¡NE­CE­SI­TAS DES­CAN­SAR!

Aten­to a es­tas se­ña­les de que ne­ce­si­tas un pe­rio­do de re­cu­pe­ra­ción.

Sportlife - - CONTENTS -

01\ DIS­MI­NU­CIÓN DEL REN­DI­MIEN­TO FÍ­SI­CO

To­dos te­ne­mos días muy bue­nos y días muy ma­los, la ma­yo­ría de las ve­ces son even­tua­les y aun­que nos en­can­ta­ría sa­ber cuál es el mo­ti­vo, hay tan­tos fac­to­res que no es sen­ci­llo. Nor­mal­men­te, la men­te in­flu­ye, y si es­tás fe­liz en­tre­nas bien pe­ro con ago­ta­mien­to y es­trés, se ne­ce­si­ta des­can­sar más fí­si­ca y men­tal­men­te. Si en­ca­de­nas va­rios días muy ma­los de en­tre­nos, al­go es­tá pa­san­do. La ex­pli­ca­ción más ló­gi­ca es­tá en que ne­ce­si­tas des­can­sar por­que te has pa­sa­do en­tre­nan­do los días an­te­rio­res, has com­pe­ti­do a to­pe o por­que tu vi­da se ha com­pli­ca­do úl­ti­ma­men­te y el cuer­po te pi­de un des­can­so pa­ra re­no­var­se. ¿QUÉ HA­CER? Tó­ma­te un día o dos de des­can­so de en­tre­na­mien­to, in­ten­ta dor­mir un po­co más, co­mer un po­co me­jor y dis­fru­tar de al­gu­na ac­ti­vi­dad o hobby que no sea ac­ti­vi­dad fí­si­ca. Si aun así no re­cu­pe­ras, lo más acon­se­ja­ble es ir al mé­di­co, pe­dir ana­lí­ti­ca de san­gre y ori­na y com­pro­bar que to­do es­tá OK.

02\ PÉR­DI­DA DE FUER­ZA Y VE­LO­CI­DAD, RE­CU­PE­RA­CIÓN LEN­TA TRAS EL ES­FUER­ZO

De re­pen­te, un día no pue­des ha­cer se­ries o que no pue­des le­van­tar el pe­so que mo­vías ha­ce dos días, y al día si­guien­te tam­po­co, ni al otro. No­tas que vas a peor y te vas des­mo­ti­van­do. Al cum­plir años, va­mos per­dien­do ve­lo­ci­dad y fuer­za, lo que no es irre­me­dia­ble si sa­be­mos adap­tar nues­tro en­tre­na­mien­to y re­cu­pe­ra­ción a nues­tra edad. ¿QUÉ HA­CER? A me­di­da que en­ve­je­ce­mos au­men­ta el tiem­po de re­cu­pe­ra­ción tras el es­fuer­zo, pue­des se­guir ha­cien­do se­ries, in­ter­va­los, fuer­za, etc., de­jan­do más tiem­po en­tre los días de en­tre­na­mien­to in­ten­so.

