¿CUÁN­TO PAGARÍAS POR UNA ME­DA­LLA DE FI­NIS­HER?

Sportlife - - CONTENTS - FRAN CHI­CO fchi­co@mpib.es @fran­chi­cos­port

Sin du­da la ima­gen del mes es la del in­glés que li­de­ra­ba el Ma­ra­tón de los Jue­gos de la Com­mon­wealth des­va­ne­ci­do a 2 km de la me­ta sien­do ade­lan­ta­do por un co­rre­dor aus­tra­liano que ni le mi­ra y con la to­tal pa­si­vi­dad de los jue­ces y del pú­bli­co que es­ta­ban allí. Mu­cho se ha ha­bla­do de lo ocu­rri­do. Pa­ra em­pe­zar, de hu­ma­ni­zar el ma­ra­tón. Por mu­cho que ha­ya una re­gla que di­ce que se des­ca­li­fi­ca por re­ci­bir ayu­da ex­te­rior no tie­ne ex­cu­sa que se de­je a una per­so­na ten­di­da en el as­fal­to. Mar­tín Fiz lo de­cía bien cla­ro: ªSi me pa­sa a mí, por fa­vor que me ayu­de­nº. Tam­bién se ha ha­bla­do de la fal­ta de de­por­ti­vi­dad del se­gun­do cla­si­fi­ca­do. Aquí hay opi­nio­nes pa­ra to­dos los gus­tos y ha­bría que ver en la cir­cuns­tan­cia, tan cer­ca de una me­da­lla de oro, pa­ra ver si no­so­tros pa­ra­ría­mos o no pa­ra so­co­rrer al ri­val. Cier­to que se per­dió una oca­sión ex­ce­len­te pa­ra de­mos­trar los va­lo­res del de­por­te. Y, por úl­ti­mo, tam­bién se ha re­fle­xio­na­do so­bre has­ta dón­de lle­var el lí­mi­te de nues­tro es­fuer­zo. Las me­da­llas de fi­nis­her es­tán ha­cien­do mu­cho bien por lo que sig­ni­fi­can de mo­ti­va­ción pa­ra mu­cha gen­te a la ho­ra de sa­lir de mo­men­tos di­fí­ci­les en sus vi­das, pe­ro tam­bién mu­cho mal por­que he­mos en­tra­do en la cul­tu­ra del ªno gain, no pai­nº (ªno hay be­ne­fi­cio sin do­lo­rº). Es­tá cla­ro que el de­por­te lle­va in­trín­se­co el es­fuer­zo pe­ro nun­ca es ra­zón su­fi­cien­te pa­ra po­ner en ries­go nues­tra sa­lud so­me­tién­do­la a si­tua­cio­nes ex­tre­mas co­mo era es­te mis­mo ma­ra­tón que se co­rrió ba­jo un ca­lor tre­men­do. Re­ti­rar­se no es una de­ci­sión co­bar­de, en la ma­yo­ría de los ca­sos es una de­ci­sión in­te­li­gen­te. Igual­men­te, te­ne­mos que re­fle­xio­nar so­bre si real­men­te es­ta­mos pre­pa­ra­dos fí­si­ca­men­te y te­ne­mos la ex­pe­rien­cia de­por­ti­va su­fi­cien­te pa­ra me­ter­nos en gran­des re­tos (sea una mar­cha ci­clo­tu­ris­ta de gran fon­do, un ul­tra trail, un Me­dio Iron­man, etc.) Hay gen­te que que­ma las eta­pas de­ma­sia­do rá­pi­do y pa­sa de prin­ci­pian­te a as­pi­ran­te a ªhom­bre de hie­rroº en un es­pa­cio de tiem­po de­ma­sia­do cor­to. No es cues­tión de des­ani­mar­te a la ho­ra de plan­tear­te re­tos pa­ra se­guir cre­cien­do, sino de ha­cer­lo con ca­be­za por­que no hay nin­gu­na me­da­lla de fi­nis­her que com­pen­se de­jar­se la sa­lud, los ami­gos o la fa­mi­lia en el ca­mino.

Hay que fe­li­ci­tar al gran Mar­tín Fiz por de­mos­trar­nos que no hay edad pa­ra plan­tear­se re­tos en la vi­da. El ge­nial atle­ta vi­to­riano aca­ba de ga­nar en Londres en su gru­po de edad (más de 55 años) y con ese triunfo ya es el pri­me­ro de la his­to­ria en ga­nar los 6 'Ma­jors'. La me­jor de­mos­tra­ción de que se pue­de lle­gar a ser un gran cam­peón sien­do una gran per­so­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.