mu­cho que al­guien quie­ra que desis­tas de tu sue­ño, na­die pue­de ro­bar­te tu con­fian­za y se­gu­ri­dad si tú no le das va­lor a lo que te di­cen.

Con­trol emo­cio­nal.

La ca­pa­ci­dad de au­to­con­trol, de sa­ber ele­gir y ges­tio­nar nues­tras emo­cio­nes, per­mi­ti­rá ele­gir nues­tras ba­ta­llas, re­gu­lar nues­tras emo­cio­nes y no de­jar­nos lle­var por la ra­bia, la pe­na o la frus­tra­ción, que pue­den lle­gar a trun­car nues­tros sue­ños.

Per­sis­ten­cia y pa­cien­cia.

De­cía Aris­tó­te­les que "so­mos lo que re­pe­ti­da­men­te ha­ce­mos. La ex­ce­len­cia, en­ton­ces, no es un ac­to; es un há­bi­toº. Es im­po­si­ble rea­li­zar al­go con ex­ce­len­cia si no se en­tre­na lo su­fi­cien­te. Por­que la ha­bi­li­dad es el re­sul­ta­do de un ta­len­to bien en­tre­na­do.

De­cía Mi­chael Jor­dan que "Si ha­ces el tra­ba­jo,

se­rás re­com­pen­sa­do. No hay ata­jos en la vi­da". Lo cier­to es que no siem­pre que ha­ces el tra­ba­jo, eres re­com­pen­sa­do. Pe­ro la se­gun­da par­te de su de­cla­ra­ción, no tie­ne ma­ne­ra de re­fu­tar­se. No hay ata­jos en la vi­da si se tra­ta de ha­cer al­go de for­ma ex­ce­len­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.