03\ DO­LO­RES MUS­CU­LA­RES, AR­TI­CU­LA­RES Y CA­LAM­BRES

Sin ha­ber he­cho na­da fue­ra de lo ha­bi­tual te due­le to­do el cuer­po o las ar­ti­cu­la­cio­nes… tu cuer­po es­tá pi­dien­do a gri­tos que des­can­ses pa­ra re­pa­rar y cui­dar tus ar­ti­cu­la­cio­nes. Cuan­do nos pa­sa­mos en­tre­nan­do, es nor­mal que apa­rez­can ca­lam­bres du­ran­te el en­tre­na­mien­to o al dor­mir, pro­du­ci­dos por la des­hi­dra­ta­ción mus­cu­lar du­ran­te el ejer­ci­cio, la fal­ta de mi­ne­ra­les co­mo po­ta­sio o mag­ne­sio, no ha­ber ca­len­tan­do al em­pe­zar o es­ti­ra­do al ter­mi­nar. Si apa­re­cen fre­cuen­te­men­te, hay que des­can­sar y ver qué es­tá pa­san­do, pues si si­gues en­tre­nan­do fuer­te, pue­de pro­du­cir­se una ro­tu­ra mus­cu­lar, más cuan­do pa­de­ces es­trés y has pa­sa­do la ba­rre­ra de los 40. ¿QUÉ HA­CER? Cui­da el ca­len­ta­mien­to y de­ja tiem­po pa­ra es­ti­rar al ter­mi­nar. Si per­sis­ten los sín­to­mas, des­can­sa al me­nos una se­ma­na. Na­da me­jor que apun­tar­te a cla­ses de es­ti­ra­mien­tos sua­ves, hat­ha yo­ga, no in­ten­so o ir a fi­sio­te­ra­pia, na­ta­ción sua­ve, etc. No de­jes de ha­cer de­por­te de re­pen­te, pue­de que se in­ten­si­fi­que más el do­lor. Si des­pués de mimarte unas se­ma­nas si­gue el do­lor, de­bes ir al mé­di­co pa­ra des­car­tar pro­ble­mas ar­ti­cu­la­res o de ar­tri­tis, ar­tro­sis, en­fer­me­da­des reu­má­ti­cas, in­to­le­ran­cias ali­men­ta­rias, etc.

04\ AU­MEN­TO O PÉR­DI­DA DE PE­SO SIN EX­PLI­CA­CIÓN

Cuan­do el cuer­po y la men­te se ago­tan, es muy nor­mal que se pierda o se ga­ne pe­so, aún sin cam­bios en la ali­men­ta­ción o el en­tre­na­mien­to. En ge­ne­ral, las per­so­nas del­ga­das por na­tu­ra­le­za pier­den pe­so con el ago­ta­mien­to y las per­so­nas con ten­den­cia a ga­nar pe­so, en­gor­dar al es­tar can­sa­das. ¿QUÉ HA­CER? Pa­ra y des­can­sa. Si tu ali­men­ta­ción es equi­li­bra­da, haz pe­que­ños cam­bios pa­ra me­jo­rar­la. Por ejem­plo, si si­gues una die­ta ba­ja en car­bohi­dra­tos, pue­des pro­bar die­ta me­di­te­rrá­nea de to­da la vi­da. Si no re­cu­pe­ras tu pe­so nor­mal, vi­si­ta a tu mé­di­co pa­ra com­pro­bar que no ha­ya otros pro­ble­mas.

05\ PRO­BLE­MAS DI­GES­TI­VOS

Si de for­ma ha­bi­tual tie­nes di­ges­tio­nes len­tas, in­fla­ma­ción ab­do­mi­nal, do­lor, pin­cha­zos, es­tre­ñi­mien­to, dia­rrea, pe­sa­dez, gases, etc., al­go va mal. Em­pie­za a des­can­sar más, por­que el es­trés y la an­sie­dad sue­len ser los cau­san­tes de los pro­ble­mas de es­tó­ma­go y di­ges­tión. Cuan­do tu men­te se ago­ta, tu cuer­po tam­bién, y en el es­tó­ma­go de­ci­mos aho­ra que es­tá el se­gun­do ce­re­bro, to­do le afec­ta. ¿QUÉ HA­CER? Des­can­sa cuer­po y men­te, pro­cu­ra apren­der a re­la­jar­te, con res­pi­ra­ción, yo­ga y dur­mien­do más. Re­vi­sa tus há­bi­tos de ali­men­ta­ción, pro­cu­ra ha­cer 4-5 co­mi­das al día, li­ge­ras y en un buen

am­bien­te, pa­ra co­mer des­pa­cio, sen­ta­dos y sin pan­ta­llas, tec­no­lo­gía ni pro­ble­mas, en cal­ma. Si el pro­ble­ma persiste, no lo de­jes pa­sar, ve al mé­di­co, pue­de ser una en­fer­me­dad digestiva que re­quie­re tra­ta­mien­to, una aler­gia ali­men­ta­ria o es­trés crónico que pro­vo­ca des­de her­nias de hia­to a úl­ce­ras gás­tri­cas.

