¿PUE­DO EN­GOR­DAR SI ME PA­SO DE TO­MAR PRO­TEÍ­NAS?

Sportlife - - SUPER ALIMENTOS - Ana Vi­lla­san­te (e-mail)

Es una du­da que siem­pre he te­ni­do. Sé que el ex­ce­so de hi­dra­tos de car­bono que no se pre­ci­san pa­ra usar co­mo ener­gía se pue­de con­ver­tir en gra­sa pe­ro ¿le pa­sa igual a las pro­teí­nas? Gra­cias Em­pe­za­ré di­cien­do que la ma­yor par­te de la po­bla­ción to­ma (to­ma­mos) más pro­teí­nas de las que ne­ce­si­ta. En­tre las ex­cep­cio­nes es­tán al­gu­nos de­por­tis­tas de fuer­za, que tie­nen sus ne­ce­si­da­des au­men­ta­das y al­gu­nos ve­ge­ta­ria­nos po­co ins­trui­dos, que in­clu­so pue­den es­tar por de­ba­jo por no to­mar las pro­teí­nas de la fuen­te ade­cua­da. Las pro­teí­nas son esen­cia­les pa­ra la sa­lud por su fun­ción es­truc­tu­ral, son los Ála­dri­llos©de tu cuer­po, por ser ne­ce­sa­rias pa­ra la pro­duc­ción de hor­mo­nas y en­zi­mas y por re­for­zar el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co. Ne­ce­si­ta­mos una can­ti­dad con­cre­ta por día, apro­xi­ma­da­men­te 0,8 a 1 gra­mo de pro­teí­nas por ki­lo de pe­so cor­po­ral, que suben has­ta cer­ca de los 1,8 gra­mos en de­por­tis­tas que es­tán en­tre­nan­do la fuer­za o es­tán so­me­ti­dos a mu­cho des­gas­te. Es­to sig­ni­fi­ca en­tre 70 y 150 gra­mos de pro­teí­na pu­ra y el res­to por en­ci­ma de es­tas can­ti­da­des, co­mo de­cía mi que­ri­do pro­fe­sor de fi­sio­lo­gía, es ªmear ca­roº. El cuer­po hu­mano sen­ci­lla­men­te no ªsa­be qué ha­cer con ese ex­ce­soº, es co­mo si a un cons­truc­tor le das más la­dri­llos de los que ne­ce­si­ta pa­ra re­pa­rar una ca­sa que es­tá re­for­man­do, no le sir­ven pa­ra que­mar­los y usar­los co­mo ca­le­fac­ción…los tie­ne que ti­rar o re­ga­lar. Tu sis­te­ma di­ges­ti­vo cap­ta las pro­teí­nas que ne­ce­si­ta, las di­gie­re y trans­for­ma en ami­noá­ci­dos que ser­vi­rán pa­ra ga­nar múscu­lo y re­pa­rar las mi­cro­rro­tu­ras del en­tre­na­mien­to, y el res­to se di­ri­gen a tu sis­te­ma ex­cre­tor, una "mier­da" de apro­ve­cha mien­to… li­te­ral­men­te. Lo­ma­loes que en ese pro­ce­so ha­ces tra­ba­jar en ex­ce­so a tu hí­ga­do y ri­ño­nes, que tie­nen que fil­trar y depurar can­ti­da­des ma­yo­res a las que es­tán pre­pa­ra­dos pa­ra pro­ce­sar. Es un pro­ce­so que con­su­me ener­gía y so­lo en ca­so de ex­tre­ma ne­ce­si­dad (ca­ren­cia agu­da de ali­men­tos) la pro­teí­na sir­ve co­mo fuen­te de ener­gía. Vol­vien­do a la cues­tión ini­cial, aun­que quí­mi­ca­men­te es po­si­ble la trans­for­ma­ción de las pro­teí­nas en gra­sas y es­tas teó­ri­ca­men­te po­drían usar­se co­mo sus­tra­to ener­gé­ti­co, es una cir­cuns­tan­cia ex­tre­ma­da­men­te ra­ra. La prue­ba prác­ti­ca es que las die­tas con ex­ce­so de pro­teí­nas, si bien son muy po­co sa­lu­da­bles, co­mo sue­len ir acom­pa­ña­das de po­cos car­bohi­dra­tos con­si­guen que el cuer­po en­tre en ce­to­sis, que­me gra­sa y pierda pe­so.

EL DI­REC­TOR EN EL PUN­TO DE MI­RA Juanma Mon­te­ro JMMONTERO@MPIB.ES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.