Muer­te a las ex­cu­sas

Sportlife - - MUJER -

Es­toy se­gu­ra de que tú, lec­tor, eres de­por­tis­ta, por eso lees Sport Li­fe. Pe­ro al­re­de­dor tu­yo ten­drás pa­re­ja, ami­gos, hi­jos, in­clu­so unos pa­dres a los que crees que la práctica de la ac­ti­vi­dad fí­si­ca les ha­ría sen­tir me­jor fí­si­ca y emo­cio­nal­men­te ha­blan­do, pe­ro… tie­nen un mon­tón de ex­cu­sas pa­ra no com­pro­me­ter­se con es­te há­bi­to sa­lu­da­ble. Es­te ar­tícu­lo es pa­ra ellos. In­ví­ta­les por fa­vor a leer­lo.

El ejer­ci­cio es sa­lud y vida. El ejer­ci­cio nos cam­bia el es­ta­do aními­co, pre­vie­ne mu­chas en­fer­me­da­des, cui­da nues­tras fun­cio­nes cog­ni­ti­vas, for­ta­le­ce nues­tra au­to­es­ti­ma, nos edu­ca en va­lo­res, per­mi­te or­ga­ni­zar me­jor nues­tro tiem­po,e in­clu­so fa­ci­li­ta ha­cer ami­gos nue­vos. ¡Hay in­clu­so quien se ha enamo­ra­do de otra per­so­na que ha co­no­ci­do en­tre­nan­do! Y, aun así ¿tie­nes ex­cu­sas? Vea­mos cuá­les son las prin­ci­pa­les creen­cias li­mi­tan­tes que lle­van a mu­chas per­so­nas a no con­ver­tir el ejer­ci­cio en una prio­ri­dad. Y vea­mos tam­bién có­mo po­ner­les so­lu­ción. de tiem­po. ¿En qué lo pier­des, qué po­drías op­ti­mi­zar, qué pue­des de­le­gar, a qué pue­des re­nun­ciar? más cen­tra­do en ti. Nos ªo­bli­gaº a co­no­cer a nue­vas per­so­nas que pue­den ser muy en­ri­que­ce­do­ras en nues­tra vida y nos ayu­da a su­pe­rar el mie­do de ha­cer al­go so­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.