06\ DO­LO­RES DE CA­BE­ZA, VI­SIÓN BORROSA, TICS NER­VIO­SOS, ALU­CI­NA­CIO­NES

Aun­que apa­rez­can de vez en cuan­do, son sín­to­mas de ago­ta­mien­to fí­si­co y men­tal, ge­ne­ral­men­te de es­trés y fal­ta de sue­ño. Ade­más, pa­sa­mos tan­to tiem­po de­lan­te de pan­ta­llas tec­no­ló­gi­cas que nues­tro ce­re­bro y nues­tros ojos ne­ce­si­tan un des­can­so y vol­ver a los orí­ge­nes, a ver el mun­do y las per­so­nas que nos ro­dean. Si se con­vier­ten en al­go ha­bi­tual, hay que ir al mé­di­co in­me­dia­ta­men­te pa­ra des­car­tar en­fer­me­da­des más se­rias. ¿QUÉ HA­CER? Pa­ra, tó­ma­te un par de días de des­can­so, in­clu­so una se­ma­na. Ol­ví­da­te de las preo­cu­pa­cio­nes, y haz de­por­te sua­ve, me­jor si viajas y sa­les de tu en­torno, pre­fe­ren­te­men­te a un lu­gar tran­qui­lo, sin mu­cho que ver y con mu­cha na­tu­ra­le­za, pa­ra ol­vi­dar­te del wi­fi y las pan­ta­llas, es­pe­cial­men­te an­tes de dor­mir. Y si aun así no se pa­san los sín­to­mas, al mé­di­co ur­gen­te­men­te.

07\ IN­SOM­NIO O SUE­ÑO A TO­DAS HO­RAS

Nor­mal­men­te el ago­ta­mien­to pro­vo­ca ga­nas de dor­mir, una for­ma del cuer­po y la men­te de obli­gar­nos a pa­rar. Otras ve­ces es tan in­ten­so, por es­trés fí­si­co o men­tal tras un es­fuer­zo muy in­ten­so, es­pe­cial­men­te por la tar­de o no­che, que no se pue­de dor­mir y apa­re­ce in­som­nio, es­ta­mos ago­ta­dos pe­ro nues­tro cuer­po no pa­ra y nues­tra men­te es­tá hi­per­ac­ti­va. ¿QUÉ HA­CER? Re­la­jar­se an­tes de dor­mir, co­ger una ru­ti­na de sue­ño sin tec­no­lo­gía ni TV ni ra­dio. Evi­tar ha­cer de­por­te an­tes de dor­mir, to­mar in­fu­sio­nes re­la­jan­tes co­mo ti­la, azahar, ca­mo­mi­la, etc. Tam­bién pue­des pro­bar el yo­ga ni­dra o el yo­ga del sue­ño, una ho­ra equi­va­le a 4 ho­ras de sue­ño re­pa­ra­dor, y te ayu­da­rá a dor­mir me­jor por las no­ches. Evi­ta le­van­tar­te tar­de, las sies­tas muy lar­gas y si el pro­ble­ma se ha­ce crónico, hay que ir al mé­di­co pa­ra des­car­tar ap­nea del sue­ño, pro­ble­mas de ta­bi­que na­sal, obe­si­dad, etc.

08\ ORI­NA MUY CON­CEN­TRA­DA

Cuan­do ha­ce­mos un es­fuer­zo muy in­ten­so, la ori­na apa­re­ce de un co­lor ama­ri­llo muy fuer­te, el ri­ñón tra­ba­ja pa­ra eli­mi­nar to­xi­nas y pue­de apa­re­cer has­ta san­gre en la ori­na. El es­fuer­zo men­tal tam­bién pue­de al­te­rar la ori­na, a ve­ces no nos hi­dra­ta­mos co­rrec­ta­men­te por es­tar mu­cho tiem­po tra­ba­jan­do, en una pos­tu­ra en la que los ri­ño­nes y otros ór­ga­nos in­ter­nos es­tán com­pri­mi­dos y no tra­ba­jan bien, o sim­ple­men­te, no va­mos al ba­ño por­que es­ta­mos con­cen­tra­dos. ¿QUÉ HA­CER? Hi­dra­tar­se con agua, y com­pro­bar que las si­guien­tes ve­ces la ori­na se va vol­vien­do más cla­ra. Ir al ba­ño fre­cuen­te­men­te, le­van­tar­se del or­de­na­dor y pa­sear, es­ti­rar la es­pal­da, etc. Si el pro­ble­ma persiste, al mé­di­co in­me­dia­ta­men­te.

09\ IN­FEC­CIO­NES FRE­CUEN­TES

Es nor­mal te­ner una o dos in­fec­cio­nes al año, ge­ne­ral­men­te es la gri­pe, al­gu­na cis­ti­tis en ca­so de mu­je­res, oti­tis por agua en los oí­dos o fa­rin­gi­tis cuan­do lle­ga el frío, pe­ro po­co más. Si te pa­sas la vi­da en el mé­di­co pi­dien­do an­ti­in­fla­ma­to­rios, anal­gé­si­cos y an­ti­bió­ti­cos, al­go va mal en tu sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio, y el ex­ce­so del en­tre­na­mien­to pue­de ser la cau­sa. ¿QUÉ HA­CER? Es muy tí­pi­co que des­pués de un en­tre­na­mien­to de se­ries in­ten­sas o una com­pe­ti­ción apa­rez­can in­fec­cio­nes del trac­to res­pi­ra­to­rio su­pe­rior. Si las in­fec­cio­nes per­sis­ten sin ra­zón apa­ren­te, des­can­sa más, duer­me más ho­ras, in­tro­du­ce sies­tas pe­que­ñas cuan­do pue­das, co­me me­jor, con ali­men­tos fres­cos y de tem­po­ra­da ri­cos en las vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les jun­to a fi­to­nu­trien­tes que cui­dan el sis­te­ma in­mu­ne, hi­drá­ta­te, uti­li­za te­ji­dos téc­ni­cos pa­ra evi­tar es­tar em­pa­pa­dos por su­dor, y ta­pa la gar­gan­ta y oí­dos cuan­do hay vien­to, frío o llu­via. Si aun así si­gues ca­yen­do en in­fec­ción tras in­fec­ción, al mé­di­co, pi­de analíticas y prue­bas pa­ra que pue­da tra­tar­te ade­cua­da­men­te.

10\ PRO­BLE­MAS DE ME­MO­RIA Y ATEN­CIÓN

Cuan­do hay épo­cas de es­trés, tra­ba­jo o es­tu­dio in­ten­so, es­pe­cial­men­te con po­cas ho­ras de sue­ño, ali­men­ta­ción a des­ho­ra y po­co nu­tri­ti­va y ejer­ci­cio in­ten­so, la me­mo­ria no pue­de tra­ba­jar co­rrec­ta­men­te pa­ra pro­ce­sar in­for­ma­ción, nos ol­vi­da­mos de es­cu­char y apun­tar men­tal­men­te lo que ha­ce­mos, y has­ta se nos ol­vi­da co­mer o el cum­plea­ños de per­so­nas que­ri­das. No es por cul­pa de la edad, es por el ago­ta­mien­to fí­si­co y men­tal. ¿QUÉ HA­CER? Des­can­sa, no so­lo dur­mien­do más y comiendo me­jor, de­ja de en­tre­nar a to­pe, y des­can­sa la men­te, tra­ba­ja me­nos y lo ha­rás mas efi­cien­te­men­te. De­ja tiem­po pa­ra el re­po­so ac­ti­vo, pa­sean­do, sa­lien­do con ami­gos y fa­mi­lia, via­jan­do, prue­ba el mind­ful­ness.

www.sportli­fe.es

Aquí no se aca­ban las se­ña­les de que ne­ce­si­tas des­can­sar… Pue­des en­con­trar 5 ra­zo­nes más pa­ra to­mar­te un des­can­so en

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.